Pasaporte SAMU

Pasaporte SAMU: en busca del talento oculto que está en nuestra casa

SAMU se ha propuesto para este curso que acaba de arrancar un nuevo objetivo: hacer brillar el talento oculto de sus propios trabajadores y que tengan la suficiente confianza en sí mismos para postularse y optar a nuevos puestos o proyectos dentro de la organización.

La entidad cuenta con una plantilla de casi 1.800 trabajadores en toda España y Marruecos. Es una organización compleja, en la que concurren sectores como la sanidad, las emergencias y los servicios sociales, por lo que existen perfiles profesionales que abarcan muchas categorías. Desde médicos, enfermeros o técnicos sanitarios, pasando por psicólogos, pedagogos, educadores, cuidadores, auxiliares sanitarios, mediadores, integradores, personal de administración, de asuntos contables, formadores, y un largo etcétera en ámbitos de la salud, discapacidad, acogida de menores o el cuidado de mayores.

“Cada parte del engranaje enfoca a la excelencia su cometido, conformando una institución que cada día apuesta por su trabajo, y cómo no, por su futuro y el de sus profesionales. Como cualquier organización moderna, SAMU apuesta por el desarrollo profesional de su capital humano. No olvidemos que en una empresa de servicios, el principal activo son las personas”, explica José Antonio Trujillo, director del departamento de Desarrollo. “Creemos y sabemos que en SAMU hay mucho talento oculto y queremos que florezca”.

Por esta razón, el departamento de Desarrollo ha puesto en marcha el proyecto Pasaporte SAMU, una plataforma virtual que se encuentra actualmente en fase piloto y que permita a los trabajadores de la organización dar a conocer su currículos, acreditaciones y méritos, y donde los propios trabajadores puedan postularse para determinados puestos o proyectos que les permitan promocionar.

“Saber qué hace cada empleado, cuál es su formación, su experiencia y sus posibilidades de desarrollo profesional está entre las prioridades de SAMU en un doble dirección. Por un lado, trabajar en descubrir el talento en cada área e integrar profesionales valiosos en aquellos proyectos y cometidos que desarrollamos cada día. Y, por otro lado, ofrecer vías de desarrollo profesional y de promoción interna que faciliten la mejora continua e incentiven el sentido de pertenencia en SAMU”, señala José Antonio Trujillo.

Es por ello por lo que SAMU pone en marcha una serie de iniciativas tendentes a hacer aflorar el talento, los conocimientos y la experiencia de su principal activo: las personas.

Manuel Hidalgo Heredia

El conductor al que todos querían

En la Nochebuena de 2011, Manuel Hidalgo Heredia, conductor del autobús de SAMU durante 10 años, protagonizó una de las anécdotas más recordadas en la entidad. Manolo, como todos le conocían, debía de trasladar en autobús desde Granada hasta El Bosque (Cádiz) a 34 menores que habían llegado en patera a Motril. Lo que parecía un trabajo relativamente fácil y que le iba a permitir estar en casa a las cinco de la tarde, resultó ser una carrera de obstáculos desde primera hora.

El viaje desde Sevilla hasta Granada, que realizó junto al compañero Sergio Carayol, comenzó a las seis de la mañana con una peligrosa e intensa niebla en la carretera. Al llegar a Granada, los menores no estaban allí, sino en Motril. Una vez allí, la Policía no tenía constancia del traslado de los 34 menores. Hasta las siete de la tarde, no pudieron emprender el viaje hacia El Bosque, donde llegaron a las diez de la noche. Y de ahí, de vuelta a Sevilla, y de nuevo con una niebla densa que le obligaba a conducir despacio. Aquella Nochebuena, Manolo y Sergio no llegaron a sus casas hasta la una. Pero, a pesar de ser una fecha tan señalada, ambos siempre contaban esta historia con humor y recordaban las buenas migas que se comieron junto a la Alhambra.

Hoy quien cuenta esta anécdota es sólo Sergio Carayol, en recuerdo de su querido amigo fallecido. Quienes conocieron a Manuel aseguran recordar otras miles de anécdotas protagonizadas por este compañero. Así, al abrirse la Unidad de Estancia Diurna San Lucas (Sevilla) en marzo de 2008, Manolo se presentó con su currículo y se ofreció de forma altruista, antes incluso de que lo contrataran, para diseñar la ruta más rápida para trasladar a los usuarios de sus domicilios al centro. Trabajó en ello toda una tarde y con su propio vehículo. Poco tiempo después, rescató a un usuario extraviado y lo llevó de vuelta al centro. Éste fue un anticipo de la que sería una trayectoria al cuidado de la inclusión de estas personas en situación de vulnerabilidad. También, en los inicios de la andadura de San Lucas, llegó a un acuerdo con los propietarios de Bar Pepi para que los usuarios con graves trastornos de conducta pudieran tomarse de forma gratuita un refresco tras su paseo semanal.

Amable, luchador, con un buen corazón, emocional y sensible, gran amigo, Manolo entendía el trabajo en equipo y siempre se entregaba a sus compañeros cuando le necesitaban. Cuando veía algún problema en el equipo, solía organizar una barbacoa para unir al grupo y limar asperezas. Y si un compañero pasaba por un mal momento no dudaba en pararse a hablar con él y, lo que es más importante, escucharle.

Manolo tenía un trato cercano con los familiares de los usuarios. De forma amable y afectuosa, mediaba en los conflictos referente a las rutas, la puntualidad, los cambios de paradas… Y no le faltaba autoridad cuando se producían alteraciones durante los trayectos, siendo una persona muy respetada. Manolo fue también el principal impulsor del equipo de fútbol de UED San Lucas. Consiguió, gracias a la solidaridad del barrio, materiales para entrenar y la primera equipación que lucieron los chicos.

Hace un par de años, su hijo Iván le expresó su deseo de seguir sus pasos y sacarse el carnet para conducir el bus. Justo antes de que le detectaran la enfermedad a Manolo, el joven le acompañó como voluntario para aprender el oficio y le ha sustituido durante este año. Éste será un motivo más para recordarle cada día.

Manolo Hidalgo (1962-2020, Zahara de la Sierra, Cádiz), el conductor del primer y único autobús de SAMU, falleció el 30 de agosto a los 58 años tras una larga enfermedad. Deja un vacío enorme entre sus compañeros y también entre los usuarios y residentes de los distintos centros, para quienes era mucho más que la persona que les acompañaba en sus traslados.