Taller de Albañilería EOF

Construir un futuro en la Escuela de Oficios

Tres tardes por semana desde hace dos meses, Rafael Hernández cambia su papel de educador en el centro de menores Miguel de Mañara, en Montequinto (Sevilla), por el rol de profesor del taller de albañilería de la Escuela de Oficios de SAMU (EOF), en Gelves. Catorce jóvenes aprenden con él en una nave de SAMU en el Parque Tecnológico Citec labores auxiliares de albañilería con el objetivo de aprender un oficio y dar sus primeros pasos en el mercado laboral.

A las cinco de la tarde empiezan las clases. Todos los chicos se sientan en sus mesas y atienden a las explicaciones de Rafael antes de dirigirse a la nave donde ponen en práctica sus conocimientos por equipos. “El taller es muy práctico y la teoría es muy ligera. El objetivo es que los chicos adquieran unas nociones básicas sobre el oficio de albañilería, que conozcan los materiales, las herramientas y los procedimientos elementales. Es cierto que éste es un curso básico, pero muy ambicioso”, explica el profesor, que antes de ser educador en el centro de menores de SAMU ARB Miguel de Mañara trabajó durante varios años en la construcción. “Lo que más me gusta de ellos es su actitud y su voluntad. Tienen muchas ganas de aprender”, continua Rafael Hernández.

Seis de los alumnos de este taller de albañilería son residentes en algún centro de acogida de menores de SAMU o se benefician de algún recurso para exmenas de esta organización. Todos ellos son inmigrantes. Es el caso de Billal Siasse o de Lahsan, ambos originarios de Marruecos. “Me gusta mucho este curso. Yo tengo experiencia en el oficio, pero no formación”, señala Lahsan, que llegó a España hace más de dos años.

Desde la dirección de la Escuela de Oficios destacan el esfuerzo y la implicación de los profesionales de los centros de menores de SAMU para que estos jóvenes puedan participar en este taller, ya que son los propios monitores los que llevan y recogen en coche a estos jóvenes del Parque Tecnológico Citec para que puedan recibir sus clases.

El resto de alumnos son de nacionalidad española y proceden de zonas vulnerables o en riesgo de exclusión social. En concreto, forman parte de un programa de Cáritas y del programa Eracis (Estrategia Regional por la Inclusión 2019-2022), impulsado por la Junta de Andalucía con Fondos Europeos y en colaboración con el Ayuntamiento de Coria del Río.

“Lo que más me gusta de este curso son las prácticas, algo fundamental para mí. La teoría es muy comprensible y accesible y la mayor parte de la tarde estamos trabajando por equipos en el proyecto final”, comenta Abraham, un joven de 23 años de Coria del Río y perteneciente al programa Eracis.

Todos los alumnos del taller trabajan de forma conjunta y coordinada en un proyecto común, la construcción de dos aseos desde cero. “Estoy bastante orgulloso de ellos. No hacen demasiadas chapuzas, trabajan de manera muy coordinada y limpia. Miden muy bien. Trabajan con cabeza”, destaca el profesor del taller, Rafael Hernández.

La nave que Escuela SAMU dispone en el Parque Tecnológico Citec se divide en tres zonas, dos de ellas para los talleres de electricidad y fontanería que comenzarán a impartirse en enero, y una tercera, la más amplia, para el taller de albañilería.

El profesor divide a sus alumnos en tres equipos que van rotando cada día. Dos de ellos se sitúan en unas zonas que podemos llamar de entrenamiento, donde realizan las mezclas y levantan muros. Aquí practican los diferentes procedimientos que luego deberán llevar a cabo en su proyecto final, en el que trabaja el tercer equipo. “Son bastante autónomos. Están muy motivados, se nota que les gusta lo que hacen”, apunta Rafael Hernández.

Una vez finalizado el curso, que comenzó en noviembre, todos los alumnos realizarán prácticas en empresas.

La EOF ya trabaja para poner en marcha en 2021 nuevos talleres y cursos de formación, entre los que destacan hostelería, pintor, mediador intercultural, mozo de almacén o atención sociosanitario. Esta escuela cuenta también con la colaboración de la Fundación La Caixa que ha puesto en marcha un programa de becas dirigido a personas en riesgo de exclusión social.

Con la Escuela de Oficios, que nació en 2019, SAMU pretende recuperar la filosofía y objetivos de las antiguas Escuelas de Artes y Oficios de España, promovidas en el siglo XIX, y responder a la preocupación como entidad por dotar a los menores de SAMU, y en general a los jóvenes andaluces desempleados, de herramientas para favorecer su autonomía y ayudarles a incorporarse con éxito al mercado laboral con un enfoque práctico. Los programas de la Escuela de Oficios de SAMU favorecen la mejora de sus competencias y habilidades sociales, y les guían hacia el mercado laboral a través de contrataciones de empresas colaboradoras.

Escuela SAMU simulacro integral

Escuela SAMU: Un ejercicio con quince escenarios distintos

Médicos, enfermeros y estudiantes de Formación Profesional participaron el 3 de diciembre en el primer gran simulacro integral del curso 2020-2021 de Escuela SAMU, en Sevilla. A pesar de la pandemia del coronavirus, la dirección de Escuela SAMU está realizando un esfuerzo titánico para ofrecerle a sus estudiantes la mejor formación en emergencias sanitarias y con la misma calidad de siempre a pesar de las circunstancias. La crítica situación sanitaria que atraviesa el planeta por el Covid-19 hace que la labor formativa de SAMU sea ahora más necesaria que nunca.

“Ofrecemos la calidad de siempre. Nuestra formación no se ha visto resentida en ningún momento a causa de la crisis. Seguimos desarrollando simulacros y ejercicios de alta calidad. Es más, estamos convencidos de que ahora nuestra formación es más necesaria que nunca. Debemos preparar a nuestros alumnos lo mejor posible para que estén preparados para actuar en situaciones extremas como la que estamos viviendo”, señalan los responsables de Escuela SAMU.

El gran simulacro de diciembre, de Procesos Asistenciales Continuados, contó con la participación de los alumnos de formación profesional en Técnico de Emergencias Sanitarias (TES) y Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAE), además de los estudiantes del Máster de Enfermería en Urgencias, Emergencias, Catástrofes y Acción Humanitaria (UECAH) y del Máster en Urgencias Médicas.

El ejercicio arrancó en un centro de coordinación de emergencias, donde se reciben avisos de diferente índole y se ofrece asistencia a diferentes pacientes tanto en el hospital, como en la calle y en los domicilios.

“Nuestros alumnos contaron con un Centro Coordinador de Urgencias (CCU), ubicado en el aula 8 de Escuela SAMU, que fue recibiendo las diferentes llamadas solicitando asistencia. Desde ese momento, los alumnos fueron acudiendo a los diferentes avisos y realizaron traslados al hospital, ubicado para este simulacro en la clínica de estabilización. Este punto funcionó durante el ejercicio como un hospital normal, al que acuden pacientes por su propio pie y otros trasladados en ambulancia”, relatan desde la escuela.

Los objetivos de este tipo de simulacros que se realizan de forma periódica en la escuela son trabajar de manera coordinada en un ejercicio multidisciplinar; coordinar los diferentes recursos para dar solución a las situaciones de emergencia que se van a simular; realizar la valoración primaria a los diferentes pacientes y decidir sobre qué hacer con el paciente en cada caso; tener capacidad de decisión bajo situaciones de presión; decidir qué acciones llevar a cabo para conseguir un bien común, y poner en práctica los resultados de aprendizaje que aportan los diferentes módulos.

“Normalmente, en SAMU, solemos hacer simulacro de un tema especifico. La mayoría de las veces organizamos incidentes con múltiples víctimas (IMV), pero en esta ocasión hemos creído necesario realizar un simulacro donde lo más importante sea el trabajo en equipo y la continuidad de la asistencia. Es decir, los alumnos viven de la manera más real posible todo el proceso que supondrá su trabajo en un futuro, desde la asistencia del paciente in situ, su traslado en ambulancia, la transferencia al hospital y la atención hospitalaria”, comenta Thomas Couyotopoulo, subdirector de Escuela SAMU.

“El ejercicio ha sido muy positivo para médicos, enfermeros, técnicos en emergencias y auxiliares de enfermería, ya que aprenden a trabajar en equipo y a asistir todo tipo de emergencias”, señala el instructor.

En total se simularon quince situaciones distintas en un mismo ejercicio y de manera continuada y coordinada. Entre estas situaciones destacan: un accidente de tráfico con dos vehículos implicados y cinco víctimas; la asistencia en domicilio de un paciente con 73 años con un edema agudo de pulmón; una madre que lleva a su hijo al hospital por un resfriado y que resulta ser una neumonía; una fractura de cadera; un accidente laboral de un obrero con un shock medular; un ictus; una pelea con cuatro víctimas, una de ellas con una puñalada en tórax e intoxicación etílica; la asistencia a un grupo de personas con disnea por reacción alérgica al marisco; un atropello a un peatón por parte de un motorista; y el derrumbe de un edificio, entre otras.

Escuela SAMU

Escuela SAMU: Una nueva hornada de samuitas

Después de una pandemia, un confinamiento de más de tres meses, medidas restrictivas y limitaciones de movilidad, los 24 enfermeros que comenzaron en octubre de 2019 el Máster de Enfermería en Urgencias, Emergencias, Catástrofes y Acción Humanitaria (UECAH) de SAMU y la Universidad CEU San Pablo han finalizado su formación en las instalaciones de Escuela SAMU, en Gelves (Sevilla). Cuando iniciaron sus clases, algunos de sus profesores les advirtieron que no sería un curso fácil y que, tras la finalización del máster, no serían los mismo. Pero nadie se podía imaginar en aquel momento que iban a tener que enfrentarse a las consecuencias de un virus mortal hasta entonces desconocido.

En marzo, tras decretarse el estado de alarma, Escuela SAMU decidió suspender las clases del Máster de Enfermería y retomarlo cuando la situación sanitaria lo permitiera para poder ofrecer a sus alumnos una formación de gran calidad, basada en simulacros y grandes ejercicios integrales que ponen a los participantes al límite tanto a nivel profesional como personal.

En septiembre, estos enfermeros pudieron retomar sus estudios de posgrado concentrando toda la formación que quedaba por impartir en dos meses con un horario intensivo de mañana y tarde.

“Hemos realizado un esfuerzo enorme, tanto los alumnos como los profesores, pero lo hemos conseguido, estamos muy orgullosos”, explica Andrés Rodríguez Holst, instructor de Escuela SAMU. “Ha sido una locura. Hemos llegado a tener 200 alumnos en la Escuela de diferentes cursos y másteres a la vez, pero eso no ha hecho que decayera nuestro rendimiento, más bien todo lo contrario”.

Rodríguez destaca el esfuerzo llevado a cabo por el equipo de profesores, muchos de los cuales han participado durante estos meses en diferentes dispositivos llevados a cabo por SAMU para hacer frente al Covid-19. “Los instructores que han estado estos meses en activo estaban cansados pero han hecho un esfuerzo enorme. Venían todas las mañanas a la escuela con la mejor actitud a pesar de no haber dormido la noche anterior o haber salido de una guardia. También me ha impresionado mucho la actitud de los alumnos. Todos retomaron sus estudios, los 24, rechazando algunos de ellos ofertas laborales”.

A falta de la entrega del Trabajo Fin de Máster (TFM), a mediados de noviembre, estos jóvenes realizaron su examen final, un ejercicio plenamente práctico dentro del módulo de Procesos Asistenciales Integrales (PAI) que puso punto y final a su formación en SAMU.

“Hemos ofrecido la calidad de siempre. Nuestra formación no se ha visto resentida en ningún momento a causa de la crisis. Hemos desarrollado simulacros y ejercicios de alta calidad. Es más, estamos convencidos de que, ante la situación actual, nuestra formación es más necesaria que nunca. Debemos formar a nuestros alumnos lo mejor posible para que estén preparados para actuar en situaciones extremas como la que estamos viviendo”, explican desde Escuela SAMU.

A diferencia de las promociones anteriores, esta nueva horneada de samuitas no ha podido disfrutar de una gala de graduación a causa del coronavirus. No obstante, desde Escuela SAMU no quisieron dejar pasar la oportunidad de rendirles un pequeño homenaje a través de un acto simbólico que tuvo lugar en las instalaciones de la Escuela para recordarles: “¡Suerte samuitas en vuestra nueva etapa! La sociedad os necesita”.

Escuela de Oficios-La Caixa

Caixabank impulsa a la Escuela de Oficios

Caixabank, a través de su acción social y en colaboración con la Fundación la Caixa, ha otorgado a la Fundación SAMU una ayuda de 24.000 euros para su Escuela de Oficios. Este proyecto de inserción sociolaboral es pionero y tiene como objetivo ofrecer oportunidades educativas a los jóvenes más vulnerables mediante su capacitación profesional en oficios con alta empleabilidad.

La Escuela de Oficios SAMU surgió en 2019 para atender las necesidades con las que se encuentran los jóvenes que residen en los centros de Fundación SAMU, menores no acompañados cuya mayoría se encuentra en etapa previa a la emancipación. Una vez cumplidos los 18 años, estos jóvenes deben aprender a desenvolverse por sí mismos en el mercado laboral, algo muy complicado debido a su falta de recursos y habilidades profesionales.

En el marco de la estrategia de gestión de los centros de menores por parte de Fundación SAMU, que busca proporcionar a los menores las herramientas necesarias para que puedan llegar a ser adultos responsables y autónomos, la Escuela de Oficios dota a los alumnos de habilidades y herramientas profesionales, en colaboración estrecha con empresas que los acogen en régimen de prácticas.

La Escuela de Oficios se centra en sectores donde existe una alta demanda laboral, tales como la construcción, la agricultura, la hostelería, los servicios sociales u otros muchos, y siempre con un enfoque muy práctico dinámico y participativo, orientado a la inserción.

Aunque inicialmente centrado en los menores no acompañados asistidos por la Fundación, la Escuela de Oficios ha abierto también la oferta a otros jóvenes vulnerables que no pertenecen a los programas de la entidad, atendiendo a un total de 150 destinatarios, entre los que se incluyen centros de chicas inmigrantes.

La Fundación la Caixa ha otorgado a Fundación SAMU esta ayuda en el marco de su convocatoria de ayudas a la inserción laboral 2020. Gracias a este apoyo, Fundación SAMU podrá avanzar de forma sensible en el alcance de su Escuela de Oficios, contribuyendo a la incorporación al mercado de trabajo de personas en riesgo de exclusión.

Escuela de Oficios visita IAJ

La Escuela de Oficios de SAMU inaugura sus nuevas instalaciones

La Escuela de Oficios (EOF) de SAMU estrena instalaciones. Ya han concluido los trabajos de ampliación que permitirán acoger nuevos talleres profesionales. En concreto, la EOF ha acondicionado una nave en desuso situada en el Parque Tecnológico Citec, muy cerca de las instalaciones de Escuela SAMU, en Gelves (Sevilla). El objetivo es que este espacio acoja los talleres prácticos de los cursos que ofrece la escuela, como por ejemplo los talleres de carpintería metálica, albañilería, electricidad, pintura y fontanería.

Las previsiones se han cumplido y este nuevo espacio ya está listo, justo a tiempo para el inicio de la actividad académica, previsto para noviembre.

El 30 de octubre, el director general del Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ), David Morales Zamora, que sigue de cerca la evolución de la EOF, visitó las nuevas instalaciones situadas en Gelves. En esta visita institucional también estuvieron presentes el director general de SAMU, Carlos González de Escalada, y la directora de la Escuela de Oficios, Lourdes Vázquez.

SAMU alcanzó a principios de 2020 un acuerdo de colaboración con el Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ) en virtud del cual este organismo de la Junta de Andalucía colabora en la difusión y en el desarrollo de los programas de la Escuela de Oficios SAMU.

El proyecto Escuela de Oficios SAMU nació en enero de este año de la preocupación de la organización por dotar a los menores extranjeros no acompañados y, en general, a los jóvenes andaluces desempleados, de conocimientos, habilidades y herramientas para favorecer su autonomía y ayudarles a incorporarse con éxito al mercado laboral.

Tras la suspensión de las clases durante el primer estado de alarma a causa del coronavirus y las vacaciones de Navidad, la EOF tiene previsto ofrecer a partir de noviembre nuevos cursos de oficios. Entre ellos destaca el curso de albañilería, que contará con prácticas en empresas, al igual que el resto de cursos de EOF.

Estos programas están dirigidos a jóvenes mayores de 16 años. No es necesario disponer de ningún título previo para acceder a ellos, lo cual se convierte en uno de sus principales atractivos.

Con la EOF, SAMU pretende recuperar la filosofía y objetivos de las antiguas Escuelas de Artes y Oficios de España, promovidas en el siglo XIX, y responder a la preocupación como entidad por dotar a estos menores, y en general a los jóvenes andaluces desempleados, de herramientas para favorecer su autonomía y ayudarles a incorporarse con éxito al mercado laboral con un enfoque práctico. Los programas de la Escuela de Oficios favorecen la mejora de sus competencias y habilidades sociales, y les guían hacia el mercado laboral a través de contrataciones de empresas colaboradoras.

Escuela SAMU Módulo IMV

Formación en Escuela SAMU: más necesario que nunca

A pleno rendimiento. Así se encuentra estos días Escuela SAMU. Ningún virus frena su actividad. Todo lo contrario. La crítica situación sanitaria que atraviesa el planeta por la pandemia de Covid-19 hace que su labor formativa sea ahora más necesaria que nunca.

Todos los alumnos han iniciado ya las clases. A los 160 estudiantes de los ciclos de primer y segundo año de Técnico en Emergencias Sanitarias, Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería y Técnico en Integración Social, se unieron a mediados de septiembre los 24 alumnos del Máster de Enfermería en Urgencias, Emergencias, Catástrofes y Acción Humanitaria (UECAH) y los 12 estudiantes del Máster en Urgencias Médicas que no pudieron terminar su formación el curso pasado a causa del coronavirus, además de otros 24 médicos del curso intensivo de Medicina.

También en octubre iniciaron sus clases los estudiantes de la nueva edición del Máster de Enfermería (2020-2021). En total, más de 200 alumnos.

Para dar cabida a todos estos estudiantes y poder ofrecer el mismo nivel de calidad que caracteriza la formación de este centro educativo, Escuela SAMU ha instalado varios iglúes prefabricados en los que se imparten clases garantizando las medidas de seguridad vigentes contra el Covid-19.

“Ofrecemos la calidad de siempre. Nuestra formación no se ha visto resentida en ningún momento a causa de la crisis. Seguimos desarrollando simulacros y ejercicios de alta calidad. Es más, estamos convencidos de que ahora nuestra formación es más necesaria que nunca. Debemos preparar a nuestros alumnos lo mejor posible para que estén preparados para actuar en situaciones extremas como la que estamos viviendo”, explican desde Escuela SAMU.

Los alumnos del Máster de Enfermería 2019-2020 han recibido formación específica por parte del Segundo Escuadrón de Apoyo Al Despliegue Aéreo del Ejército del Aire dentro del Módulo de Atención en Incidentes con Múltiples Víctimas (IMV).

La asistencia sanitaria en situaciones de múltiples víctimas o catástrofe es un proceso complejo en el que una correcta actuación y atención sanitaria se presenta como un verdadero reto. Los profesionales involucrados en un IMV se ven inmersos en situaciones especiales, no solo para la asistencia in situ de los accidentados, sino por la necesidad de una coordinación y organización que permitan controlar el escenario y realizar una evacuación ordenada de los heridos. La comunicación se convierte en un pilar importante en este tipo de situaciones.

Los enfermeros han de estar formados para poder ofrecer una respuesta rápida, segura, organizada y coordinada con otros profesionales de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, con el fin de neutralizar rápidamente la amenaza evitando así la generación de más víctimas y asegurando una eficaz y rápida asistencia sanitaria en un entorno complejo.

Para hacerlo posible, es imprescindible que el personal sanitario conozca conceptos y procedimientos elementales de medicina táctica y cómo se aplican en el marco de la asistencia sanitaria en entornos hostiles. Dichos conocimientos y procedimientos han probado su eficacia en entornos militares y en entornos tácticos policiales, aumentando la supervivencia de las víctimas.

La formación en este campo es una demanda cada vez más creciente en nuestro entorno profesional debido al riesgo de la amenaza latente en la sociedad actual.

El objetivo general de este módulo es entrenar a profesionales en conocimientos, habilidades y competencias necesarias para brindar asistencia sanitaria a las víctimas de un IMV en ambiente prehospitalario.

Otros de los objetivos específicos son gestionar la autoridad; introducir medidas de seguridad a adoptar por el interviniente sanitario; sectorizar la zona según el incidente; movilizar e inmovilizar a las víctimas; realizar acarreos y arrastres para evacuaciones rápidas; realizar triaje adaptado a las circunstancias; conocer los protocolos y materiales de control de hemorragias en IMV; manejar torniquete; actualizar la asistencia y trazabilidad del paciente en IMV y conocer la dinámica de trabajo de los distintos profesionales intervinientes.

En este módulo celebrado en Escuela SAMU han participado como conferenciantes invitados Carlos Álvarez Leiva, coronel médico del Cuerpo Militar de Sanidad, profesor de Emergencias Médicas de la Universidad de Sevilla y presidente del Grupo SAMU; y Jaime Gil Abarca, ex director de los servicios especiales del Servicio de Emergencias Médicas de Barcelona (SEM) y ex director de la unidad ORCA.
Este módulo de atención en incidentes con múltiples víctimas finalizó con un ejercicio a modo de gran simulacro de unas cuatro horas de duración en el que participaron todos los alumnos del Máster de Enfermería 2019-2020 con la colaboración de voluntarios que hicieron el papel de víctimas, tal como se muestra en imágenes de este reportaje.

Otro de los módulos que se han llevado a cabo en las últimas semanas ha sido el de NBQ (Defensa Nuclear, Biológica y Química). En él los alumnos aprenden, entre otros aspectos, los procedimientos generales para la gestión de un incidente NBQ y cómo actuar desde el punto de vista de la asistencia sanitaria.

Entre los objetivos de este módulo destacan identificar los principales riesgos biológicos; conocer los principales efectos de los agentes químicos y radiológicos; el buen uso de los equipos de protección individual, conocer y trabajar con equipos de protección individual encapsulados, conocer y realizar procedimientos de descontaminación en víctimas válidas, no válidas e intervinientes y conocer procedimiento de descontaminación, entre otros.

Escuela de Oficios SAMU

La Escuela de Oficios amplía sus instalaciones

La Escuela de Oficios (EOF) de SAMU ha puesto en marcha un proyecto de ampliación de sus instalaciones para acoger nuevos talleres profesionales. En concreto, la EOF tiene previsto acondicionar una nave actualmente en desuso situada en el Parque Tecnológico Citec, muy cerca de las instalaciones de Escuela SAMU, en Gelves (Sevilla). El objetivo es que este espacio acoja los talleres prácticos de los cursos que ofrece la escuela, como por ejemplo los talleres de carpintería metálica, albañilería, electricidad, pintura y fontanería.

Este nuevo espacio estará listo a partir de noviembre, fecha en la que está prevista que la EOF retome su actividad académica. La EOF también tiene previsto ofrecer a partir de esta fecha nuevos oficios, entre los que destaca el de mozo de almacén, mediador intercultural y cursos de informática. Todos ellos contarán con prácticas en empresas, al igual que el resto de cursos de EOF.

Estos programas están dirigidos a jóvenes mayores de 16 años. No es necesario disponer de ningún título previo para acceder a ellos.

De forma paralela, en equipo de la EOF continúa trabajando en el programa Nativos Digitales, que se compone de tres cursos diferentes: Diseño Gráfico, Community Manager y Diseño de Aplicaciones Móviles. Estos tres cursos se dividen a su vez en tres niveles distintos: básico (20 horas), intermedio (40 horas) y avanzado (100 horas).

Con este proyecto, SAMU pretende recuperar la filosofía y objetivos de las antiguas Escuelas de Artes y Oficios de España, promovidas en el siglo XIX, y responder a la preocupación como entidad por dotar a estos menores, y en general a los jóvenes andaluces desempleados, de herramientas para favorecer su autonomía y ayudarles a incorporarse con éxito al mercado laboral para que, en definitiva, puedan llegar a ser personas adultas y responsables; incrementar las competencias y habilidades sociales de los destinatarios del programa; y apoyar la contratación a través de empresas colaboradoras.

El proyecto de la Escuela de Oficios SAMU nació en las instalaciones que la entidad tiene en Gelves (Sevilla), un complejo con 18.000 metros cuadrados con 15 aulas de formación y multitud de espacios de simulación donde ya se imparten otros programas formativos relacionados con el ámbito de la salud y los servicios sociales. Ésta ha sido su cuna y su casa hasta el momento, pero en breve, toda la formación de la EOF se impartirá en el Parque Tecnológico Citec.

Ya está abierto el plazo de preinscripción para toda la oferta académica de la EOF. Las personas interesadas pueden mandar un correo a oficios@samu.es o acceder a la página web www.escuelaoficiossamu.com.

Acceso Máster de Enfermería Escuela SAMU 2020

Regreso a las aulas: Otro enfoque para una formación de élite en Escuela SAMU

Escuela SAMU ha vivido estos días un extraño inicio de curso a causa de la crisis sanitaria del Covid-19 que vive el planeta. Tras el parón obligatorio de las clases presenciales en marzo, y tras la vigencia del estado de alarma, el equipo directivo y docente de Escuela SAMU retoma con fuerza toda su oferta académica con el propósito de ofrecer a sus alumnos la alta calidad que siempre ha caracterizado a este centro de formación.

El curso empezó el 15 de septiembre para los alumnos de los ciclos de Formación Profesional de Grado Medio en Técnico de Emergencias Sanitarias, Grado Medio en Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería y el Grado Superior de Técnico en Integración Social. A diferencia de años anteriores, en los que el acto inaugural del curso se celebró en el Ayuntamiento de Gelves, en esta edición la pandemia obligó a organizar tres actos distintos en las instalaciones del propio centro de formación, y así poder garantizar el cumplimiento de las medidas de seguridad anticovid. En todos estos actos estuvieron presentes los profesores del centro y el director del mismo, Juan González de Escalada.

El lunes 21 de septiembre también retomaron sus clases los estudiantes del Máster de Enfermería en Urgencias, Emergencias, Catástrofes y Acción Humanitaria y los del Máster de Emergencias Médicas Fundación CEU San Pablo Andalucía, ambos de la promoción 2019-2020, que no pudieron concluir el pasado curso sus estudios como consecuencia del estado de alarma.

“Durante el estado de alarma, Escuela SAMU se adaptó a las circunstancias y se impartieron las clases de manera on line, pero en el caso del máster de Enfermería, nos dimos cuenta que si queríamos garantizar la calidad y la exigencia del mismo, debíamos pararlo y retomarlo cuando fuera posible, ya que el plan de formación incluye numerosas actividades y simulacros de situaciones de emergencias imposibles de llevar a cabo en un estado de alarma”, explica el profesor Andrés Rodríguez. “Los alumnos están haciendo un esfuerzo enorme para continuar sus estudios en horario de mañana y tarde, de lunes a sábado, para poder acabar la formación en dos meses”.

El 13 de octubre, por otro lado, está previsto que arranque el máster de Enfermería de este año (2020-2021), así como una nueva edición del Máster de Emergencias Médicas Fundación CEU San Pablo.

Este año, como consecuencia de la pandemia, el número de alumnos del Máster de Enfermería se ha reducido para poder cumplir con las exigencias del Gobierno y las normas anticovid y así poder garantizar la calidad del máster.

También resultaron bastantes diferentes las pruebas de acceso al Máster de Enfermería, que se celebraron el 7 de septiembre y a las que se preinscribieron 36 personas, “muchas menos que en años anteriores, como consecuencia de la Covid-19”, indica Andrés Rodríguez.

En ediciones anteriores, la primera parte de esta prueba de acceso tenía lugar en el Pabellón San Pablo de Sevilla, y constaba de varios ejercicios físicos: natación, velocidad, salto. En esta ocasión, y con el propósito de adaptarse a las circunstancias, las pruebas se han celebrado íntegramente en las instalaciones de la Escuela en Gelves (Sevilla).

“Mientras que en años anteriores, los aspirantes se enfrentaban a pruebas físicas más generales, este año se han enfrentado a situaciones lo más realistas posibles y relacionadas con situaciones de emergencias. Se les ha puesto en situaciones de estrés y presión ambiental. Esto nos ha permitido ver su capacidad de reacción. Se les ha puesto a prueba para ver si soportaban la tensión de lo que iba a ser su trabajo en un futuro”, explica la profesora Saray Toro. “En este sentido, han realizado ejercicios con el maletín polivalente, la bomba de oxígeno, subir a un edificio cargado de material, hacer masajes cardiorespiratorios, realizar la asistencia y valorar sus capacidades físicas”.

También ha habido una carrera de velocidad, pero con ella se ha querido comprobar si los aspirantes tenían fondo y resistencia para trabajar con los materiales que se utilizan estos sanitarios a diario.
“En mi opinión, este cambio ha sido positivo, porque a través de las nuevas pruebas hemos podido valorar tanto la capacidad física de los aspirantes como su actitud”, señala Saray Toro.

Para poder cumplir con las normas anticovid, especialmente en lo que respecta a la distancia de seguridad, y teniendo en cuenta que este año, especialmente durante los dos primeros meses, habrá más cursos, ya que a los ordinarios de este año se suman los dos másteres que no pudieron concluir el pasado año, SAMU ha ampliado el número de aulas y ha instalados una decena de iglús para poder impartir clases a grupos reducidos. Además, muchas de las clases prácticas se realizarán al aire libre en lugar de dentro de las aulas, siempre que el tiempo lo permita.

Escuela de Oficios SAMU Nativos Digitales

EOF: Formación con el sello de SAMU para jóvenes

La Escuela de Oficios de SAMU prepara ya su vuelta tras las vacaciones de verano. Su directora, Lourdes Vázquez, y el equipo docente están inmersos estos días en el diseño y planificación de un programa académico de primer nivel para el curso 2020-2021.

Tras el éxito del programa Nativos Digitales, que se celebró en julio con la colaboración del Instituto Andaluz de la Juventud, la Escuela de Oficios (EOF) tiene previsto continuar con este programa pero ofreciendo un contenido más avanzado.

“Teniendo en cuenta la revolución tecnológica actual y el perfil de la generación conocida como ‘Generación digital o jóvenes digitales’, queríamos dar un paso más en nuestra Escuela de Oficios y ampliar el perfil de nuestros alumnos, por lo que iniciamos el programa Nativos Digitales con el objetivo de formar a distintos jóvenes en herramientas tecnológicas que atiendan a sus necesidades”, explica Lourdes Vázquez, directora de EOF.

“Este programa se desarrolla en distintas fases. En julio arrancamos con unos talleres de iniciación gratuitos básicos que pretendían dar una idea general sobre el tema a tratar, y motivar a los alumnos a que continúen su formación. A partir de octubre, pondremos en marcha de nuevo este programa pero con cursos más profesionales y avanzados”.

En esta segunda fase del programa Nativos Digitales, la EOF vuelve a ofrecer tres cursos diferentes: Diseño Gráfico (semipresencial), Community Manager (on line) y Diseño de Aplicaciones Móviles (on line). En esta ocasión, estos tres cursos se dividen a su vez en tres niveles distintos: básico (20 horas), intermedio (40 horas) y avanzado (100 horas).

El primero de los cursos, el nivel básico de Diseño Gráfico arrancará el 28 de septiembre; mientras que los niveles intermedios y avanzado comenzarán el 26 de octubre y el 2 de diciembre, respectivamente.

Las fechas de los cursos de Community Manager son 20 de octubre (básico), 24 de noviembre (intermedio) y 19 de enero (avanzado). Mientras que los cursos de Diseño de Aplicaciones Móviles arrancarán el 10 de noviembre (básico), 15 de diciembre (intermedio) y 1 de febrero (avanzado).
El precio de estos cursos de formación oscilan entre los 120 y los 850 euros, según el programa y el nivel.

Andrés Rodríguez Holst Escuela SAMU

Andrés Rodríguez Holst, ‘team manager’ de la misión El Salvador: “Mi vida cabe en dos maletas”

El enfermero e instructor de Escuela SAMU Andrés Rodríguez Holst (1986, San José, Costa Rica) se pone al frente como ‘team manager’ del equipo de 30 sanitarios de SAMU que ha viajado a El Salvador para prestar asistencia sanitaria por la Covid-19. Rodríguez ha convertido su trabajo en su modo de vida y El Salvador será su misión humanitaria número 13.

—¿Cuándo y por qué decidió dejar los bosques tropicales y la costa caribeña de Costa Rica por España?
—Llegué a España el 15 de octubre de 2014 con una beca del Banco Interamericano de Desarrollo para estudiar el máster de Enfermería de Urgencias, Emergencias, Catástrofes y Acción Humanitaria de SAMU. Tras graduarme, trabajé en el Hospital público de San Juan de Dios y fui profesor en la Universidad de Costa Rica, pero quería seguir formándome, sobre todo en logística sanitaria y acción humanitaria. Entonces sólo había dos másteres de estas características en el mundo, uno en Noruega y otro en Sevilla, el de SAMU. Así que me viene a España.

—¿Su intención era volver a Costa Rica una vez finalizado el máster?
—Yo voy donde me lleve el viento. A mi la vida me cabe en dos maletas. Además, estando en Europa comencé a colaborar con Médicos Sin Fronteras, por lo que me muevo mucho.

—Actualmente es profesor en Escuela SAMU, donde usted mismo se formó, y es el coordinador del módulo de Acción Humanitaria del máster de Enfermería. ¿Qué suelen esperar los alumnos de este módulo?
—Por lo general, las personas tienen una visión muy pasional y romántica de la acción humanitaria. Piensan en lo guay que es ser viajero del mundo y lanzarse a la aventura. Eso es lo que les llama la atención. A mis alumnos, cuando les presento el módulo nunca les cuento dónde he estado y qué he hecho, no me gusta ir alardeando, por lo que mis estudiantes, al principio, se muestran un poco escépticos. No esperan mucho y creen que es una chorrada de módulo. Pero al final, cuando nos metemos de lleno y profundizamos en la acción humanitaria, salen muy contentos. Alumnos que han llegado diciendo que su meta en la vida era tener una interinidad en el SAS han salido diciendo que quieren hacer una misión.

—¿Algunos de sus alumnos han ido a alguna misión humanitaria?
—Sí, hay varios que han mostrado interés y han realizado misiones con Cruz Roja, Save the Children, Médicos Sin Fronteras, Enfermeros Sin Fronteras o Bomberos Unidos Sin fronteras, entre otros.

—¿En su caso, cómo entró en contacto con la acción humanitaria?
—En 2009 hubo un terremoto en Costa Rica, concretamente en Cinchona. Necesitaban enfermeros instrumentistas, ya que había muchos traumas, y había que organizar aquello, y allá que me fui. Esa fue mi primera misión fuera de casa. Fui con Cruz Roja y, a raíz de aquello, hice contactos y empezaron a llamarme para otras acciones. Ya en España, en 2016, Médicos Sin Fronteras contactó conmigo para participar en el desarrollo de una unidad quirúrgica, un proyecto humanitario piloto de vanguardia, y ahí sigo.

—¿Cómo logra compaginar su trabajo como enfermero y profesor con sus numerosas colaboraciones humanitarias?
—Hasta el pasado año, dedicaba mis vacaciones de verano a trabajar con Médicos Sin Fronteras. Este año con la Covid-19 no ha sido posible.

—¿Cuántos años lleva sin disfrutar de unas relajadas vacaciones veraniegas?
—(Se ríe) Pues unos tres años, pero eso no significa que no descanse. Cojo días sueltos a lo largo del año. Por ejemplo, en diciembre estuve en una boda en Costa Rica y unos días antes de que se declarara el estado de alarma en España, también estuve en mi país. De hecho, estando allí se registró el primer caso de Covid en Costa Rica y estalló todo en España.

—Este verano se va a El Salvador como team manager de un grupo de intervención de catástrofes de SAMU. ¿Cómo surgió esta misión humanitaria?
—Debido a la crisis sanitaria que está atravesando El Salvador a causa del coronavirus, el Ministerio de Salud salvadoreño envió a principios de julio al doctor Carlos Álvarez Leiva, presidente de Fundación SAMU, una petición de ayuda para dar apoyo asistencial al recién inaugurado Hospital Nacional El Salvador, en la capital. La misión durará un mes y nos vamos el 29 de julio.

—¿Cuántas personas forman este equipo de intervención?
—Somos 30 personas, entre médicos, enfermeros, técnicos de emergencias sanitarias, auxiliares de enfermería y una psicóloga. Diecisiete de estos treinta sanitarios pertenecen a la plantilla de SAMU. El resto ha sido seleccionado tras un llamamiento que hicimos a través de las redes sociales.

—¿Cómo ha sido el proceso de selección de profesionales?
—Lo primero que hemos valorado ha sido la predisposición. Todos se pusieron en contacto con nosotros, no al revés. En total recibimos 127 solicitudes. A todos ellos les mandamos un correo electrónico explicando los objetivos de la misión y lo duro que iba a ser el trabajo allí. Tras este correo, 40 mostraron interés en continuar con el proceso. Es lo que hemos hablado antes, esa visión pasional de la acción humanitaria, pero en el fondo la gente no quiere darse la paliza.

—¿Qué aspectos se han tenido en cuenta para seleccionar al equipo?
—Los perfiles profesionales, los currículos y, sobre todo, la experiencia con Covid-19. También se ha dado prioridad al personal de SAMU.

—¿Se lleva a algún exalumno de Escuela SAMU?
—Sí, me llevo a cinco exalumnos del máster de Enfermería y a cuatro del curso de TES. Todos ellos contactaron conmigo.

—Una vez en El Salvador, ¿cuentan con algún enlace en España en caso de que surja algún problema?
—Nosotros lo llamamos gabinete de crisis y está formado por personal de SAMU íntegramente. La mayoría de estas personas tienen experiencia en el trabajo con Covid-19, como por ejemplo Andrea Luis, que formó parte del equipo de mando del dispositivo del Hotel Alcora en Sevilla, que atendió a personas mayores contagiadas.

—¿Qué se van a encontrar en El Salvador cuando lleguéis?
—Todo es un poco incierto aún. El Gobierno salvadoreño abrió recientemente un hospital con capacidad para mil camas y necesitan ayuda asistencial ante la grave crisis sanitarias que estamos viviendo. A principios de julio, los datos oficiales eran de más de 8.000 personas contagiadas y 209 fallecidos. El 87% de los casos se concentran en la capital. No obstante, amigos y conocidos de la zona me cuentan que la situación es bastante caótica. Hasta que no lleguemos allí no sabremos a qué nos vamos a enfrentar.

—¿Qué es exactamente lo que os pide el Gobierno de El Salvador?
—En concreto, nos piden tres cosas: adiestrar y formar al personal local, ayudar en la organización y ofrecer apoyo asistencial.

—¿Qué supone para SAMU esta misión humanitaria con un grupo de intervención tan numeroso?
—Ésta es la primera vez que SAMU envía un grupo tan grande a una misión. En otras misiones como en Filipinas fueron varios contingentes de unas diez personas cada uno, pero no coincidieron todos allí. La acción humanitaria contemporánea es eso, llevar grupos numerosos de entre 30 y 50 personas, que sean autosuficientes y capaces de gestionar y organizar una situación de estas dimensiones. Con nuestra participación en El Salvador demostramos que SAMU tiene la capacidad y el nivel para estar en las grandes ligas de la acción humanitaria.

—En España, cada días son más numerosos los brotes. ¿Está SAMU capacitado para hacer frente a una segunda ola en España y mantener una misión humanitaria de gran escala en El Salvador al mismo tiempo?
—Sí, SAMU tiene capacidad para ello. La limitación más grande son los recursos humanos. En el caso de El Salvador, no todo el mundo está dispuesto a irse un mes fuera de su casa y a otro país, y más con todo lo que está sucediendo. No es lo mismo combatir una enfermedad como ésta en El Salvador que en casa, por lo que sigue habiendo profesionales cualificados en España para dirigir de nuevo dispositivos de pacientes con Covid-19 si fuera necesario.

—¿Podría nombrar otras misiones importantes en las que ha participado SAMU?
—En los últimos diez años, SAMU ha estado presente en Filipinas, Nepal, Marruecos, Haití, Calais (Francia) y Lorca (España). Con anterioridad al año 2000, SAMU ha realizado importantes misiones en puntos como Irán o Bombay (India).

—En su caso personal, ¿en cuántas misiones humanitarias ha participado?
—El Salvador será la número 13. Las que más me han marcado han sido Siria y Libia, porque eran zonas en guerra; y también Calais (Francia), porque fue la primera vez que trabajé con refugiados. Calais fue especial y distinto porque yo estaba acostumbrado a misiones de catástrofes y desastres naturales, y aquí fue la primera vez que estuve en un campamento de refugiados. En los desastres naturales la gente lo pierde todo, hay mucha ansiedad, muchas personas en shock, con conmoción. En Calais era diferente, eran personas sometidas a mucha presión desde hacía mucho tiempo y que estaban desgastadas emocional y físicamente.

—¿Podría explicarnos, desde su experiencia, cómo es trabajar en una zona en guerra?
—He tenido la suerte de estar en acciones humanitarias de diversa índole: desastres naturales, emplazamientos humanos, conflictos civiles, conflictos militares. Cada una tiene sus propias características y hace que las personas se comporten de manera diferente y tú también actúas de manera distinta. En Siria fue la primera vez que estuve en una guerra, un conflicto militar. Vi otra cara de la humanidad. En Libia, el conflicto era civil, mucho más caótico y desorganizado. Arrasan con todo. Tienen a niños de 13 y 14 años con una AK-47 y se creen muy hombres porque tienen esa pedazo de pistola. Libia es un sitio que está olvidado, eso es tierra de nadie. He visto cosas terribles e innombrables.

—En todas estas misiones, ¿ha temido alguna vez por su vida?
—Sí, pero con el paso del tiempo, cada vez tienes menos miedo. Hace mucho que tengo muy interiorizado que si aquí me muero, aquí me muero. No me entrego a la muerte, pero uno sabe dónde se mete. En pocas ocasiones he pensado ‘aquí termina todo’, pero alguna que otra ha habido.

—¿Cómo se prepara para hacer frente a estas situaciones?
—En Médicos Sin Fronteras te preparan mucho psicológicamente en el manejo de situaciones en un entorno hostil. Hay ocasiones en las que tienes que saber cuándo tienes que agachar la cabeza. Hay sitios que por mirar mal a alguien te apuntan con una pistola.

—Antes de la crisis sanitaria, ¿tenía destino cerrado para este verano?
—Sí, Yemen. Tenía que haberme ido el 15 de julio. Ahora todos los esfuerzos se centran en combatir la Covid, todo lo demás se ha parado.