La aventura de trabajar con personas con discapacidad intelectual

La aventura de trabajar con personas con discapacidad intelectual

Para trabajar con personas con discapacidad intelectual se necesita formación y desde la Fundación SAMU y otras entidades del sector hacen un llamamiento a la profesionalización. Escuela SAMU te ofrece la oportunidad de prepararte a través de su curso de formación especializada en la atención a personas con discapacidad intelectual y trastornos de conducta en centros específicos dirigidos a auxiliares de enfermería, técnicos de emergencias sanitarias y celadores, así como a alumnos en formación.

Trabajar con este tipo de personas es un reto, una aventura que merece la pena vivir. “Es un trabajo muy difícil porque te llevan al límite de tu paciencia. Ellos demandan mucha atención y están acostumbrados a no tener límites en cualquiera de sus acciones. Sin embargo, cuando se logra una reorientación, es un trabajo muy gratificante, ya que vives junto a ellos su proceso de cambio y evolución”, explica el especialista Rafael Rueda, fisioterapeuta en la Residencia San Sebastián de la Fundación SAMU desde 2011.

La aventura de trabajar con personas con discapacidad intelectual

En el desempeño laboral de los profesionales que trabajan en centros residenciales de personas con discapacidad intelectual, el abordaje de los trastornos de conducta supone uno de los mayores retos tanto a nivel técnico como a nivel humano.

Con este curso de Escuela SAMU, que comienza el 30 de enero y finaliza el 6 de marzo, se adquieren conocimientos sobre discapacidad intelectual, trastornos mentales y trastornos de conducta, y competencias profesionales y personales para el abordaje de los trastornos conductuales, además de herramientas para el trabajo en equipo.

Con él podrás acceder a la bolsa de trabajo de la Fundación SAMU, que cuenta con diversos centros como la Residencia San Sebastián, la Residencia Santa Ana y la Unidad de Estancia Diurna San Lucas, todas ellas en Sevilla, que trata con personas de este perfil.

Pincha en este enlace para obtener más información y hacer tu inscripción

Curso de Rescate en Altura Básico

Curso de rescate en altura básico: el programa que te convierte en todoterreno

Tras el éxito del proyecto pionero de 2017, Escuela SAMU vuelve a poner en marcha el curso que habilita a los profesionales sanitarios en técnicas de rescate en altura, áreas confinadas y espacios abiertos.

Este Curso de Rescate en Altura Básico (antes, Rescate en Entornos Cambiantes) reunirá todos los martes, a partir del seis de febrero, a alumnos de los más diversos perfiles en el campo de entrenamiento de Gelves (Sevilla) con el objetivo de que aprendan a desenvolverse en escenarios que un sanitario puede encontrarse en su día a día y rescatar a personas en situaciones verdaderamente complejas.

Curso de Rescate en Altura Básico

La actividad une teoría y práctica. Comenzará con sesiones formativas en el aula y, de forma progresiva, se irán incorporando ejercicios sobre el terreno para que los alumnos adquieran conocimientos y dominen técnicas. Los asistentes trabajaran en autonomía vertical y se afanarán en las más diversas operaciones de rescate en espacios abiertos o áreas confinadas. “El objetivo es la perfecta interiorización de los conceptos y maniobras necesarias para el interviniente”, señalan los responsables de la Escuela.

Formación de bomberos

“La formación que impartimos es una formación de bomberos, no es habitual en el personal sanitario, pero aquí hemos ido más allá. El curso encaja muy bien con la filosofía de SAMU, que no enseña a sus alumnos de emergencias sólo a poner un vendaje, sino que les adiestra para estar en una catástrofe y saber actuar, a estar preparado para intervenir en cualquier escenario y a hacerlo de forma autónoma. En un rescate en altura o en un espacio confinado, estos alumnos ya tienen capacidad para ser autónomos, no dependerán de que los bomberos les tengan que trasladar de un sitio a otro como sujetos pasivos, y es un lujo poder trabajar con sanitarios así”, relata uno de los instructores del curso.

Curso de Rescate en Altura Básico

El curso de Rescate en Altura Básico tiene un carácter abierto y multidisciplinar. Está dirigido a alumnos y exalumnos de la Escuela, técnicos, trabajadores de SAMU y también a personal externo relacionado con el mundo de las emergencias.

Pincha en este enlace para obtener más información y realizar tu preinscripción.

Asistencia Sanitaria en Situaciones Especiales

Asistencia Sanitaria en Situaciones Especiales: trabajando al límite

Los  atentados terroristas que se han sucedido en capitales europeas en los últimos años han provocado un amplio impacto en la sociedad y, de forma particular, han transformado de forma súbita el escenario operativo de los efectivos de seguridad y de asistencia sanitaria. Como respuesta a esta situación, SAMU ha empezado a ofrecer formación complementaria especializada. En diciembre se impartió el primer curso a personal propio de SAMU sobre Asistencia Sanitaria en Situaciones Especiales y, en los próximos meses, este programa se ampliará a otros profesionales. El objetivo: que el personal sanitario involucrado en entornos con múltiples víctimas conoza conceptos y procedimientos de medicina táctica.

En el primer curso celebrado en la instalaciones de Escuela SAMU en Gelves participaron 18 compañeros de SAMU entre enfermeros, técnicos y médicos dedicados a emergencias, además de docentes de la Escuela. Realizaron un curso intensivo de ocho horas de duración, a lo largo de una jornada, con contenidos tanto teóricos como prácticos.

Asistencia Sanitaria en Situaciones Especiales de SAMU

Mariló Vega, coordinadora de Formación Interna de SAMU Críticos, subraya la necesidad de este tipo de cursos para abordar hasta dónde y cómo puede llegar un sanitario en este tipo de asistencias. “Hace unos años no se podía entrar en zona caliente. Hoy, podemos vernos inmersos en ellas en cualquier momento. Desde el punto de vista formativo, este campo está todavía muy verde y hemos visto la necesidad de organizar este tipo de cursos para nuestro equipo, pues SAMU es primer interviniente”, relata Vega, que también es docente del curso junto a compañeros de la Guardia Civil, Policía Nacional y profesionales sanitarios con formación específica.

Los talleres incluyeron formación práctica sobre cómo tratar hemorragias y heridas letales. Los alumnos trabajaron con tráqueas y pulmones de cordero y cerdo. “Sabemos que haciendo unos procedimientos básicos bien hechos, podemos salvar vidas en estas situaciones extremas”, apunta Mariló Vega.

Los profesionales también aprendieron cómo desarmar a una persona e inhabilitar un arma; cómo movilizar y evacuar a un herido en circunstancias de riesgo extremo; y cómo abordar en equipo la inmersión en un punto caliente, en situaciones con múltiples víctimas o de poca visibilidad.

La formación está indicada para personal sanitario pero también para efectivos de los cuerpos de seguridad del Estado. La buena acogida de la iniciativa y, sobre todo, la necesidad de afianzar estos conocimientos en el sector han animado al equipo de SAMU a preparar nuevos cursos en 2018.

Simulacro Escuela SAMU Gelves Sevilla

Primer simulacro integral del curso 2017/2018 en Escuela SAMU

Más de un centenar de alumnos de la Escuela de Emergencias SAMU participaron el 5 de diciembre en el primer simulacro integral del curso 2017-2018.  Es el primer ejercicio del año en el que participan estudiantes de diferentes especialidades, con el objetivo de que aprendan a trabajar en equipo y a coordinarse entre ellos.

En concreto, en esta actividad, que se desarrolló en un solar cercano a la Escuela, participaron 104 personas, entre víctimas y sanitarios. Entre ellos, se encontraban los alumnos del primer y segundo curso del ciclo de Técnico en Emergencias Sanitarias (TES) y los estudiantes de primero del curso de Técnico de Cuidados Auxiliares de Enfermería (Tecae) -ambos pertenecientes al programa académico de Formación Profesional-, además de los alumnos del Máster Propio en Atención Prehospitalaria, Catástrofe y Acción Humanitaria de la Universidad de Sevilla, dirigido a enfermeros, y del Máster en Emergencias Médicas Fundación San Pablo Andalucía CEU, dirigido a médicos. También participaron en la actividad ocho instructores de la Escuela SAMU.

Escuela SAMU

“A lo largo del año se realizan hasta cuatro simulacros integrales. En el primero, los alumnos aún están verdes y sólo saben la teoría. Los lanzamos al agua directamente y van un poco a ciegas, pero eso nos ayuda a los profesores a saber cómo se desenvuelven en un escenario complejo, cómo reaccionan en situaciones límites y en qué aspectos tenemos que incidir más”, explica Andrés Rodríguez, instructor de la escuela.

En esta ocasión, había un único escenario: el derrumbe de una estructura en un aparcamiento subterráneo provocando un total de 30 víctimas. El simulacro duró dos horas y se desarrolló por la mañana.

Escuela SAMU

Los alumnos de segundo del curso en Técnico de Emergencias Sanitarias, con más experiencia en este tipo de actividades, fueron los encargados de dirigir a los diferentes profesionales. “Los alumnos más veteranos ya saben cómo evacuar a las víctimas y cómo priorizar los pacientes según su estado, mientras que los alumnos del máster sólo saben la teoría y éste es su primer ejercicio práctico integral. Por eso, a cado alumno se le asigna un compañero de segundo curso de TES para que le ayude y oriente”, comenta Andrés Rodríguez.

El escenario, en las proximidades de la escuela, fue un edificio en ruina, oscuro, húmedo y lleno de escombros, muy práctico para este tipo de actividades. Durante este primer simulacro, los alumnos aprendieron a gestionar y a dividir el espacio en zonas para facilitar el trabajo de los profesionales, es decir, en qué dirección hay que evacuar a los heridos, dónde establecer el puesto médico avanzado, la zona de triaje y el puesto de carga de ambulancias. Esto se conoce como zonificación.

Escuela SAMU

El segundo simulacro integral de este curso en Escuela SAMU se celebrará el próximo 31 de enero, y está previsto que participen efectivos de la Unidad de Explosivos del Ejército del Aire, de la Policía Nacional y del cuerpo de Bomberos de Sevilla. Los siguientes serán en marzo y junio.

Antes de que se fueran de vacaciones de Navidad, el día de la entrega de notas, los alumnos del curso en Técnico de Emergencias Sanitarias (TES) realizaron un nuevo ejercicio práctico con el objetivo de que aprendieran a ejercer de líderes y a coordinar una situación crítica con múltiples víctimas.

Según explica Andrés Rodríguez, profesor de la Escuela SAMU, los TES están acostumbrados a seguir pautas y órdenes de otros profesionales del sector y no a darlas ellos. Sin embargo, en un escenario real, si ellos son los profesionales más antiguos o los primeros en llegar al punto de impacto, serán los encargados de coordinar la crisis y los diferentes trabajos. Por esta razón, la filosofía de la Escuela SAMU es preparar y formar a los futuros profesionales sanitarios para enfrentarse de forma eficaz a cualquier escenario posible.

 

Visita nuestro muro de Facebook para ver más fotografías del simulacro!

Mejoramos vidas, salvamos vidas

Como cada año por estas fechas, tengo la alegría de dirigirme a vosotros, mis compañeros de SAMU, para desearos lo mejor de nuestro presente y nuestro futuro. Seguimos en marcha. Una breve mirada retrospectiva nos hará darnos cuenta de lo mucho que hemos avanzado en la última década. A pesar de las dificultades, SAMU sigue apostando por una oferta de servicios de gran calidad.

Si hoy estamos aquí es gracias a vosotros, a los hombres y mujeres que de forma abnegada cumplen con su trabajo siempre con el afán de darlo todo y además con una sonrisa.

El gran tesoro de SAMU es su personal. Yo nunca olvido que las 24 horas del día, los 365 días del año, hay un compañero en su puesto. Haciendo de nuestro mundo un lugar mejor. ¡Gracias!

Vuestro compromiso consigue que SAMU se enfrente con éxito a retos importantes. Este mismo verano, centenares de niños refugiados llegaron a las costas de Andalucía, y los poderes públicos confiaron, una vez más, en nosotros para hacer frente a lo imposible. Hoy nuestros centros son el hogar de más de 200 niños y niñas que gracias a nosotros tienen una mejor perspectiva de futuro, lejos de sus hogares.

A ello se suman los más de 4.000 pacientes que atendemos cada año y las casi 200 personas con discapacidad intelectual, cuya calidad de vida está en nuestras manos.

A través de nuestras manos, pacientes críticos o personas desfavorecidas comprueban que la sociedad les tiende la mano y le ofrece su cariño

Tenemos el mejor trabajo del mundo: salvamos vidas y mejoramos vidas. Nuestros pacientes, usuarios y residentes confían en cada uno de nosotros para vivir mejor. Nuestro trabajo nos inspira porque gracias a nuestro empeño y profesionalidad, mejoramos la existencia de alguien. A través de nuestras manos, pacientes críticos o personas desfavorecidas comprueban que la sociedad les tiende la mano y le ofrece su cariño. Son nuestras manos y nuestro cariño.

La sociedad española es la más solidaria del mundo y nuestros centros lo demuestran de manera palpable. Nuestra profesión es la solidaridad y por eso nos la tomamos tan en serio.

Lo hacemos innovando y atentos a las mejoras más importantes. Somos inconformistas para mejorar nuestros métodos y lo seguiremos siendo en el futuro.

Nuestra profesión es la solidaridad y por eso nos la tomamos tan en serio.

SAMU es una organización excelente.

Finalizo recordando que mi puerta está abierta a todas y cada una de las personas que hacemos esta gran entidad. Y siempre con el compromiso de dar el máximo para que sigamos siendo una gran familia y, como os digo siempre: “una gran fuerza del bien”.

Feliz año nuevo.

Con toda mi admiración y cariño.

Carlos González de Escalada. Director general de SAMU

 

 

Formación de SAMU en SUC Tenerife

Formación de élite en Tenerife

El equipo de SAMU ha vuelto a establecer un hito con la celebración del programa de formación en Atención a Múltiples Víctimas ofrecido en Tenerife a personal del Servicio de Urgencias Canario (SUC). El curso se ha desarrollado en la última semana de noviembre y ha tenido como particularidad el estar destinado directamente a formadores del SUC, especialistas que a su vez se encargarán de formar al resto de equipos de este servicio de urgencias en Tenerife y Gran Canaria.

La expedición de SAMU estuvo liderada por el presidente de Fundación SAMU, Carlos Álvarez Leiva, y contó con la participación de un enfermero instructor y dos Técnicos de Emergencias Sanitarias. Juan González de Escalada, director de Escuela SAMU y uno de los intervinientes en este programa, explica que por parte de SUC participaron seis alumnos entre técnicos, enfermeros y médicos , un equipo con una muy buena base que representan la élite de este servicio de emergencias, y que ahora tendrán la misión de llevar lo aprendido a sus compañeros.

“Hemos abordado las últimas tendencias, como por ejemplo la atención a múltiples víctimas en entornos hostiles, dado el cambio de paradigma que estamos viviendo con la proliferación de misiones en entornos en los que se ha producido un atentado terrorista. Nuestro objetivo es ayudar a estos profesionales a que desarrollen al máximo sus capacidades, sobre la base de nuestra experiencia”, relata el especialista de SAMU.

El programa formativo se ha desarrollado de forma progresiva. Primero, se han organizado sesiones teóricas, a cargo del propio Carlos Álvarez Leiva. En una segunda fase, se han supervisado despliegues de capacidades de los efectivos del SUC con su propio material para su uso y prueba. “En esta fase, el propio personal se ejercita en el montaje de su material, a fin de ofrecerles recomendaciones de mejora y alcanzar la máxima eficiencia”, explica González de Escalada. “Es un acompañamiento”.

En la fase práctica se realizaron simulacros con seis figurantes, en primer lugar, y hasta con 20 figurantes en el ejercicio final, en el que, como es habitual en los procesos formativos de SAMU, se hizo un enorme esfuerzo en la preparación del escenario de acción y en la caracterización de los heridos para que la práctica sea lo más real posible. Este programa formativo también incluye una evaluación final y la emisión de una memoria con recomendaciones.

SAMU mantiene una relación muy cordial desde hace años con el Servicio de Urgencias Canarias (SUC) que ahora se renueva con esta acción. El año pasado, organizó un curso similar para 061 Cantabria, aunque no para formadores.

Escuela SAMU

Los novatos pasan a la acción

Sólo un mes después de que comenzaran las clases del Máster en Atención Prehospitalario, Catástrofes y Acción Humanitaria (APCAH) de la Escuela de Emergencias SAMU, los alumnos han participado en una acampada de supervivencia de tres días, que ha incluido un simulacro nocturno al aire libre.

En el ejercicio participaron 26 estudiantes del Máster APCAH, dirigido a enfermeros, un alumno del máster de Medicina y seis técnicos de emergencias sanitarias (TES), que acudieron como voluntarios de apoyo.

La actividad se realizó entre el 14 y el 16 de noviembre. Ya durante la primera jornada, los alumnos recorrieron andando y con todo el material a cuesta los tres kilómetros que separan la escuela de la Hacienda La Rihuela, en Palomares del Río (Sevilla), donde se desarrolló el ejercicio, según relata Andrés Rodríguez, instructor de la Escuela de Emergencias SAMU. “Esa noche durmieron al aire libre, hicieron vivac, atando la loneta con cuerdas de un árbol a otro”, señala. “Aquella noche también realizamos un taller de iluminaria de circunstancias”.

La segunda jornada se desarrolló en un edificio en ruinas que se encuentra dentro de la hacienda La Rihuela, pero antes, los alumnos tuvieron que llevar en camilla a algunos de sus compañeros desde el punto en el que pasaron la noche como parte del entrenamiento. A lo largo del día, se impartieron diferentes talleres de orientación y navegación, transmisión y comunicaciones, y de cómo llevar a cabo las funciones de triaje en una situación de catástrofe, entre otros.

A la una y media de la madrugada, cuando los alumnos sólo llevaban una hora y media durmiendo, los instructores los despertaron con el sonido de un fuerte petardo por sorpresa. Empezaba el simulacro, que no terminó hasta las cinco de la mañana. “Éste era su primer simulacro y fue muy básico, ya que están empezando”, indica el enfermero Andrés Rodríguez. El objetivo principal de este ejercicio era aprender a movilizar a los pacientes tras un derrumbe en un espacio lleno de escombros. “A través de este tipo de acampadas, los alumnos aprenden a gestionar el agua, la alimentación y el cansancio en una situación de catástrofe, con recursos precarios y circunstancias sorpresas”, indica.

Durante la tercera y última jornada, que arrancó a las siete y media de la mañana, se impartieron nuevos talleres de potabilización del agua, sobre cómo dividir el espacio en caso de catástrofe para la atención de las víctimas y también de movilización e inmovilización de pacientes.

Lecciones aprendidas en los atentados de Barcelona

El atentado terrorista del 17-A en Barcelona puso a prueba la capacidad de los servicios sanitarios de emergencias, que respondieron con una enorme eficacia y profesionalidad. En unas circunstancias excepcionales, capaz de romper los esquemas de trabajo de equipos especializados en actuar al límite, el dispositivo logró atender a las múltiples víctimas en menos de tres horas y salvar decenas de vidas. Aun así, aquella tarde aciaga estuvo llena de lecciones y aprendizajes, tal y como reconoce la directora del área operativa del Servicio de Emergencias Médicas (SEM) Catalán. La doctora Judit Sánchez Castro, que estuvo al frente del dispositivo, y que compartió su experiencia con los alumnos del Máster en Atención Prehospitalaria, Catástrofes y Acción Humanitaria de SAMU y Universidad de Sevilla.

“El terrorismo está cambiando completamente la forma en la que tenemos que trabajar”, apuntó Sánchez Castro, que reconoció que, en escenarios tan complejos y duros, los profesionales sanitarios tienen que estar preparados no solo para salvar vidas, sino a conseguir perder al menor número de heridos posible: “Surge un conflicto muy duro en el momento en el que no eres capaz de llegar a todo y tienes que priorizar. Es algo para lo que no nos han preparado y que es contrario a nuestro instinto de auxilio”, reflexionó.

web7_

De la actuación del SEM, los estudiantes y profesionales que participaron en esta jornada inaugural del máster en la Facultad de Enfermería, Fisioterapia y Podología de la Universidad de Sevilla pudieron extraer numerosas conclusiones relevantes. Como ejemplo, la activación inmediata de dos sectores en Emergencias: uno dedicado en exclusiva al atentado; y otro, completamente aislado, dedicado a seguir tomando el pulso a una ciudad en la que aquella tarde se siguieron produciendo emergencias médicas de todo tipo.

El número de recursos sanitarios se igualó al número de víctimas. 59 ambulancias participaron en la operación para atender a 139 heridos con diferentes consideraciones: 13 fallecieron en el acto, 16 estaban graves, 23 presentaban heridas leves y otros 50 resultaron prácticamente ilesos.

La red hospitalaria de alta resolución de la que dispone Barcelona influyó de forma decisiva en el éxito del dispositivo. En las 72 horas posteriores al ataque, que abarcan el periodo en el que se mide la eficacia y la capacidad de respuesta de un dispositivo, únicamente murió una de las víctimas, que llegó al hospital en estado crítico. “¿Qué hubiera ocurrido si el atentado se hubiese producido en otra ciudad con menos medios hospitalarios? Posiblemente estaríamos hablando de otra situación”, observó la directora.

El triaje en Las Ramblas fue de nuevo un punto complejo del dispositivo, debido a la dispersión de heridos a lo largo de más de 500 metros. Éste estuvo a cargo de un Vehículo de Intervención Rápida, que rastreó toda Las Ramblas. A partir de ahí, surgió la cuestión de cómo formar un área sanitaria en un espacio tan grande, “cómo adaptarse a una situación así”. Se estableció el Puesto de Mando Avanzado, en un principio, en Plaza de Cataluña, aunque, dada la dispersión de heridos, acabaron estableciéndose varias áreas sanitarias.

La doctora Sánchez Castro puso el acento en la seguridad de los propios sanitarios como una cuestión sobre la que hay que reflexionar. Admitió que su equipo entró en la “zona caliente” sin garantías de que no hubiera peligro, algo que quedó al descubierto cuando estallaron varios petardos que hicieron pensar en la existencia de uno o varios tiradores activos en el lugar. Hubo que trasladar el mando a El Corte Inglés. “Fue una falsa alarma, de lo contrario posiblemente no estaría aquí dando esta conferencia”, recordó. “Tenemos un procedimiento pero nuestras unidades tienen que adaptarse. No solo hablo de chalecos, cascos… Tenemos nuestro sistema de triaje, incluso en el más básico, pero debemos reflexionar sobre qué hacer en una situación en la que la seguridad no está garantizada. ¿Tal vez debamos mantenernos fuera? Nos han enseñado a cómo atender al crítico, a cómo salvar vidas, pero tal vez llegará un día en el que nos tengamos que mantener al margen porque tenemos que volver a casa”, reflexionó.

Otra de las lecciones cruciales aprendidas del atentado de Barcelona se refiere a la demanda de atención psicológica no solo de los heridos, sino de los damnificados, personas relacionadas con el accidente pero que son demandantes de atención (familiares, amigos, viandantes…), y, por supuesto, al propio personal sanitario que ha participado en el dispositivo, y que al día siguiente tiene que estar preparado para seguir enfrentándose a situaciones de emergencia.

La responsable del Servicio de Emergencias Médicas de Cataluña también se refirió a la trazabilidad de los pacientes como asignatura pendiente, sobre todo ante situaciones en las que la avidez de información por parte de las autoridades políticas es enorme. “Es un punto muy difícil de mejorar, pero cuando te piden información diaria, tres veces al día, de cómo están los pacientes, es complicadísimo. El recuento inicial de fallecidos en Las Ramblas fue una locura. En la zona caliente, un bombero, un médico y un policía tuvieron que hacer un barrido por la propia calle contándolos uno a uno. Es lo que al político le preocupa, porque lo tiene que decir él. La presión es brutal y es una situación complejísima para nosotros, con afectados de muchos países, y en la que no te puedes equivocar”.

Sánchez Casto advirtió que el sistema de emergencias tiene que estar preparado para estos “nuevos escenarios” que plantea el terrorismo. “Se hizo bien, pero nos queda mucho por aprender”, reflexionó, antes de admitir que, a pesar de lo «durísimo» de la experiencia, “no habría querido estar en otro lugar que no fuera allí”.

El director del Sistema de Emergencias Médicas de Cataluña ofrece una conferencia en Sevilla sobre las ‘lecciones aprendidas tras el atentado de Barcelona’

Con motivo de la inauguración del Master en Atención Prehospitalaria, Catástrofes y Acción Humanitaria de Escuela SAMU, el profesor y director de Sistemas de Emergencias Médicas de Cataluña, Joan Sala Sanjaume, ofrecerá una conferencia en Sevilla bajo el título Atención Prehospitalaria Básica: Lecciones aprendidas tras el atentado de Barcelona.

Será el lunes, 16 de octubre, a las 11:30 horas en la Facultad de Enfermería, Fisioterapia y Podología de la Universidad de Sevilla. La ponencia tiene como objetivo abordar los atentados del 17 de agosto desde la perspectiva de los servicios de emergencias médicas, desde la voz de uno de los máximos responsables del dispositivo que intervino en Las Ramblas.

Joan Sala Sanjaume será presentado por Carlos Álvarez Leiva, presidente de Fundación SAMU, como punto de partida a uno de los master más importantes de los impulsados por Escuela SAMU junto a la Universidad de Sevilla, el de Atención Prehospitalaria, Catástrofes y Acción Humanitaria. Responsables de la Universidad y de SAMU participarán en la jornada inaugural.

Este curso, limitado a 26 plazas y que cuenta con una alta demanda en cada edición, habilita a los futuros profesionales a discriminar y resolver las situaciones de amenaza vital en todas las circunstancias, gestionar escenarios de crisis, enfrentarse de forma metodológica a emergencias individuales y colectivas, hacer uso racional de recursos disponibles, atender por orden de prioridad a las víctimas, y desarrollar actuaciones sanitarias de mando y control.

Conferencia: Atención Prehospitalaria Básica: Lecciones aprendidas tras el atentado de Barcelona.
Hora: 11:30
Lugar: Facultad de Enfermería, Fisioterapia y Podología de la Universidad de Sevilla. Sala Petra de la Torre. Calle Avenzoar, 6.
Puertas abiertas: Confirmaciones a fp@samu.es
Más información: prensa@samu.es

Escuela SAMU acogerá el curso Prehospital Trauma Life Support (PHTLS), referencia en el ámbito internacional

La Escuela SAMU ha llegado a un acuerdo con la National Association of Emergency Medical Technicians para impartir el prestigioso curso Prehospital Trauma Life Support (PHTLS) en nuestras instalaciones de Gelves (Sevilla) los dí­as 1, 2 y 3 de Diciembre de 2017. Este curso vendrá precedido por una fase online desde el 2 de noviembre en la que el alumnado tendrá la oportunidad de asimilar los conocimientos teóricos básicos para la gestión del soporte vital en pacientes traumatológicos.

Este curso va dirigido a profesionales de la Medicina, Enfermería y Técnicos en Emergencias.

El nivel académico, el acercamiento a la realidad y las exigencias físicas de este curso son mundialmente reconocidos y se alinean perfectamente tanto con la filosofía formativa como con el lema de nuestra escuela «Aprende haciéndolo».