Presentación del proyecto de Fundación SAMU y La Asociación Hanane

SAMU en Marruecos: sobrecarga y agotamiento entre las cuidadoras

Fundación SAMU y la Asociación Hanane realizaron en marzo la presentación de los resultados del diagnóstico sobre las necesidades de formación y atención de quienes cuidan a las personas con discapacidad en tres barrios urbanos de la ciudad de Tetuán (Marruecos), un proyecto que se desarrolla con el apoyo del Ayuntamiento de Sevilla.

El acto, que tuvo lugar en el salón de actos del Colegio de Abogados de Tetuán, contó con la presencia de más de 80 personas representantes de todos los colectivos implicados en el proyecto (personas con discapacidad, expertos nacionales e internacionales, cuidadoras, autoridades nacionales y municipales de la cooperación y los servicios sociales, voluntarios y estudiantes universitarios de la carrera de Psicología), y estuvo presidido por la subdirectora de Cooperación Nacional de Marruecos, Wisal Hadeb; la vicepresidenta de la alcaldía de Tetuán, Nadia Shadi; Isolina Antequera, psicóloga del área de Dependencia e Inclusión Social de Fundación SAMU, y Soulaiman Amrani, director de la Asociación Hanane, entre otros.

El experto marroquí Ahmed Ait Ibrahim, encargado de llevar adelante el estudio, presentó los resultados obtenidos en un proceso de consultas e investigación en el que participaron 30 profesionales, 41 cuidadoras y cinco representantes de los servicios públicos de atención. El estudio fue ejecutado en colaboración con dos profesionales de psicología clínica y de la discapacidad de la Universidad Mohamed V.

Los resultados obtenidos son altamente ilustradores sobre las necesidades de formación y atención de las personas que cuidan. Así, el estudio ha evidenciado que la atención a la sobrecarga y el agotamiento de quienes cuidan y su salud mental deben estar en el punto de mira, pues el 85% de las cuidadoras consideran que el cuidado de las personas con discapacidad a su cargo representa una carga de moderada a severa. Además, dos de cada diez cuidadoras que sufren una carga grave requieren intervención y apoyo urgentes. El 50% de estas mujeres reconoció tener toda la responsabilidad sobre el cuidado de sus familiares con discapacidad y solamente el 10% dijo haber obtenido algún apoyo económico (bono) gubernamental.

Otro asunto importante es la facilidad de acceso a servicios especializados, lo que significaría un alivio para la sobrecarga de las cuidadoras. Sin embargo, el 88% de las familias reciben los servicios de asociaciones, mientras que solamente el 12% puede acudir a servicios públicos. Esto, además de incrementar la carga económica sobre la familia, se constituye en un elemento más de estrés para las cuidadoras.

“Uno de los aspectos más destacados del estudio es, en mi opinión, la perspectiva sobre los cuidados psicológicos hacia la figura responsable del cuidado, tanto de los profesionales como de los referentes directos de las personas con discapacidad. El estrés, la ansiedad y el autocuidado se presentan como el núcleo vertebral de estas necesidades. Esto adquiere también especial relevancia en el contexto social de Tetuán, pues este año la Universidad ha iniciado la primera promoción de Psicología”, señala Isolina Antequera, experta de Fundación SAMU en Discapacidad.

Los resultados de este estudio han permitido identificar la necesidad de establecer servicios que han resultado altamente demandados por las cuidadoras, como la provisión de atención psicológica para mejorar las relaciones entre el cuidador y la persona cuidada; la detección de sobrecarga y agotamiento y la provisión de atención oportuna y adecuada; el diseño y puesta en marcha de servicios de atención domiciliaria que aligeren la carga de las cuidadoras; y la entrega de bonos financieros cuyo fin sea la contratación de servicios externos de cuidado o el reconocimiento económico del trabajo de cuidado que realizan. Todo ello se presenta como un desafío para futuros proyectos de desarrollo y para la incidencia en políticas públicas que la Asociación Hanane y Fundación SAMU llevan adelante.

Un voluntario de SAMU saluda a un miembro de los equipos de respuesta locales.

Fundación SAMU, en los peores incendios de la historia de Tejas

Fundación SAMU, a través de su entidad hermana en Estados Unidos, SAMU First Response, ha enviado durante marzo un equipo de voluntarios desde Washington, D.C., para colaborar en las labores de protección civil para la población afectada por los peores incendios de la historia del estado de Tejas.

El fuego desatado a principios de marzo causó la muerte de dos personas y calcinó más de 450.000 hectáreas al norte del estado. Los bomberos trabajaron durante dos semanas en la extinción de sus numerosas réplicas en diferentes condados. El gobernador de Tejas, Greg Abbott, declaró que el estado ha sido testigo de daños causados por tornados o huracanes, pero que estos incendios forestales han provocado una destrucción sin precedentes y una devastación total para miles de familias que irá más allá del propio estado de emergencia causado por el fuego.

El equipo de voluntarios de SAMU First Response trabajaron desde el día 5 de marzo en dos puntos. En primer lugar, en un centro de donación y distribución de suministros situado en Borger, una ciudad del condado de Hutchinson.

El sevillano Borja González de Escalada, jefe de la misión, relata: “Lo que vivimos es que llegaban camiones con todo tipo de productos. Nadie viene con una sola caja, sino con palés de agua, pañales, jabón de manos, ropa nueva y material de limpieza. La movilización de recursos y de solidaridad es enorme, Esto se está distribuyendo a la gente para que tengan todo lo que necesitan durante semanas”.

El segundo lugar en el que los voluntarios de SAMU estuvieron operativos fue en Canadian, ciudad situada en el condado de Hemphill. Allí, el equipo se encargó de recibir, organizar y distribuir suministros agrícolas y de alimentación de ganado. Según el Departamento de Agricultura de Tejas, cerca del 85% de los más de cuatro millones de cabezas de ganado del estado se encuentran en la zona afectada por los incendios. En algunos condados, el número de reses supera con creces al de personas.

“Los incendios han afectado gravemente a los medios de subsistencia de muchos ganaderos de la zona”, declaró Sid Miller, comisario de Agricultura de Tejas. “Estos incendios no sólo amenazan vidas y propiedades, sino que también tendrán un impacto sustancial en nuestra industria agrícola”. Las autoridades han advertido de que estas pérdidas tendrán repercusiones en todo el país.

Tras controlar muchos de los incendios forestales, aún quedaron activos durante semanas frentes en la zona conocida como Panhandle (mango de sartén, en español), bautizada así debido a la forma que tiene en el mapa esta zona del extremo norte del estado de Tejas.

El equipo de SFR guía a personas migrantes hacia un recurso de acogida.

Un estudio subraya el impacto fiscal positivo de los refugiados en EE.UU.

U nuevo estudio del gobierno de Estados Unidos ha puesto de manifiesto que el colectivo de personas refugiadas y solicitante de asilo han supuesto un abrumador impacto positivo en la economía del país en los últimos años.

Este estudio innovador realizado por el departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (HHS) resulta bastante llamativo y revelador si se tiene en cuenta que el discurso actual sobre la inmigración estadounidense gira en torno a la problemática en la frontera sur y los temores sobre el número de solicitantes de asilo que ingresan al país.

El informe, titulado El impacto fiscal de los refugiados y asilados a nivel federal, estatal y local entre 2005 y 2019, muestra que estas personas han generado 123.800 millones de dólares en beneficios fiscales netos para la economía y los presupuestos gubernamentales de Estados Unidos, y añade que han contribuido con más ingresos fiscales que los costos que generaron al Gobierno durante este período de 15 años.

Entre las conclusiones de este estudio destaca que el gasto gubernamental en refugiados y asilados ascendió a alrededor de 457.200 millones de dólares, mientras que estas personas aportaron aproximadamente 581.000 millones de dólares en ingresos. Esto demuestra que el coste inicial de reasentar a los refugiados y procesar las solicitudes de los asilados compensa cuanto más tiempo permanezca esta población en Estados Unidos.

Otra de las conclusiones del informe hace alusión a la renta per cápita y señala que los refugiados y asilados tuvieron un impacto fiscal positivo comparable al de la población total de Estados Unidos. Esto indica que las personas migrantes se integran exitosamente en la economía estadounidense cuando se les da la oportunidad.

Impacto fiscal y cultural

El estudio publicado en el último mes se centra únicamente en las poblaciones atendidas por la Oficina de Reasentamiento de Refugiados del HHS, y, específicamente, en aquellos a quienes se les concedió asilo o recibieron el estatus de refugiados en en país después de 1980. Esto incluye a los titulares de Visados Especiales de Inmigrante de Irak y Afganistán, así como a los de Haití y Cuba. A pesar de estas limitaciones, el informe “demuestra de manera convincente el impacto fiscal y cultural positivo del programa humanitario de Estados Unidos para los refugiados”, señala el documento.

Además de estimar el impacto fiscal neto general de los refugiados y asilados, este estudio federal proporciona información interesante a la hora de tomar decisiones gubernamentales sobre programas de reasentamiento, incluida la integración y la autosuficiencia de los refugiados.

La Iniciativa sobre Refugiados y Desplazamiento Forzado (RAFDI), en un comunicado, expresó que recibe con agrado las conclusiones de este informe, que muestran que las soluciones sostenibles a los desafíos del desplazamiento forzado deben implicar la participación activa de los refugiados como contribuyentes.

RAFDI está comprometida a ampliar el espacio para nuevas perspectivas, diálogo constructivo y soluciones sostenibles para enfrentar los desafíos del desplazamiento forzado global.

Los tres miembros del equipo cinológico junto a Carlos González de Escalada y José Antonio Trujillo.

SAMU rinde homenaje al equipo de búsqueda canina que participaron en las misiones humanitarias de Turquía y Marruecos

SAMU ha homenajeado al equipo de búsqueda canina que participó en 2023 en las misiones humanitarias puestas en marcha por la organización tras los terremotos de Turquía y Marruecos.

Este equipo de búsqueda canina está compuesto por Juan Hidalgo, militar en Córdoba; Antonio Miranda, miembro del GREA, y Juan Paisano, actualmente alumno de Escuela SAMU. Los tres coincidieron con Carlos González de Escalada, presidente-director general de SAMU, y Borja González de Escalada, vicepresidente de Fundación SAMU en la misión de Marruecos que SAMU activó tras el terremoto con epicentro en Ighil, en el sur del país, en septiembre de 2023. En este momento, también se encontraba en Marruecos, en concreto en la ciudad de Marrakech, Carlos Álvarez Leiva, fundador de SAMU.

Juan Hidalgo y Antonio Miranda también coincidieron en una misión anterior con Borja González de Escalada. Fue en la de Turquía, en febrero de 2023. Poco después del amanecer del 6 de febrero, cuando ya se contabilizaban por miles los muertos y desaparecidos en Turquía y Siria a causa de dos seísmos de magnitud 7,8 y 7,5 en la escala de Richter, SAMU activó un gabinete de crisis y puso en marcha una misión para enviar a la zona un equipo cinológico de búsqueda formado por tres personas: Juan Gutiérrez, como responsable del dispositivo; Juan Hidalgo, como jefe de rescate; y el guía canino Antonio Miranda. Junto a ellos, un elemento clave en la expedición: Homero, un pastor belga de seis años entrenado para labores de rescate.

En el caso de Marruecos, los voluntarios de SAMU llegaron a la zona de trabajo asignada por las autoridades del país 36 horas después del terremoto. Este inmediato despliegue fue posible gracias a una rápida toma de decisiones, a una gran capacidad de respuesta logística y humana, y al hecho de que SAMU cuenta con presencia en Tánger desde 2017, lo que facilitó las autorizaciones oportunas.

La primera misión estuvo formada por 19 personas: cinco médicos, dos enfermeros, ocho TES y cuatro especialistas en rescate acompañados de dos perros, con Borja González de Escalada, vicepresidente de la Fundación, como mando operativo.

La primera parte de la misión se centró en las tareas de búsqueda de supervivientes a cargo de los perros Homero y Birka. Se encontraron con un hándicap: en una zona de construcciones de adobe y piedra, el terremoto arrasó con la mayor parte de los edificios. Los vecinos y familiares habían logrado sacar a algunas personas de sus viviendas justo después del temblor, pero después ya no fue posible localizar a ninguna persona con vida.

SAMU ha querido agradecer la labor de los tres miembros del equipo de búsqueda canina, así como la de los perros Homero y Birka, así como destacar su compromiso con este tipo de misiones. De este modo, Carlos González de Escalada, presidente-director general de SAMU, y José Antonio Trujillo, director general adjunto de SAMU, le hicieron entrega a todos ellos de una placa conmemorativa, incluido a los dos caninos.

Desde 1998, SAMU acude a zonas de crisis provocadas por desastres naturales o conflictos bélicos en cualquier parte del mundo para brindar atención a la población local. En todos estos años, se ha establecido un camino desde la acción humanitaria hacia la cooperación internacional para el desarrollo, el cual ha sido posible transitar con el apoyo de diferentes aliados públicos y privados: organizaciones de la sociedad civil en el sur, los organismos internacionales y las instancias de la cooperación descentralizada española.

Presentación de un nuevo proyecto de Fundación SAMU y Asociación Hanane en Tetuán

Cuidar y empoderar a las personas que cuidan

El 31 de enero tuvo lugar en el Palacio Municipal de Tetuán el acto de lanzamiento del proyecto de fortalecimiento de los actores territoriales para mejorar el ejercicio de los cuidados y la autonomía de las personas con discapacidad más vulnerables de los barrios Jbel Dersa, Jamaa Mezouak y Sidi Talha de Tetuán, con enfoque de derechos humanos y atendiendo las necesidades de sus cuidadoras. Es una iniciativa impulsada por la Fundación SAMU y la Asociación Hanane, con el apoyo del Ayuntamiento de Sevilla.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, el 15% de la población mundial vive con algún tipo de discapacidad, y el 80% de ellas reside en países en desarrollo. En Marruecos, se estima que hay más de dos millones de personas con discapacidad, de las cuales el 53% son mujeres. Estas personas se enfrentan a múltiples barreras y desafíos para acceder a sus derechos fundamentales, como la educación, la salud, el trabajo, la participación y la protección social.

En este contexto, el papel de las cuidadoras es fundamental, ya que son las principales responsables de atender las necesidades básicas y específicas de las personas con discapacidad. Sin embargo, las cuidadoras suelen carecer de formación, recursos y apoyo, lo que afecta negativamente a su salud física y mental, así como a su autonomía personal y profesional.

El proyecto pretende mejorar las capacidades y competencias de las cuidadoras mediante cursos de formación sobre discapacidad, cuidados, derechos humanos, todo ello bajo un enfoque de equidad de género. Además, se creará una red de cuidadoras que les permitirá compartir experiencias, conocimientos y recursos, y fortalecer su autoestima y liderazgo.

El proyecto también busca mejorar las habilidades y conocimientos específicos de los profesionales de la salud que brindan los servicios de atención a las personas con discapacidad mediante una formación que será impartida a través de la Escuela SAMU. Mientras, el área de Dependencia e Inclusión Social de Fundación SAMU estará a cargo de brindar asesoramiento técnico, contribuir a la elaboración de las guías didácticas que formarán parte del programa formativo y aportar en la inclusión del enfoque de género en el abordaje de la problemática.

El acto de lanzamiento contó con la participación de más de 100 personas, entre las que se encontraban Nadia Chani, vicepresidenta del Ayuntamiento de Tetuán; María José Tinoco, directora del área de Dependencia e Inclusión Social de Fundación SAMU; Souleiman Amrani, director de la Asociación Hanane; expertos nacionales e internacionales; miembros de las organizaciones de personas con discapacidad de Tetuán; cuidadoras y familiares.

Para Nadia Chani, “estos proyectos servirán para seguir dando la importancia necesaria a este colectivo en la comunidad de Tetuán, la cual se prepara con fuerza en su programa de trabajo (2023-2028) con el objetivo de mejorar las condiciones y la calidad de su vida, a través de proyectos que contribuyan a lograr la cohesión social, garantizar la dignidad de las personas con discapacidad, y lograr el desarrollo local integral”.

El nuevo proyecto se enmarca dentro del programa de cooperación internacional de Fundación SAMU, que desde hace años desarrolla proyectos de salud, educación, inclusión y desarrollo comunitario en diferentes países de África y América Latina. Fundación SAMU cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Sevilla, y el compromiso y trabajo denodado de la Asociación Hanane, una entidad local que trabaja desde hace 15 años por la mejora de las condiciones de vida de las personas con discapacidad y sus familias en Tetuán.

Con esta intervención se espera beneficiar a unas 300 personas con discapacidad y sus cuidadoras, e indirectamente a unas 1.500 personas de su entorno familiar y comunitario. Con esta iniciativa, Fundación SAMU y la Asociación Hanane pretenden contribuir a la construcción de una sociedad más inclusiva, justa y solidaria, donde las personas con discapacidad y sus cuidadoras puedan ejercer plenamente sus derechos y desarrollar todo su potencial.

Misión Marrakech 2023

Misión Marrakech 2023



Ficha de la misión

  • Misión: Terremoto Marrakech 2023.
  • Objetivo: Apoyar los esfuerzos de búsqueda de supervivientes del terremoto de Marrakech y reforzar logísticamente el equipo sanitario de SAMU Maroc para proveer asistencia sanitaria en zonas remotas.
  • Nombre Misión: Marrakech 2023.
  • Entidades Colaboradoras:
    • PROJET HOPE.
    • SAMU Maroc.
    • Clinique Internacional de Marrakech.
    • País: Marruecos (Marrakech).
  • Fecha de Salida: 9 de septiembre del 2023 desde Escuela SAMU en Gelves.
  • Fecha de Regreso: 30 de septiembre de 2023.
  • Poblaciones Atendidas:
    • Tras los oportunos informes de inteligencia local a los que tenemos acceso nos decidimos por la zona de ADASSIL por entender que se encuentra en el epicentro del terremoto.
    • En el primer contingente se atendieron 70 personas.
    • En el segundo contingente 536
    • Total personas atendidas 606
  • Número de Contingentes: 2
  • Total de Intervinientes: 18
    • Dirección: 1
    • Médicos: 3
    • Enfermeras: 3+2 = 5
    • Rescatistas: 3
    • Logistas: 4+5 = 9
    • Psicóloga: 1
  • Número de Pacientes: 606 pacientes.

Misión Chile 2023

Misión Chile 2023



Ficha de la misión

  • Misión: Coyhaique (Patagonia Chilena)
  • Objetivo: Reforzar el área de Uci Pediátrica del Hospital Regional de Coyhaique.
  • Nombre Misión: Chile 2023
  • Entidades Colaboradoras:
    • OPSMINSAL Chile.
    • País: Chile.
  • Fecha de Salida: 23 de Junio del 2023 desde Escuela SAMU en Gelves.
  • Fecha de Regreso: 10 de Julio de 2023.
  • Poblaciones Atendidas: pacientes de Unidad de Tratamientos Intermedios Pediátricos y UCI de Hospital Regional de Coyhaique.
  • Número de Contingentes: 2
  • Total de Intervinientes: 5
    • Dirección: 1
    • Médicos: 1+1=2
    • Enfermeras: 2
  • Número de Pacientes: 18 Pacientes Pediátricos
  • Gastos de Misión: 6.609,76 €

Nuevo proyecto de cooperación de SAMU en Bolivia

Nuevo proyecto de cooperación de SAMU en Bolivia

El área de Cooperación Internacional y Acción Humanitaria de SAMU ha comenzado 2024 con la puesta en marcha de un nuevo proyecto internacional de apoyo al derecho a la vida digna y el desarrollo integral de los niños y niñas con discapacidad múltiple del Hogar San José de Bolivia durante un periodo de seis meses.

Fundación SAMU desarrolla este proyecto junto a la Fundación Alirio Henao y el apoyo del Ayuntamiento de San José de La Rinconada (Sevilla), con el cual se firmó un convenio de colaboración el 12 de enero. Gracias a este acuerdo, ambas instituciones podrán mejorar sustancialmente el servicio de terapia respiratoria con el que cuenta el Hogar San José, y que asiste a 53 niños y niñas con discapacidad.

Este centro de Bolivia brinda servicios en modalidad de internado y de Centro Día para personas con discapacidad múltiple de la ciudad de Santa Cruz y los municipios del alrededor. Los beneficiarios del internado son uno de los colectivos más vulnerables, pues se trata de menores que han sido abandonados por sus familiares, mientras que quienes asisten al Centro Día viven en sus hogares, aunque pertenecen a familias muy humildes y con escasos recursos económicos.

Para los internos, los servicios de atención integral incluyen hospedaje, alimentación, fisioterapia y terapia respiratoria, atención médica primaria, educación especial y terapia ocupacional, entre otros. Los que asisten al Centro Día reciben todas las terapias necesarias que el centro brinda.

El servicio de terapia respiratoria del Hogar San José sufre desde hace tiempo con una serie de deficiencias y dificultades. Su equipamiento es insuficiente y está obsoleto, y, además, los recursos humanos especializados con los que cuenta también son insuficientes, es decir, falta personal especializado. Por esta razón, la subvención otorgada por el Ayuntamiento de La Rinconada se destinará a la adquisición de nuevos equipos, entre el que destacan nebulizadores, aspiradores, equipo de ultrasonido, autoclave, camillas y sillas de ruedas, entre otros. Además, profesionales expertos de Fundación SAMU capacitarán al personal y a las familias del centro en atención de emergencia respiratoria a personas con discapacidad.

“Este apoyo de Fundación SAMU y el Ayuntamiento de La Rinconada es vital, pues nos va a permitir atender en momentos críticos a nuestros niños y niñas, quienes en algunos casos requieren terapia respiratoria diaria durante toda su vida. Este primer proyecto en común abre el camino de futuras colaboraciones en las que la experiencia de Fundación SAMU siga contribuyendo al desarrollo de nuestras comunidades”, señala Alirio Henao, presidente de la Fundación que lleva su nombre.

El acto de firma de convenio el 12 de enero tuvo lugar en La Rinconada y contó con la presencia de Javier Fernández, alcalde del municipio; Reyes Romero, delegada de Cooperación Internacional; y una representación de las organizaciones con las que se firmaron los convenios, entre ellos José Luis Benavente, director del área de Relaciones Institucionales de SAMU.

El periodo de colaboración entre Fundación SAMU y el Ayuntamiento de La Rinconada concluirá en junio, según lo acordado en la firma del convenio.

Hiba Allah Taouali Belharirs, psicopedagoga de SAMU

Hiba Allah Taouali: “Siento el dolor del pueblo marroquí como si fuera propio”

Hiba Allah Taouali Belharirs (Benimellal, Marruecos, 1993) ha participado en dos contingentes de la misión humanitaria que SAMU puso en marcha tras el terremoto de Marrakech en septiembre. La psicopedagoga se encuentra actualmente en Marruecos.

—¿Cuándo comenzó a trabajar en Fundación SAMU?
—Comencé a trabajar en Fundación SAMU hace ahora dos años, el 22 de diciembre de 2021, en un centro de menores de Sevilla, donde continúo actualmente. Las funciones que desarrollo incluyen la mediación intercultural, así como la orientación laboral. Esta última responsabilidad me fue ofrecida hace unos meses, decisión que tomé con gusto y acepté con entusiasmo.

—¿Qué destacaría del día a día de su trabajo?
—Mi labor principal radica en facilitar la comunicación entre el equipo y los menores en el centro, superando las barreras lingüísticas y resolviendo disputas que puedan surgir en la convivencia diaria, tanto entre los menores como entre ellos y los profesionales. También realizo un papel importante en la orientación laboral de nuestros menores sobre opciones de desarrollo profesional y estrategias para alcanzar metas laborales, ya que ellos llegan a Europa con un objetivo personal muy marcado: encontrar trabajo para ayudar a su familia.

—Tras el terremoto de Marrakech en septiembre de 2023, participó en uno de los contingentes de la misión humanitaria que Fundación SAMU puso en marcha horas después de la catástrofe. Además, en diciembre, participó en una caravana solidaria que también tenía como objetivo las familias afectadas por el terremoto ¿Cómo ha sido esta experiencia?
—Ciertamente, tuve la oportunidad de formar parte del segundo contingente de la misión de SAMU en Marruecos, donde colaboré con un equipo multidisciplinario compuesto por técnicos, enfermeros y médicos. Mi función como psicóloga en dicha misión consistió en proporcionar apoyo emocional a las víctimas del terremoto. Asimismo, durante el mes de octubre, participé en un programa de empoderamiento psicosocial para mujeres afectadas por el terremoto, en el que trabajé en colaboración con Project Hope y High Atlas Foundation. Durante el mes de diciembre, continuamos llevando a cabo iniciativas en este ámbito.

—¿Qué destacaría de ese primer viaje?
—Fue una experiencia única y muy enriquecedora Aprendí a abordar de manera efectiva las necesidades emocionales de las personas en situaciones de crisis y a trabajar de manera colaborativa en equipos multidisciplinarios. Además, fortalecí mis habilidades en la implementación de programas de empoderamiento psicosocial, contribuyendo al bienestar de las comunidades con las que he tenido el privilegio de trabajar. Esta vivencia ha ampliado mi perspectiva profesional y personal.

—¿En qué localizaciones estuvisteis?
—Han sido varias las localidades en las que hemos trabajado. En aquella segunda misión de octubre, fuimos a la zona de Taroudant, mientras que en la misión de diciembre, hemos estado trabajando por la zona de Al Houz.

—Tras participar en uno de los contingentes de la misión en octubre, ¿por qué decidió repetir de nuevo en diciembre?
—Mi motivación radica en la importancia de brindar ayuda a estas personas. Me propusieron participar en esta nueva misión y lo acepté sin pensarlo, ya que esta caravana solidaria presentaba características distintas respecto a la misión de octubre. En esta ocasión, nuestro objetivo era proporcionar apoyo con recursos destinados a mitigar los efectos del frío, consolidando así el compromiso que he adquirido con la asistencia humanitaria en contextos diversos.

—La caravana solidaria se desarrolló del 3 al 10 de diciembre, pero usted no ha regresado y continua trabajando en la zona. ¿Cuáles son ahora sus objetivos?
—Continuar fortaleciendo la autonomía de mujeres y niños a través del apoyo psicosocial que les brindamos. Su situación actual demanda no solo asistencia material, sino también apoyo psicológico, dado que se encuentran en un punto crítico que requiere una intervención integral para mejorar su bienestar general.

—¿Cuántos personas han participado en esta caravana solidaria?
—En este tercer contingente hemos contado con la contribución de Maribel Álvarez Leiva, quien, aunque no ha viajado con nosotros físicamente, ha desempeñado un papel activo en todas las fases de la planificación. Junto a ella, han estado el fundador de SAMU, Carlos Álvarez Leiva; Emilia García, gerente de SAMU; Antonio Luis Moreno, técnico en cooperación; e Icram Mohamed Chairi, directora de SAMU Tánger. Todos juntos hemos conformado un equipo cohesionado y comprometido para llevar a cabo nuestras actividades de manera efectiva.

—El terremoto de Marrakech ocurrió en septiembre, pero SAMU ha prolongado su misión tres meses más, ¿por qué?
—Debido a la persistencia de necesidades críticas que requieren una intervención continua. La decisión se basa en la evaluación de la situación actual, donde se identificaron desafíos y carencias específicas que aún demandan atención y apoyo. La prolongación de la misión refleja el compromiso de SAMU con el bienestar sostenible de la comunidad afectada, asegurando que las acciones emprendidas aborden de manera efectiva las necesidades en evolución y contribuyan a la recuperación a largo plazo.

—¿Qué papel ha jugado en esta última parte de la misión?
—Mi papel en esta misión era el de “inteligencia local”, como ha apodado el doctor Carlos Álvarez Leiva. En este sentido, mi labor ha consistido en seleccionar los pueblos que íbamos a visitar, tarea que ya había realizado en colaboración previa con el equipo de HAF y Project Hope en el programa de empoderamiento. Debía identificar a las familias con las que íbamos a trabajar a través de listados, las necesidades que tenían, así como la organización de la ruta y la distribución de los productos en el terreno. Además, he mantenido una comunicación constante con los responsables de los diversos pueblos, facilitando así una coordinación efectiva en todas las etapas del proceso.

—¿Qué necesidades habéis identificado en esta parte de la misión?
—Como mencioné anteriormente, nos hemos enfrentado a necesidades tanto psicológicas como materiales. Es importante destacar que estas comunidades residen en zonas montañosas y, actualmente, nos encontramos en plena temporada de invierno, con la proximidad de lluvias, nieve o fuertes vientos. Cabe recordar que las personas aún viven en jaimas, lo que complica aún más la situación dadas las condiciones climáticas adversas.

—¿En qué situación se encuentran las personas que atendéis?
—Lamentablemente, nos estamos enfrentando a una variedad de situaciones desgarradoras. En algunas familias, hemos presenciado pérdidas totales, donde han perdido todos sus bienes. Además, hemos encontrado casos extremadamente tristes, como niños que han quedado huérfanos y padres que han perdido a sus hijos… En resumen, nos encontramos frente a una verdadera tragedia que ha dejado un impacto devastador en la vida de muchas personas, evidenciando la urgencia y la importancia de nuestra intervención para brindar apoyo en estas circunstancias tan difíciles.

—Desde el punto de vista psicológico, ¿cuál es el estado de estas personas?
—La situación de las personas afectadas es bastante crítica. Aunque hemos estado llevando a cabo talleres de empoderamiento con ellos, como mencioné anteriormente, es importante destacar que este proceso lleva tiempo. En las cuatro sesiones que hemos tenido con ellos, hemos logrado ayudarles a mejorar algunos aspectos, como el afrontamiento al duelo, la reducción de la ansiedad o el manejo del estrés. Sin embargo, es necesario reconocer que estas mejoras son solo el inicio de un proceso más extenso, ya que la atención psicológica efectiva demanda un compromiso a largo plazo y un trabajo continuo.

—¿Cuál es la situación más difícil a la que se ha enfrentado en esta misión?
—Los momentos más difíciles a lo largo de esta misión han sido, principalmente, durante las sesiones individuales con las participantes con las que trabajo. Una de las experiencias más desafiantes para mí fue cuando una madre compartió cómo perdió a sus dos hijas (3 y 5 años) y a su marido en esa fatídica noche. Pasó horas viendo a sus seres queridos agonizar bajo los escombros, mientras ella también estaba atrapada bajo una pared y no pudo hacer nada para ayudar. Este relato impactante y doloroso destaca la extrema tragedia a la que se han enfrentado estas personas, y subraya la importancia crítica de ofrecer apoyo psicológico y emocional en situaciones tan angustiantes.

—La caravana solidaria, última fase, de momento, de la misión de SAMU en Marruecos ya concluyó, sin embargo, usted ha continuado su estancia en este país, ¿por qué?
—Para continuar con el desarrollo del proyecto de Project Hope. Mi papel se centra en la observación de talleres grupales e intervención en las sesiones individuales, especialmente dirigidas a mujeres y niños en los diversos pueblos en los que estamos trabajando. El enfoque implica trabajar durante cuatro días consecutivos en un mismo pueblo, atendiendo a un promedio de 30 mujeres durante ese período. Además, contamos con una cuidadora (Nany) que se encarga de los hijos de estas mujeres, permitiéndoles participar en las sesiones con tranquilidad. Mi función es seguir ofreciendo apoyo psicosocial y emocional en este proyecto a medida que avanzamos en el proceso de recuperación y empoderamiento de estas comunidades.

—¿Qué ha significado para usted esta experiencia a nivel personal?
—Esta misión tiene una significación profunda para mí, siento el dolor del pueblo marroquí como si fuera propio. Además, observar la gratitud en los rostros de los mayores y los niños es algo invaluable. En lo personal, este compromiso ha fortalecido mi aprecio por los pequeños detalles. La oportunidad de ofrecer ayuda en un entorno tan complejo ha reforzado mi convicción sobre la importancia de las acciones cotidianas y la capacidad de generar un impacto positivo en las vidas de los demás.

Misión SAMU Marruecos 2023

Mantas y kits de higiene para 250 familias del Atlas marroquí

Fundación SAMU, en colaboración con SAMU Tánger, envió una caravana solidaria a Marruecos con el objetivo de llevar útiles de higiene y abrigo para 250 familias de aldeas del Atlas afectadas por el terremoto de Marrakech sucedido en septiembre.

La caravana, liderada por efectivos de SAMU, partió de Sevilla el 3 de diciembre y regresó a la base el 10 de diciembre. Su desarrollo fue posible gracias al patrocinio del Consulado de Marruecos en Sevilla y a dos subvenciones del Instituto Municipal de Asuntos Sociales (IMAS) del Ayuntamiento de Cáceres y la Diputación de Huesca.

La misión estableció como población destinataria de la ayuda aquella ubicada en zonas más alejadas de Marrakech, al ser las personas más desfavorecidas y que a su vez tienen mayores dificultades para recibir recursos de este tipo. Así, la caravana de vehículos visitó Tinisket, Infgane, Tinmal, Tizagharine y Taghreghist. La última de ellas está situada a unos 100 kilómetros de Marrakech y a unos 700 kilómetros de Tánger. Los paquetes que se distribuyeron en estas poblaciones incluían elementos para el frío, mantas, chubasqueros y kit de higiene (gel, barreño, toallitas y detergente).

Participaron en la misión el doctor Carlos Álvarez Leiva (dirección), Icram Mohamed Chairi (subdirección), Antonio Luis Moreno (mando), Hiba Allah Taouali Belharir (jefe de equipo en zona), Emilia García Quirós (personal de apoyo) y Maribel Álvarez Leiva (elemento retrasado).

Hiba Allah subrayó que, tras el terremoto, la población sigue teniendo necesidades tanto psicológicas como materiales: “Estas comunidades residen en zonas montañosas y, actualmente, nos encontramos en plena temporada de invierno, con la proximidad de lluvias, nieve o fuertes vientos. Son personas que aún viven en jaimas, lo que complica aún más la situación”.

Esta caravana solidaria a Marruecos sigue la estela de los contingentes de SAMU que han trabajado en el país vecino desde el terremoto que asoló el sur del país en septiembre.
Tras el seísmo, la entidad volvió a demostrar su capacidad operativa y de respuesta con la misión desplegada en las zonas más afectadas por el terremoto entre el 9 y el 29 de septiembre.

Dos expediciones de voluntarios, respaldadas por Project HOPE, se relevaron sobre el terreno durante todo el mes. La primera se centró en la búsqueda de supervivientes con la unidad cinológica y en primeras intervenciones sanitarias en Adassil, a 100 kilómetros de Marrakech, y sus alrededores. La segunda, establecida en Tigouga (Taroundant), realizó tareas de asistencia sanitaria a la población de zonas de difícil acceso. Los equipos de SAMU realizaron más de 600 intervenciones y su labor, en muchos casos, sirvió para salvar vidas.

Los voluntarios de SAMU llegaron a la zona de trabajo asignada por las autoridades del país en 36 horas. Este inmediato despliegue fue posible gracias a una rápida toma de decisiones, a una gran capacidad de respuesta logística y humana, y al hecho de que SAMU cuenta con presencia en Tánger desde 2017, lo que facilitó las autorizaciones oportunas.
La primera misión estuvo formada por 19 personas: cinco médicos, dos enfermeros, ocho TES y cuatro especialistas en rescate acompañados de dos perros, con Borja González de Escalada, vicepresidente de Fundación SAMU, como mando operativo.

La primera parte de la misión se centró en las tareas de búsqueda de supervivientes a cargo de los perros Homero y Birka. Se encontraron con un hándicap: en una zona de construcciones de adobe y piedra, el terremoto arrasó con la mayor parte de los edificios. Los vecinos y familiares habían logrado sacar a algunas personas de sus viviendas justo después del temblor, pero después ya no fue posible localizar a ninguna persona con vida.

Junto a estas labores de búsqueda, SAMU mantuvo activo un puesto médico avanzado en Adassil y realizó cada día expediciones a aldeas de los alrededores, conforme se iban limpiando los caminos. Se visitaron más de 20 aldeas. También se llevaron a cabo tras-lados en ambulancia a hospitales de ciudades como Marrakech o Tánger. “No hemos logrado rescatar supervivientes, pero sí hemos salvado vidas, y esto le da sentido y un gran valor al esfuerzo de todos”, señaló, a su regreso, el mando operativo.

El primer contingente fue relevado de forma inmediata por una segunda expedición, bajo petición de las autoridades locales y de Project HOPE. Estuvo formada por 10 personas (dos médicos, un enfermero, cinco TES, una psicóloga y un médico), bajo el mando operativo de Andrés Rodríguez Holst.

La misión se dirigió a la aldea de Tigouga, a unos 300 kilómetros de Marrakech y cerca del epicentro del seísmo. La labor de los sanitarios de SAMU fue muy importante para dar continuidad a los cuidados inmediatos. Además, se atendió a mujeres embarazadas, niños y adultos dependientes o personas con enfermedades crónicas.
Tras este segundo contingente, SAMU puso en marcha una misión de apoyo psicológico con el envío de tres especialistas al terreno de la mano de la ONG local High Atlas Foundation.