Vacunas covid-19 SAMU

Plan de vacunación: El principio del fin del Covid-19

La mayor campaña de vacunación de la historia ha comenzado y SAMU ya forma parte de ella. El proceso de inmunización contra la Covid-19, que se inició a principios de diciembre en Estados Unidos, Reino Unido, Rusia y China, está en marcha en toda Europa y en la mayoría de países más ricos. La primera vacuna se administró en España el 27 diciembre y, pocos días después, ya pudieron beneficiarse de ella los primeros usuarios de Fundación SAMU.

La Residencia San Sebastián de Cantillana (Sevilla) fue el primer recurso de Fundación SAMU en recibir las esperadas vacunas. Usuarios y trabajadores del centro recibieron la primera dosis de esta vacuna el 7 de enero, como si de un regalo de Reyes se tratase. Cinco días después, el 12 de enero, fue el turno de la Residencia Santa Ana de Sevilla, el Alojamiento tutelado El Alfar de Gijón (Asturias) y la Residencia El Sauzal, en Tenerife. Un día después, el 13 de enero, las vacunas llegaron a la Residencia Santa Teresa de Villafranca de los Caballeros (Toledo).

Todos estos recursos residenciales están especializados en la atención a personas con discapacidad intelectual con o sin trastorno de conducta y forman parte de la primera fase del plan de vacunación nacional, en el que se incluyen sanitarios y residencias de mayores.
Así, en el área de Discapacidad de SAMU ya han recibido la primera dosis de la vacuna contra el Covid-19 un total de 170 usuarios y 215 trabajadores. La segunda dosis se administrará 21 días después de la primera, por lo que los usuarios y trabajadores de la Residencia San Sebastián serán los primeros en completar este proceso el 28 de enero.

“Ningún usuario o trabajador ha tenido una reacción adversa a la vacuna. No se ha producido nada significativo. Puntualmente, una persona ha padecido un leve dolor de cabeza y, de manera generalizada, tanto trabajadores como usuarios han sufrido cierta molestia en la zona del pinchazo, algo que ya sabíamos que podía ocurrir, pero nada grave”, aclara María José Tinoco, directora del área de Discapacidad de SAMU. “Para nosotros, la vacuna significa la posibilidad de poder normalizar en un futuro cercano la vida de los usuarios y trabajadores tras estos duros meses de pandemia, y poder darle oxígeno a las relaciones afectivas entre usuarios y familiares”, continúa Tinoco.

Durante la campaña de vacunación, SAMU ha limitado nuevamente las visitas de familiares, siguiendo las indicaciones de algunos gobiernos autonómicos. “Comunidades como Andalucía han suspendido las visitas de familiares a residencias tras la administración de la primera dosis de la vacuna, poniendo a todos los usuarios en cuarentena. En otras comunidades, han dejado la decisión a la dirección de los centros, y nosotros hemos decidido limitar el horario de visitas en todos nuestros recursos como medida de precaución”, comenta María José Tinoco.

La directora del área de Discapacidad de SAMU reconoce el buen comportamiento de los usuarios durante esta pandemia. “Ellos son los que más están sorprendiendo durante esta crisis porque están haciendo un esfuerzo inconmensurable por colaborar y confiar en el criterio de la dirección de los centros. Puntualmente, sí ha habido alguna persona que no ha entendido la situación por la que estamos atravesando, pero, en general, su comportamiento es excelente y han logrado acostumbrarse a esta nueva rutina”.

Para poder hacer frente a las limitaciones en las relaciones afectivas con los familiares, desde Fundación SAMU se han reforzado los mecanismos de comunicación y se han buscado alternativas como videoconferencias o mayor uso de las redes sociales y otras aplicaciones móviles.

El único recurso del área de Discapacidad de SAMU al que aún no han llegado las vacunas del Covid-19 es la Unidad de Estancia Diurna (UED) San Lucas de Sevilla, ya que sus usuarios disfrutan de un régimen abierto y conviven con sus familiares. No es un centro residencial, por lo que no entra en la primera fase del plan de vacunación. No obstante, según confirma Tinoco, la vacuna llegara pronto a la UED San Lucas, previsiblemente en marzo.

Cuando empezó la pandemia había un objetivo principal para todos los países del mundo: aplanar la curva de contagios. Con la llegada de la vacuna, la meta es acelerar la curva de la vacunación para inmunizar a millones de personas en tiempo récord: un desafío logístico y médico nunca antes realizado a escala mundial.

Radio Lucas SAMU

Radio Lucas: la voz de los verdaderos protagonistas

Hace poco más de un año, Rubén Gordillo y Concepción Gallego, ambos educadores de la Unidad de Estancia Diurna San Lucas, en Sevilla, especializada en la atención de personas con discapacidad intelectual y/o trastorno de conducta, decidieron poner en marcha un programa de radio como complemento al taller de cultura general que ya se estaba realizando en el centro de la mano de Concepción Gallego.

Radio Lucas, nombre elegido por los propios participantes del proyecto, nació a finales de diciembre de 2019 y el primer programa para colgarlo en la red se grabó en febrero de 2020. “Son los propios chicos los que eligen los temas que se abordan en el programa. Ellos lo eligen todo, desde la música de la cabecera a los temas a tratar, porque ellos son los protagonistas de esta actividad. Ése es el gran objetivo de todo esto”, explica Rubén Gordillo, responsable del proyecto. Cada joven, según sus gustos o intereses, propone temas. También pueden recibir nuestras propuestas. Después, ellos trabajan esos temas y luego los exponen ante el micrófono: deportes, fiestas populares, éxitos musicales…”.

Radio Lucas es un programa de variedades con algunas secciones fijas como ‘El rincón del artista’, donde los chicos de la UED San Lucas se expresan artísticamente, hacen imitaciones, cantan y hacen presentaciones de grupos musicales y canciones, entre otras cosas. En cada programa también se entrevista a alguien cercano a ellos, que suele ser un antiguo trabajador del centro o algún usuario, y se desarrollan debates. “En el último programa el tema principal del debate fue el de las relaciones de pareja de personas con discapacidad intelectual, un tema propuesto por ellos mismos”, señala Rubén Gordillo.

En total, desde que se puso en marcha este proyecto, se han grabado ya tres programas de entre 30 y 45 minutos de duración, que luego son difundidos a través de redes sociales y otras aplicaciones móviles. La crisis del coronavirus y el confinamiento obligatorio de la última primavera ha puesto algunas trabas a este proyecto, que sus promotores siempre han intentado sacar adelante a pesar de las dificultades, dados los enormes beneficios que la actividad tiene para los chicos.

“Esta actividad les aporta muchos beneficios a los usuarios. Un micrófono siempre da mucho juego”, comenta Gordillo. “Aprenden a trabajar en equipo; trabajan la autonomía y la responsabilidad; mejoran su dicción a la hora de leer; incrementan su comprensión lectora; crece su sensación de pertenecer y estar arropado por un equipo, el equipo de Radio Lucas; mejoran su conducta; aprenden a hablar en público, a que no les de vergüenza hablar delante de la gente, ya que, mientras uno está grabando su parte del programa, los demás compañeros están sentados a su alrededor escuchándole”.

El taller dirigido por Gallego y Gordillo se desarrolla durante una hora y media cada 15 días. Ambos reconocen que no es mucho tiempo, pero que lo aprovechan al máximo porque “el proyecto merece mucho la pena”.

Visita de Rocío Blanco a la EOF

Respaldo institucional a la Escuela de Oficios

La consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo de la Junta de Andalucía, Rocío Blanco, visitó en enero las nuevas instalaciones de la Escuela de Oficios de SAMU, situadas en Gelves (Sevilla), en un acto que representa un espaldarazo institucional para este proyecto de inclusión social a través de la formación y el empleo dirigido por Fundación SAMU.

La consejera estuvo acompañada por Sol Cruz, Diputada Nacional del Congreso de los Diputados, portavoz de Cultura y portavoz adjunta de Vivienda y FP; Mar Hormigo, diputada en el Parlamento Andaluz; Francisco Javier Loscertales, secretario general de Ordenación de la Formación; y la alcaldesa de Gelves, Isabel Herrera. Con la guía de Carlos González de Escalada Álvarez, director general de SAMU, que ejerció de anfitrión, pudieron conocer las diferentes dependencias de estas instalaciones situadas en el Parque Tecnológico Citec, que fueron inauguradas en enero.

La consejera visitó el aula en la que los alumnos reciben formación teórica y también una de las naves que acogen los talleres en los que se realizan prácticas. La visita de Blanco coincidió con los trabajos de alicatado de un cuarto de baño que realizaban varios alumnos del curso de albañilería, bajo la dirección del instructor Rafael Hernández.

La EOF es un proyecto formativo pionero que surge para atender las necesidades sociolaborales con las que se encuentran jóvenes en riesgo de exclusión social o en situación de desempleo. El objetivo es darles las herramientas para convertirse en adultos autónomos y responsables, así como favorecer su inclusión laboral.

En el curso de albañilería en marcha, por ejemplo, están siendo formados varios jóvenes extranjeros residentes de centros de acogida de menores de SAMU, usuarios de recursos para exmenas (menores extranjeros no acompañados) y también alumnos de nacionalidad española que proceden de zonas vulnerables o en riesgo de exclusión social. Estos últimos forman parte de un programa de Cáritas y del programa Eracis (Estrategia Regional por la Inclusión 2019-2022), impulsado por la Junta de Andalucía con Fondos Europeos y en colaboración con el Ayuntamiento de Coria del Río (Sevilla).

Las formaciones se basan en una metodología eminentemente práctica en oficios con alta empleabilidad en nuestro país. Así, se están desarrollando programas de albañilería, electricidad y fontanería. La EOF también tiene previsto ofrecer formación en nuevos oficios como hostelería, pintura, mediación intercultural, mozo de almacén o atención sociosanitaria, y cursos de informática, a través del programa Nativos Digitales. Todos estos cursos cuentan con prácticas en empresas y tienen un enfoque muy centrado en el mercado laboral.

En la Escuela de Oficios, el alumno adquiere un papel activo y práctico en la realización de actividades y en la resolución de problemas propios del ámbito laboral.

La consejera de Empleo, Rocío Blanco, valoró el trabajo que se está realizando en esta entidad. Subrayó la importancia de la formación como palanca para mejorar la empleabilidad, especialmente cuando se trata de colectivos que tienen más dificultades de acceso al mercado laboral, como es el caso de los jóvenes.

La diputada Sol Cruz destacó las posibilidades de estos programas de Formación Profesional para el Empleo. “Gracias por vuestra fantástica labor”, señaló a través de su cuenta de Twitter.

Con este proyecto, Fundación SAMU pretende recuperar la filosofía y objetivos de las antiguas Escuelas de Artes y Oficios de España, promovidas en el siglo XIX, y responder a su preocupación como entidad por dotar a estos menores y, en general, a los jóvenes andaluces desempleados, de herramientas para favorecer su autonomía y ayudarles a incorporarse con éxito al mercado laboral con un enfoque práctico.

Fundación SAMU mantiene acuerdos con diferentes instituciones y entidades para la promoción de este proyecto, como son el Instituto Andaluz de la Juventud o Fundación La Caixa.

Francisco Javier Gines Rugby San Jerónimo SAMU

Fco. Javier Gines, presidente del CR San Jerónimo: “Los menores ven en el deporte un futuro”

Hace cinco años, Francisco Javier Gines Llebre (Sevilla, 1981) fue nombrado presidente del Club de Rugby (CR) San Jerónimo, entidad que colabora con Fundación SAMU en un proyecto de rugby adaptado e inclusivo dirigido a personas con discapacidad intelectual y menores de edad inmigrantes y en riesgo de exclusión social.

—¿Cuándo llegó el rugby a su vida?
—En septiembre de 1991. Un grupo de jugadores de rugby en activo acudieron al colegio público Rector Mota Salado, actualmente CEIP Buenavista, donde yo estudiaba. Se trataba de una campaña de captación de jóvenes jugadores por parte del CR San Jerónimo. Yo tenía 10 años y desde entonces no he parado de jugar.

—¿Cuáles han sido sus grandes éxitos como jugador?
—Durante los primeros años, cuando estaba en categorías inferiores (alevines, infantiles, cadetes y juveniles), formé parte de un equipo que marcó una época gloriosa para el CR San Jerónimo, tanto, que nos convertimos en referente a nivel nacional. Durante estos años, ganamos varios campeonatos y subcampeonatos de España. Pero sin duda, me quedo con mi primer año de senior, en concreto con la temporada 99-00. Entonces, el club jugaba en 1ª Regional y conseguimos ascender a Nacional.

—¿Cuál es su función ahora como presidente del CR San Jerónimo?
—Me gusta estar metido en todos los follones. Un día estoy en un partido llevando agua a los jugadores y, al día siguiente, firmando un convenio con alguna entidad o en una reunión federativa.

—El CR San Jerónimo colabora desde hace casi dos años con Fundación SAMU. ¿Cómo surgió esta amistad?
—Fue todo de manera muy informal, a raíz de una charla con Enrique Yrazusta, abogado de SAMU, en las instalaciones deportivas del San Jerónimo durante un entrenamiento del club. Hablamos de la posibilidad de trabajar con los menores inmigrantes de los centros de acogida de SAMU.

—¿En qué consiste exactamente esta colaboración?
—Tenemos en marcha un proyecto de desarrollo comunitario basado en la práctica deportiva como elemento inclusivo dirigido tanto a menores como a personas con discapacidad. A este proyecto lo denominados RugbyEs, y se desarrolla tanto en las instalaciones deportivas de San Jerónimo como en la residencia San Sebastián de SAMU, en Cantillana. El objetivo de este proyecto, en el caso de los menores, es la formación académica y profesional de los chicos. En mi Club, creemos que el rugby aporta unos valores que son útiles para la vida cotidiana.

—¿Cómo es la actitud de estos menores a la hora de entrenar con ellos?
—Estos chicos tienen una alta capacidad de aprendizaje y, además, tienen una condición física envidiable. Los menas ven en el deporte una posible salida, un futuro, y trabajar con ellos es fácil. Son muy educados, siempre tienen unas palabras amables cuando llegan a las instalaciones. Se nota la mano de SAMU en ellos.

—También entrena a personas con discapacidad intelectual. ¿Qué destacaría de su trabajo con ellos?
—Trabajar con personas con discapacidad es algo maravilloso, una experiencia enriquecedora que me ayuda a dar importancia sólo a los problemas reales. El grupo de rugby inclusivo es entrañable. Los chavales son divertidos y tienen la facilidad de sacarte una sonrisa. Realmente ellos me aportan más a mí que yo a ellos.

—¿Cuáles son las principales dificultades con las que se ha encontrado?
—Trabajar en este proyecto de la mano de la Fundación SAMU es bastante gratificante y agradable. Siempre existen dificultades, sobre todo en lo relacionado con los desplazamientos. Tenemos unos 25 jugadores que vienen de diferentes centros de acogida de la provincia, lo que hace que sea fundamental una buena coordinación. Tenemos que estar orgullosos y felicitar a todas las personas implicadas en el proyecto porque hacen un gran trabajo.

—¿Cómo ha afectado la pandemia a este proyecto?
—El coronavirus nos ha afectado mucho, como a todo el mundo. Llevamos desde marzo sin poder ir a la Residencia San Sebastián. Sabemos que los chicos están bien y que el centro cuenta con grandes profesionales, pero estamos deseando poder retomar los entrenamientos. Con los menas nos pasa lo mismo. Este año no hemos podido participar en la liga Sub 18. No obstante, somos optimistas y, en cuanto podamos, vamos a volver a trabajar con los menores.

—Fundación SAMU, en colaboración con otras entidades, ha celebrado las I Jornadas Nacionales de Rugby Adaptado e Inclusivo. ¿Qué balance hace de este encuentro?
—Estas jornadas han sido un gran éxito. El comité organizador estuvo a la altura de las circunstancias y contar con ponentes de la talla de Alhambra Nievas, Patricia García o Titi Feuteu dieron bastante nivel a las jornadas, sin olvidar a nuestras compañeras de las Cocos, la participación de Cajasol Rugby, CD Rugby Mairena, nuestros amigos de rugby en silla de ruedas, la inestimable colaboración de URA Clan, San Isidro Rugby, representantes del IMAS ( International Mixed Ability Sport) y los Veteranos Rugby Sevilla. Las jornadas cumplieron con creces el objetivo marcado que no era otro que mostrar el rugby en todas sus vertientes.

— ¿Qué ponente o tema tratado le resultó más interesante?
—Es difícil decidirse por una única mesa, pero si tengo que elegir, me quedo con la mesa de rugby inclusivo y la inestimable colaboración de Roberto Aguado y Miguel Palanca (URA).

ISL SAMU Dúrcal

Un nuevo contrato por Navidad en el ISL SAMU Dúrcal

La Navidad ha llegado este año antes de tiempo al centro de inserción sociolaboral ISL SAMU Dúrcal, en Granada. Y es que, como si de un regalo se tratase, en diciembre hemos celebrado la contratación de uno de nuestros jóvenes en una importante empresa de la zona, Sumum, dedicada a la fabricación de puertas y ventanas de PVC.

Además, este joven se encuentra actualmente disfrutando de su independencia, gracias, en parte, al esfuerzo que han realizado los profesionales de la Unidad ISL SAMU Dúrcal de Fundación SAMU.

Todo el equipo se ha volcado en la búsqueda de una vivienda en la que pueda iniciar una nueva vida como miembro y parte de nuestra comunidad.

El joven afirma sentirse muy agradecido por la oportunidad que se le ha brindado, mostrándose comprometido en su nueva trayectoria como trabajador de Sumum, que ha sido la llave que le ha abierto las puertas al mundo laboral.

Recientemente recordaba con nostalgia su trayectoria, desde que decidió emigrar hasta hoy. Con tan solo dieciséis años de edad, el joven tomó la decisión de embarcarse rumbo a España con el objetivo principal de encontrar un empleo con el que poder ayudar económicamente a su humilde familia. El camino no ha sido nada fácil para él. A lo largo del tiempo han sido muchos los obstáculos que este joven ha debido de superar (sentimiento de soledad generado por la lejanía de sus seres queridos, miedo ante un futuro incierto, dificultades de adaptación…) hasta llegar a convertirse en la persona que es hoy día.

Sin duda, el éxito de este chico nos recuerda que con valentía, esfuerzo y constancia, y con un poco de apoyo de los demás, los sueños pueden ser cumplidos.

María Jesús Padial Pérez.

Auxiliar Técnico Educativo ISL SAMU Dúrcal

Rocío Ruiz visita el ARB El Bosque

La consejera Rocío Ruiz visita el ARB El Bosque

La Consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, Rocío Ruiz, visitó recientemente el municipio de Algeciras, en la provincia de Cádiz. Dentro de su completa agenda, el centro de menores ARB El Bosque gestionado por Fundación SAMU tuvo la suerte de poder recibirla. La consejera Rocío Ruiz estuvo acompañada por diferentes personalidades en su visita a este recurso, entre ellas, la directora general de Infancia de la Junta de Andalucía, Antonia Rubio.

A su llegada al centro, la comitiva liderada por la consejera Rocío Ruiz fue recibida por el director general de SAMU, Carlos González de Escalada, que atendió a la comitiva de la Consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación. González de Escalada estuvo acompañado por el director del área de Infancia y Menores de SAMU, Nicolás Torres; el director de zona Andalucía Occidental de SAMU, Juan Rodrigo Gil; la directora del Centro de Recepción de Menores del Campo de Gibraltar, Karen Gil; y la directora del ARB El Bosque, Palma Díaz.

Todos visitaron las instalaciones de nuestro centro para que la consejera pudiera conocer de primera mano el trabajo que se realiza con nuestros jóvenes, así como los espacios de los que dispone el residencial. Durante su visita, Rocío Ruiz también se mostró muy interesada en la preparación que reciben los menores para su futura emancipación social y laboral, sus estudios y sus rutinas y actividades diarias.

Además, la consejera entabló conversación con algunos de los menores que se encontraban en el centro realizando formación semipresencial debido a la pandemia del Covid-19.

En este mismo encuentro, la consejera de Políticas Sociales, Igualdad y Conciliación de la Junta pudo conocer a un antiguo menor de nuestro residencial que ahora trabaja para la Fundación SAMU, también en el área de Infancia y Familia. Este joven es un gran referente para los chicos que llegan al centro pues ven en él un modelo a seguir, o una persona que los comprende ya que ha pasado por sus mismas situaciones, problemas y preocupaciones.

Alicia García Greciano. ARB El Bosque

Dr. Carlos Álvarez Leiva

Dr. Carlos Álvarez Leiva, presidente de Fundación SAMU: «La muerte en soledad, eso es el Covid»

Hace casi 40 años, el doctor Carlos Álvarez Leiva (Berrocal, Huelva, 1946) tuvo una visión de futuro que convirtió en un proyecto de vida: SAMU. Álvarez Leiva introdujo en España la primera UVI móvil y, con ella, la medicina prehospitalaria y de emergencias, creando una escuela y una filosofía de trabajo que hoy pervive.

Coronel médico y veterano en mil catástrofes, Carlos Álvarez Leiva tiene esa mezcla de autoridad y cercanía, de seriedad y retranca, de sequedad y amabilidad. Uno de sus primeros destinos como militar fue el Sahara, donde vivió la Marcha Verde. También estuvo en la Nicaragua sandinista en los tiempos más que difíciles de la guerra de la Contra. Bosnia-Herzegovina, Mozambique, Irán, Filipinas, Haití…. La lista es larga.

Desde que el Covid-19 llegó a Europa, el doctor Álvarez Leiva (o ‘El Jefe’, como le llama su equipo) se ha implicado activamente a través de comunicados, artículos especializados, despliegues de dispositivos sanitarios, asesoramientos externos y atención directa a pacientes solitarios. La crisis del coronavirus la vive como un ejercicio de entrenamiento sostenido en gestión de crisis.

–En sus primeras reflexiones sobre el Covid-19 decía que se trataba de una crisis temporal. ¿Sigue pensando lo mismo?
—Mi visión de la pandemia ha variado mucho desde marzo y ha pasado del escepticismo a la consternación, y hoy al dolor por la muerte de mi fraternal amigo, mi discípulo, mi maestro, Gabi del Castillo.

—¿Cuál es su opinión sobre la gestión llevada a cabo?
—La gestión está siendo muy compleja y, en cualquier caso, parte de nuestra clase política muestra una notable incapacidad para estar a la altura del problema.

–En su opinión, ¿qué se está haciendo mal?
—Yo siempre digo que es mejor uno que mande mal a dos que manden bien, pero es que en esta crisis no sólo es que no mande uno, es que mandan 300. En mi opinión, es el Gobierno quien tiene la responsabilidad de gestión de la crisis y no puede transferirla a nadie. Ahora mismo esto es un galimatías. La población está confusa porque vivimos en un maremágnum de medias verdades e incertidumbres retroalimentadas.

–¿Cuáles son nuestras armas ante este enemigo?
—La única arma que tenemos es la reclusión pero hasta en eso no hay criterios claros. No son tiempos de consenso. Son tiempos de decisiones, no siempre bien comprendidas. En una situación crítica y caótica, el consenso es un lujo inadmisible. Aquí hay ordeno, mando y control. Estamos hablando de defender la vida de las personas. Buscar consenso en cada comunidad, en cada municipio, en cada provincia es un disparate.

—¿Es ésta la situación más crítica que ha vivido desde un punto de vista sanitario?
—Para mí, sí. He vivido crisis más agudas en el tiempo. Es decir, he vivido la guerra. He estado en Mozambique y en otros 40.000 sitios, pero son crisis muy agudas, que entran y salen, no se cronifican y eran tratables. Aquí no hay tratamiento. Ese es el gran drama del Covid, que no existe tratamiento, es absolutamente impredecible, no se sabe a quién y por qué afecta a unas personas sí y a otras no. La muerte en soledad, eso es el Covid.

–En primavera ya se hablaba de que iba a haber una segunda ola en octubre, ¿cómo es posible que estemos en la misma situación otra vez?
—Porque estamos ante un enemigo muy poderoso. Hemos sufrido un tsunami del que no nos hemos podido reponer aún. Sí es cierto que en esta segunda ola estamos más equipados pero sigue sin existir un tratamiento efectivo. Los pacientes que ingresan en UCI mantienen unos altísimos índices de mortalidad.

—¿Cómo debemos actuar?
—Ahora mismo todo el mundo está dispuesto a hacer lo que le digan. Puede haber inconformistas, son los menos y forman parte de la vida misma. Ahora la sociedad está entregada. Dígame solo lo que tengo que hacer, pero que me lo diga una sola voz, una sola persona. Un mensaje único y universal.

–¿Seguiremos en la misma situación hasta que haya una vacuna?
—La vacuna tiene que llegar. ¿Cuándo? No lo sé. Es verdad que se está haciendo un esfuerzo titánico y global. Las marcas juegan con el porcentaje de inmunidad y con las facilidades para su transporte y distribución. El 2022 será definitivo en esta materia.

–¿Cree que habrá una tercera ola?
—Sí, esto es un lomo de dromedario. Van a existir varias olas hasta que haya una vacuna eficaz, pero cada ola nos debe coger mejor preparados. Los profesionales siguen trabajando intensamente en la búsqueda de soluciones terapéuticas y tarde o temprano ese esfuerzo va a dar su fruto.

–¿Qué nos está enseñando esta pandemia?
—Que lo imposible ocurre y sólo el que se prepara para ello sobrevive.

–¿Defiende la llamada medicina de guerra?
—Totalmente. La medicina de guerra es un conjunto de procedimientos asistenciales que tiene como objetivo salvar el mayor número de víctimas con el mínimo de recursos existente, empleándolos con criterios de selección. He echado de menos un mando centralizado y verdaderamente único que, desde su máxima autoridad, hubiera establecido esta selección con rigor y valentía, y no haberle dejado esa responsabilidad a los sanitarios que, cuando se han visto obligados a hacerlo, han sido denostados.

–Ese tipo de pensamiento ha sido muy criticado.
—Hablamos de guerra porque estamos ante un enemigo que nos sorprende, que causa un gran número de muertos, del que no podemos defendernos y solo aseguramos la supervivencia si nos escondemos y recluimos, esperando que sea él mismo el que se desgaste. Un sistema sanitario colapsado, angustia colectiva y un daño económico, social y familiar, estos son factores típicos de una guerra.

–¿Podríamos hacer más?
—Para mí, el gran ausente ha sido la Sanidad Militar. Su ausencia en el escenario de la pandemia me ha parecido sorprendente, máxime cuando personalmente he vivido por y para ella. Esta pregunta nos la hacemos muchos ciudadanos que hemos visto cómo una medicina de guerra sólo la han llevado a cabo los médicos civiles.

–¿Podría haber participado el ejército más activamente en esta crisis?
—La operación Balmis ha sido ejemplar. El ejército ha participado en lo que le han pedido pero hoy, en España, el ejército escuece un poco. Tú sacas una unidad militar a la calle y provocas incomprensión social, porque vivimos en un momento en el que la sociedad está tremendamente polarizada, y eso tiene un precio. En Francia, Bélgica o en EEUU sacan a los militares a la calle ante un problema grave como éste, y no pasa nada. En España, en según qué escenarios, recurrir al ejército está muy mal visto y es políticamente incorrecto. Además, el Gobierno no se atreve.

–¿Recomienda un nuevo confinamiento?
—Sin ninguna duda. El confinamiento te permite ganar tiempo. Mejorar la inmunidad comunitaria, evaluar los resultados, orientar los esfuerzos. Sobrevivir, en definitiva.

–Nadie está a salvo del virus, ni siquiera unas monjas de clausura como las del convento de Santa Paula de Sevilla a las que SAMU asistió.
—Es cuestión de suerte. Monjas de clausura y todas contaminadas. ¿Por dónde ha entrado el virus? Cualquiera sabe. El panadero, el jardinero….

—SAMU ha participado en varios dispositivos sanitarios frente al Covid, como el del Hotel Alcora, en San Juan de Aznalfarache (Sevilla), o la Residencia del Tiempo Libre de la Línea de la Concepción (Cádiz). ¿Cómo ha vivido esta experiencia?
—Lo primero es agradecer a la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía que confiara en nosotros. En SAMU tenemos un personal de medicina, enfermería y de auxiliares que es modélico. Gente ilusionada, que trabaja con alegría, con rigor, con disciplina. En estos momentos es muy bueno tener una buena tecnología, pero es más importante humanizar lo que hagas. Por ejemplo, cuando estuvimos en el Hotel Alcora puse en marcha una unidad que se dedicó exclusivamente a la gestión de la angustia, y fue fantástico. Gestionamos la ansiedad que sufrían no solo los pacientes y familiares, también los profesionales. La gestión del estrés en este momento creo que es fundamental.

–La formación que se imparte en Escuela SAMU se basa en situaciones de crisis. Es como si SAMU siempre se hubiese estado preparando para algo así.
— SAMU ha creído siempre que podría producirse una crisis biológica y nos hemos formado para ello. Hemos sido los únicos capaces de preverlo, de entrenar personal y de tener equipamiento. Pero no creo que sea momento para la autocomplacencia, sería una falta de respeto. Es el momento de ser humildes y estar disponibles.

—SAMU también participó este verano en una misión internacional contra el coronavirus: El Salvador 2020.
—Aquel fue un trabajo excepcional en un momento muy difícil. Para mí, El Salvador tuvo el secreto del éxito de SAMU, que es hacer ver a todos nuestros profesionales que la carrera la gana el que es capaz de apretar en la curva. En la línea recta todos podemos apretar el acelerador, pero pisar más en la curva es de valiente, intrépido y ganador. Siempre le he inculcado a mis hijos y a mis profesionales que en los momentos complicados es cuando hay que estar y salir a por todas.

–¿Ha sido El Salvador la misión internacional más importante de SAMU?
—SAMU ha hecho muchas misiones en momentos muy complicados, pero sí puedo decir que ésta ha sido la más bonita y dulce, y la más reconocida desde el punto de vista de los medios. El Salvador ha significado la consolidación de un equipo nuevo y de una nueva generación de líderes de SAMU. Yo no he ido y me ha producido una gran alegría ver que la transición generacional está funcionando.

–¿Qué le motivó a crear SAMU hace casi 40 años?
—En aquella época había muchísima gente que se moría en accidentes de tráfico y no había asistencia en las carreteras. También muchas personas se morían en sus casas o de camino a los hospitales mientras les trasladaban en aquellos taxis o coches con los pañuelos blancos por la ventana. Yo estuve en París formándome en medicina de emergencias. Vi que en España no había nada de eso y me pareció un proyecto interesante implantar ese tipo de medicina en mi país. Empeñé mi familia, mis ahorros y todo mi tiempo, y fui capaz de compaginar mi vida militar con este proyecto personal.

—¿Qué supuso para SAMU el nacimiento del 061 en Andalucía, un servicio de emergencias público?
—Aunque hoy es nuestro principal cliente y somos todos muy amigos, a principios de los 90 la creación del 061 fue un gran palo para nosotros. SAMU estaba el primero en la lista para ser lo que hoy es el 061. De este servicio se iba a encargar una entidad privada y, con el decreto prácticamente firmado, alguien cambió de opinión y pensó que un servicio tan estratégico no podía llevarlo una empresa privada, y así surgió el 061, que se nutre de todas nuestras capacidades y profesionales. De hecho, muchos trabajadores del 061 se han formado con nosotros a través del Máster de Enfermería en Emergencias y Catástrofes. Ése es mi legado. Hoy somos servicios hermanos y la relación es inmejorable.

–SAMU ha experimentado un crecimiento enorme en los últimos años, con presencia en tres países y una plantilla de más de 1.800 trabajadores.
—Es cierto, pero sería injusto si no dijese que ese crecimiento exponencial es fruto de la segunda generación, de mis hijos y de los profesionales que me han acompañado incondicionalmente. No seré yo el portador de la vanagloria de esta explosión. Yo no me hubiera atrevido a hacer en este momento tantas cosas. Repito, este crecimiento es fruto del esfuerzo de la segunda generación. ¿Cuál ha sido mi papel? Orientar, escuchar, potenciar, reforzar sus decisiones, apoyarlas y poner en ellas mis mejores capacidades.

—Seguro que aún tiene mucho que decir.
—El otro día, a propósito de esta entrevista, le dije a mi hijo que yo estaba ya preparado para morir. He asegurado una doctrina y he transmitido una forma de trabajar que están funcionando. Hace un tiempo era imposible hacer algo en SAMU sin que pasara antes por mi mano, cada punto y cada coma. Ahora ya no. Todo funciona. Ahora estoy aquí en este despacho como un jarrón chino. Mi labor en la vida está hecha. Todo va a funcionar en mi ausencia y eso es muy grande, es muy tranquilizador. Creo que esta debería de ser la última entrevista de mi vida porque es el momento más feliz de mi vida. Después de esto, ya no tengo más que decir ni que hacer.

I Jornadas Nacionales de Rugby Inclusivo y Adaptado.

Primer foro nacional sobre rugby inclusivo

Fundación SAMU, en colaboración con el Club de Rugby San Jerónimo, la Universidad Pablo de Olavide, la Fundación San Pablo Andalucía CEU, Special Olympics España y Esyde Formación Utrera, celebra del 1 al 3 de diciembre las I Jornadas Nacionales de Rugby Inclusivo y Adaptado.

Estas jornadas tienen como objetivo promover una mayor comprensión acerca del rugby inclusivo y el rugby adaptado a nivel nacional, y dar a conocer los beneficios que aporta este deporte como herramienta de integración e inclusión de las personas con algún tipo de discapacidad en la vida social, al igual que de otros colectivos en situación de vulnerabilidad. Este evento también pretende desarrollar vías de intercambio de conocimiento y participación entre profesionales dedicados a la inclusión social y deportiva, fomentando el desarrollo y difusión de prácticas profesionales rigurosas.

“Esperamos que estas jornadas sean un punto de encuentro para todos los profesionales y personas interesadas en la actividad física inclusiva y adaptada como medio de mejora de la calidad de vida e inclusión de todas las personas”, explican desde la organización.
Entre los principales temas que se tratarán durante estos tres días destacan el proyecto RugbyES SAMU; el rugby como herramienta de inclusión social; situación, análisis y variantes del rugby inclusivo en España; rugby y género; rugby en silla de ruedas y el rugby paralímpico.

Debido a la pandemia del Covid-19, las sesiones se desarrollarán mediante una plataforma de videoconferencia que posibilitará a los ponentes realizar sus presentaciones, compartiendo vídeo y audio, así como a los asistentes participar activamente desde sus casas o lugares de trabajo a través del ordenador o un dispositivo móvil. Estas sesiones serán grabadas y estarán a disposición de los interesados durante 30 días.

El programa cuenta con cerca de 20 ponentes e invitados y hay más de 300 inscritos. Antonia Rubio González, directora general de Infancia de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía será la encargada de inaugurar las jornadas el martes 1 de diciembre junto al director general de SAMU, Carlos González de Escalada.

Entre los ponentes e invitados a las jornadas destacan Javier Gálvez González, decano de la Facultad Ciencias del Deporte de la Universidad Pablo de Olavide; Thierry ‘Titi’ Feteu, jugador internacional con la Selección Española de Rugby; Miguel Ángel Luis Pérez; entrenador del Club de Rugby San Jerónimo Sub 18; José Manuel Román Cobacho, director del Centro Residencial para Jóvenes Migrantes SAMU Polanco de Sevilla; Miguel Carlos Palanca Rodríguez, presidente de Unión Rugby Almería; Marc Subirón Polo, jugador del Barcelona Universitari Club; y Francisco Javier Ginés Llebre, presidente del Club de Rugby San Jerónimo, entre otros.

ISL SAMU Arcos

ISL SAMU Arcos: Cada contrato, un sueño cumplido

El joven Sidiye llegó al recurso ISL SAMU Arcos en junio con una sonrisa sincera y una mirada de agradecimiento. Nos llamó la atención lo respetuoso y amable que se mostró desde el primer instante. Cuando realizamos su itinerario de inserción sociolaboral nos dijo que le gustaría aprender el oficio de carpintería, ya que en su anterior recurso comenzó unas prácticas que tuvieron que ser suspendidas tras decretarse el estado de alarma en España a causa de la crisis del coronavirus. Después de tener esta primera entrevista con el menor, tuvimos claro que ese era su perfil profesional: mostraba muchas ganas y conocimientos sobre este oficio, era su sueño, él quería ser carpintero.

Antes de comenzar las prácticas, el equipo educativo trabajó junto al menor la mejora de sus competencias comunicativas y habilidades sociales para que pudiera expresarse correctamente y con tranquilidad. Así podría afrontar con éxito una entrevista que tenía concertada para realizar prácticas formativas en una empresa y también podría relacionarse con sus futuros compañeros de trabajo.

Este esfuerzo dio su fruto. El joven fue seleccionado en la entrevista frente a otro candidato para realizar las prácticas formativas no laborales. Sidiye veía cada día más cerca la posibilidad de cumplir su sueño de aprender el oficio de carpintero.

Tanto el empresario como el menor tenían la certeza de que uno quería enseñar y otro, aprender. Pero lo que no sabían es que el proceso de enseñanza y aprendizaje iría más allá de lo profesional, generándose un ambiente familiar en la empresa gracias al vínculo establecido entre ellos y los demás compañeros que forman parte de la plantilla de la empresa.

Sidiye se aplicó duramente y el empresario quiso premiar su esfuerzo y dedicación ofreciéndole su primera oportunidad laboral, haciendo así realidad el sueño del joven.

Pero todo camino tiene sus dificultades, y la condición para contratarlo era que aprendiese bien a defenderse con los números. Para ello, Sidiye puso todas sus energías en aprender Matemáticas y todas las tardes realizaba ejercicios de Matemáticas sin que nadie se lo indicase, invirtiendo su tiempo libre en su aprendizaje.

Este ejemplo de superación nos ha enseñado que todo esfuerzo tiene su recompensa. Cada inconveniente encontrado en el camino ha sido un reto que superar para Sidiye y lo ha hecho siempre mostrando una sonrisa, mucha ilusión y motivación y un buen comportamiento tanto hacia sus compañeros como hacia el equipo educativo.

El 21 de octubre fue una fecha marcada a fuego en su vida. Fue el día en el que Sidiye cumplió su sueño: firmó su primer contrato de trabajo, algo que no dudó en compartir inmediatamente con su familia, que, a pesar de la distancia, lo apoya en todo y está muy entusiasmada con esta gran oportunidad para él.

El recurso ISL SAMU Arcos tiene como objetivo la inserción sociolaboral de los menores que acogemos en el centro y dotarles de competencias para alcanzar su autonomía, independencia y emancipación, objetivo que Sidiye ha conseguido.

Desde el centro ISL SAMU Arcos se le ha buscado un piso para vivir tras cumplir la mayoría de edad y la oportunidad de tener un contrato de trabajo que dignifique su vida. Todo el equipo está muy contento y satisfecho del logro obtenido.

Ningún reto es fácil de lograr pero, si perseveramos, podemos lograrlo todo. Podemos hacer realidad todos nuestros sueños al igual que lo ha hecho Sidiye.

Pero esto no queda aquí. El equipo SAMU Arcos sigue cumpliendo objetivos y los menores acogidos en el recurso, sus sueños.

Así, el 15 de octubre, dos menores del centro ISL SAMU Arcos, H. D. y Y. M., comenzaron sus prácticas formativas en la empresa Coches Cádiz, SL. Estos dos chicos han tenido una trayectoria en nuestro recurso, desde que ingresaron en septiembre de 2019, excepcional.

Son chicos excelentes, proactivos, colaborativos y que han ido creciendo como personas durante su estancia en el centro. Han llegado a ser responsables, trabajadores, maduros, mostrando un comportamiento ejemplar y convirtiéndose en un modelo a seguir para los demás compañeros. Siempre han colaborado con el equipo en el funcionamiento del centro y las actividades cotidianas del mismo y han sido un referente para el resto de compañeros.

Desde la dirección de la empresa Coches Cádiz han reconocido y valorado todas estas cualidades y, en tan sólo una semana de prácticas, la compañía comunicó a la dirección del centro ISL SAMU Arcos que deseaba contratar a los dos menores para que formaran parte de la plantilla.

Los chicos están que rebosan de alegría y el equipo también, ya que ambos se lo merecen con creces y van a poder cumplir su sueño al igual que Sidiye.

Ahora sólo falta superar las dificultades burocráticas que existen. El equipo las afronta con ganas porque sabe que, aunque nos encontremos con vicisitudes en el camino, no vamos a desfallecer en nuestra labor de orientación e inserción en el mercado laboral de nuestros chicos y seguiremos buscándoles nuevas oportunidades para tener un futuro mejor en nuestro país.

Esto es un logro de los chicos, del equipo y un foco de esperanza para los menores que llegan al recurso y ven los sueños cumplidos de otros menores en su misma situación.

Yolanda Mateos Llamas. Dirección ISL SAMUArcos

Enrique Busto Álvarez

Hasta siempre, amigo Kike

El 9 de noviembre, en plena segunda ola del coronavirus, el Alojamiento tutelado El Aljar de Gijón (Asturias), gestionado por Fundación SAMU, sufrió una gran pérdida que ha dejado consternado a trabajadores y residentes: el fallecimiento de Enrique Busto Álvarez, uno de los usuarios más carismáticos del recurso, a consecuencia de complicaciones derivadas del Covid-19. Kike, nombre con el que le conocían todos sus compañeros, tenía 67 años.

Kike era el hombre de la eterna sonrisa. El alcalde del Natahoyo, su barrio. Resultaba casi imposible pasear con él por las calles de su barrio sin que alguien se parase a saludarlo, le invitase a un café o a un cacharrín o le hiciese algún comentario sobre su Sporting del alma.

Era entrañable, disfrutaba en la calle y de la calle. No sabía leer ni escribir, pero eso nunca supuso un impedimento para él y su desarrollo ya que se orientaba perfectamente, mantenía conversaciones con cualquier persona y tenía una memoria envidiable que le permitía recordar y tener una anécdota de todas las personas que se habían cruzado en su vida en algún momento y, por supuesto, de todos aquellos que le vieron crecer y que desde niño le acogieron.

Todos sus amigos, vecinos y conocidos del barrio se preocuparon por él desde que se decretó el estado de alarma y por lo efectos que el confinamiento obligatorio estaba teniendo en él. Kike se recuperó de esta situación poco a poco durante el verano gracias a sus amigos y vecinos que hoy sienten un enorme vacío ante la ausencia de su vecino más entrañable.

Todas las personas que hemos tenido la suerte de que Kike pasase por nuestras vidas, de cuidarlo, de disfrutar de él cada momento y de convivir con él; sus monitoras del Marítimo; sus compañeros de piso, que tendrán que vivir con la ausencia de “cacharrín”; y parte de la familia de SAMU que tuvo la suerte de conocerle estos últimos años estamos completamente desolados.

Lo llevamos y lo llevaremos siempre en nuestro corazón, recordaremos su eterna sonrisa, sus cánticos y siempre que alguien nos pregunte cómo estamos recordaremos con una sonrisa su famoso “¿y tú?”.

Kike, saluda a Quini de nuestra parte. Cuídate mucho y no dudes por un segundo que todos aquí nos quedamos un poco vacíos sin tu presencia.

Hasta siempre Kinkín.

Equipo del Alojamiento tutelado El Alfar