Nuevas titulaciones en Escuela SAMU

Cinco nuevas titulaciones en Escuela SAMU

Escuela SAMU ya calienta motores de cara al curso 2022−2023. El centro formativo, ubicado en el término municipal de Gelves, ha ampliado su oferta académica y para el nuevo ejercicio ofrece importantes e interesantes novedades, haciendo gala de uno de sus mayores valores: una metodología multisensorial y vivencial que marca la diferencia.

El equipo directivo del centro ha trabajado con intensidad en los últimos meses para poder ofrecer a partir de septiembre hasta cinco nuevos cursos, que se suman a la oferta académica ya consolidada de la escuela. Estos nuevos ciclos de Formación Profesional son: Técnico en Emergencias y Protección Civil (Grado Medio), Técnico Superior en Coordinación de Emergencias y Protección Civil (Grado Superior), Técnico Superior en Anatomía Patológica y Citodiagnóstico (Grado Superior), Técnico Superior en Dietética (Grado Superior) y Técnico Superior en Documentación y Administración Sanitarias (Grado Superior).

La titulación del Grado Medio en Técnico en Emergencias y Protección Civil permite a sus alumnos acceder a puestos de trabajo del sector de servicios de extinción de incendios forestales y apoyo en contingencias del medio natural y rural, prevención y Protección Civil, así como en los servicios públicos de atención de emergencias y cuerpos de bomberos, en administraciones públicas y privadas.

Este ciclo de grado medio está enfocado a la escala básica de los servicios de bomberos o de acceso al cuerpo de bomberos. Las labores que van a desempeñar en el plano laboral son más prácticas que en el ciclo superior. Se trata de la escala básica de: los servicios de bomberos, otros cuerpos de bomberos y servicios, personal de protección civil, personal de operaciones, etcétera.

En esta misma línea, SAMU oferta para el próximo curso el Grado Superior en Técnico en Coordinación de Emergencias y Protección Civil. Esta titulación permite acceder a puestos de trabajo en el entorno de protección civil y emergencias, en los servicios estatales de protección civil, unidad militar de emergencias, en servicios autonómicos, supramunicipales y municipales de protección civil y emergencias, en organizaciones de atención humanitaria en emergencias y catástrofes, y en áreas de extinción de incendios en empresas privadas.

Este ciclo está enfocado a la escala ejecutiva, a las tomas de decisiones grupales y a preparar a los mandos intermedios para desempeñar otras funciones que se ejercen en los servicios como inspección, planificación y otras labores específicas que se realizan en los servicios de bomberos.

Escuela SAMU es el primer y único centro privado y público de Sevilla homologado por la Consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía para impartir estos ciclos de FP de la familia profesional de Seguridad y Medio Ambiente que se incorpora a los ya existentes en la escuela.

Por otro lado, las competencias del ciclo de FP en Técnico Superior en Anatomía Patológica y Citodiagnóstico incluyen procesar muestras histológicas y citológicas, seleccionar y hacer la aproximación diagnóstica de citologías ginecológicas y generales, y colaborar en la realización de necropsias clínicas y forenses, de manera que sirvan como soporte al diagnóstico clínico o médico-legal, entre otras habilidades.

Las personas que obtienen este título ejercen su actividad en el sector sanitario, en organismos e instituciones del ámbito público y en empresas privadas, en atención especializada y en centros de investigación. Con este ciclo, el alumno obtendrá, además, puntos adicionales para la bolsa de empleo público para la categoría de Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería.

Otro de los ciclos que oferta SAMU para el curso 2022−2023 es el de Técnico Superior en Dietética. Esta titulación permite acceder a puestos de trabajo del sector sanitario público o privado tales como dietista, técnico en dietética y nutrición, responsable de alimentación en empresas de cátering, técnico en higiene de los alimentos, consultor en alimentación y educador sanitario.

Las competencias de un Técnico Superior en Dietética incluyen elaborar dietas adaptadas a personas y/o colectivos y controlar la calidad de la alimentación humana, analizar sus comportamientos alimentarios y sus necesidades nutricionales, programar y aplicar actividades educativas que mejoren los hábitos de alimentación de la población, bajo la supervisión correspondiente o determinar la calidad alimentaria e higiénico sanitaria de los alimentos aplicando técnicas analíticas sencillas.

Por último, con el ciclo de FP de Técnico Superior en Documentación y Administración Sanitarias, los alumnos que logren el título obtendrán puntos adicionales para la bolsa de empleo público para las categorías de Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería y celador conductor.

Las competencias de un Técnico Superior en Documentación y Administración Sanitaria incluyen definir y organizar procesos de tratamiento de la información y documentación clínica, extrayendo y registrando datos, codificándolos y validando la información, garantizando el cumplimiento de la normativa, así como intervenir en los procesos de atención y gestión de pacientes y de gestión administrativa en centros sanitarios.

Estos nuevos títulos dan acceso directo a enseñanzas universitarias como Enfermería o Fisioterapia.

Además de estos nuevos ciclos, Escuela SAMU oferta para el próximo curso otros ciclos ya consolidados en este centro de la familia profesional de la Sanidad y Servicios Socioculturales y a la Comunidad como el Grado Superior en Técnico en Integración Social, el Grado Medio en Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería o el Grado Medio en Técnico en Emergencias Sanitarias (en la modalidad presencial y semipresencial).

La oferta de posgrados se amplía con los cursos de Experto en Cuidados de Enfermería en Hospitalización y Centros Sociosanitarios y Experto en Atención Integral en Salud Mental sumados a los ya consolidados y reconocidos; Máster en Emergencias Médicas; Máster en Emergencias Pediátricas; Máster de Enfermería en Urgencias, Emergencias, Catástrofes y Acción Humanitaria.

Escuela SAMU es el mayor complejo europeo en simulación sociosanitaria y de emergencias. Es un centro educativo innovador que potencia el aprendizaje a través de la experiencia real del alumno. Cuenta con unas instalaciones de más de 17.000 metros cuadrados con numerosos escenarios de intervención en emergencias.

Compromiso de excelencia

“En Escuela SAMU nos comprometemos con la excelencia en la enseñanza. Fomentamos la investigación, la innovación y el desarrollo como medio para el crecimiento continuado de nuestra escuela. Garantizamos la calidad en la enseñanza creando una escuela viva, innovadora, abierta a los cambios, a las necesidades del momento y a la búsqueda continua de la mejora”, explican desde el centro formativo situado en Gelves. “Además, nuestros alumnos adquieren un papel activo en su formación, asimilando estrategias de resolución de problemas en situaciones de estrés, de trabajo en equipo multidisciplinar y trabajando sobre procedimientos actualizados. La formación más exigente tiene como fruto a los profesionales mejor preparados”.

Escuela SAMU es un centro homologado por la Junta de Andalucía, cuenta con convenios de colaboración con importantes instituciones y empresas y es el único centro docente de Andalucía con más de 80 centros de trabajo propios en España y en el extranjero, y que cuenta con bolsa de trabajo interna. En el último curso, la tasa de inserción laboral de los alumnos de Escuela SAMU fue del 92%.

Coche Triple Zero SAMU

El proyecto Triple Zero de SAMU, premiado por la Universidad de Málaga

La Universidad de Málaga celebró del 28 al 30 de marzo Tecnosocial 2022, el primer Foro de Innovación y Nuevas Tecnologías en Servicios Sociales en Andalucía. Representantes de Escuela SAMU acudieron a esta cita en la que participaron profesores relacionados con el trabajo social, los servicios sociales, las ciencias sociales y la ingeniería social; profesionales del sistema público de servicios sociales, empresas, instituciones y entidades de atención a personas mayores, entre otros.
La Universidad reunió a cerca de 2.000 asistentes en torno a un programa de mesas redondas y ponencias a cargo de un centenar de profesionales e investigadores. Además, distintas empresas e instituciones, distribuidas en más de 20 expositores, mostraron los últimos avances tecnológicos en el sector.

Por parte de Escuela SAMU, su director, Thomas Couyotopoulo, fue el encargado de presentar una de las comunicaciones premiadas en este evento y seleccionadas para ser publicadas es un libro de la editorial Thomas Reuters Aranzadi Tecnología y sostenibilidad en Emergencias: Vehículo de Intervención Rápida (VIR). Esta comunicación (en la que han participado María Isabel Álvarez, Thomas Couyotopoulo, Juan González-Escalada y Alejandro Álvarez) versa sobre el proyecto de I+D−i de SAMU Triple Zero, el primer coche eléctrico alimentado por placas solares que SAMU ha incorporado a su dispositivo de emergencias.

Los objetivos específicos de SAMU eran crear un Vehículo de Intervención Rápida (VIR) de cero emisiones; reducir el impacto ecológico de Escuela SAMU, gracias a la instalación de placas fotovoltaicas en su aparcamiento; reducir el impacto ecológico de los vehículos de intervención en emergencias; y reforzar la imagen de marca responsable de SAMU.

Este vehículo, un Renault Twizy 80, se alimenta por placas solares durante el día y se abastece de electricidad proveniente de energías renovables el resto del tiempo. Con 80 kilómetros de autonomía y una velocidad máxima de 100 kilómetros por hora, el equipo de I+D+i de SAMU eligió el modelo Renault Twizy 80 por sus reducidas dimensiones, que confieren a este vehículo una maniobrabilidad excelente, permitiendo mejorar la atención sanitaria en lugares o situaciones de difícil acceso para una ambulancia.

Simulacro Escuela SAMU - Residencia San Sebastián (Cantillana).jpg

Escuela SAMU: Figurantes de lujo en mitad del terremoto

Un terremoto de 6,9 grados ha sacudido el municipio de Gelves poco antes de las diez de la mañana. Las edificaciones más grandes de la localidad han sufrido importantes daños. Se desconoce aún el número exacto de heridos y si hay víctimas mortales. El presidente de España se está desplazando en estos momentos hasta la zona de impacto para inspeccionar los posibles daños materiales y apoyar a los vecinos en estos duros momentos. El seísmo se originó a 131 kilómetros de profundidad, lo que redujo su poder de destrucción en la superficie pero amplificó el alcance de su onda sísmica. Las cámaras de la televisión local, GelvesTV, han captado cómo numerosas personas intentan rescatar sus pertenencias de entre los escombros de sus viviendas, algunos de ellos entre lágrimas.

Esta es la información que facilitaba un periódico digital ficticio, los únicos datos con los que contaban los alumnos de Escuela SAMU que participaron el 24 de febrero en el simulacro bautizado como Operación Skye.

En esta actividad participaron alumnos del Máster de Urgencias, Emergencias, Catástrofes y Ayuda Humanitaria de SAMU y la Fundación CEU San Pablo, además de estudiantes de los ciclos de FP de Técnico en Emergencias Sanitarias (TES) y Técnicos en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAE), con el objetivo principal de trabajar en equipo y mejorar la coordinación entre los diferentes puestos de trabajo, la disciplina, la tomar de decisiones en situaciones de estrés, el autoconocimiento y, sobre todo, respetar a los compañeros.

Como novedad, los alumnos de Escuela SAMU tuvieron unos figurantes de lujo, un grupo de 14 usuarios de la Residencia San Sebastián, de Cantillana (Sevilla), especializada en la atención de personas con discapacidad intelectual y gestionada por Fundación SAMU. Estas personas participaron en el ejercicio interpretando el papel de víctimas. El grupo llegó a la escuela en autobús a las nueve y media de la mañana e, inmediatamente, fueron maquillados y caracterizados para que sus heridas ficticias fueran lo más reales posible.

Estos chicos se mostraron en todo momento encantados de participar y de ayudar a otras personas a mejorar su formación. Un claro ejemplo de inclusión e integración.

El simulacro se desarrolló tanto en las instalaciones de Escuela SAMU como en los edificios que se encuentran en estado de abandono detrás de la escuela. “Este tipo de actividades proporcionan a los participantes una gestión y preparación profesional de la esfera psicológica, física, técnica y actitudinal. Este ejercicio está diseñado para poner al límite las capacidades personales de los participantes, tanto individualmente como colectivamente, aprender el desarrollo de competencias y habilidades que pondrán a prueba las aptitudes y actitudes del alumnado y aprender a aplicar destrezas en condiciones extremas. A su vez, también permite adquirir conocimientos para la superación de las limitaciones y cómo afrontar el estrés en situaciones hostiles”, apuntan desde la escuela.

“Para la realización de una intervención eficaz es necesaria la gestión y coordinación de los diferentes equipos multidisciplinares. Esto requiere un liderazgo de forma jerárquica, por lo que el simulacro cuenta con un gabinete. Gestionar grandes grupos de personas requiere entrenamiento y compromiso por parte de los equipos, teniendo en cuenta las dificultades del terreno y del ambiente”, continúan fuentes de Escuela SAMU.

En la emisión del aviso de emergencia sanitaria, se dio parte de una zona urbanizada donde varios edificios habían sufrido daños estructurales y múltiples víctimas requerían atención inmediata. En primer lugar, un conjunto de equipos de emergencias se desplegó desde el punto de reunión adyacente al hospital, donde se les comunicó la proyección de la operación. Después, se produjo una primera aproximación por parte de un Vehículo de Intervención Rápida. Este equipo estaba formado por el mando de la misión y su equipo correspondiente.

Tras asegurar la zona y llevar a cabo la solicitud de intervención a los equipos de rescate, todas las personas involucradas en el ejercicio participaron de inmediato en la zona de impacto para efectuar la asistencia y rescate de las víctimas, los cuales estaban apoyados por una dotación de tres ambulancias para el traslado de pacientes al hospital referente.

Una zona de triage y un equipo responsable de la misma, así como un puesto de mando, se desplegaron junto a la zona de impacto.
Durante el simulacro, por otro lado, se produjeron explosiones de gas y recidivas del terremoto de forma aleatoria, provocando bajas entre los rescatistas.
Una vez se colapsó el hospital referente, los equipos que se encontraban en la zona base tuvieron que desplegar y abastecer un segundo punto de recepción de víctimas. El simulacro llegó a su fin una vez fueron rescatadas y atendidas todas las víctimas.

“Nuestra formación no se ha visto resentida en ningún momento a causa de la crisis sanitaria. Seguimos desarrollando simulacros y ejercicios de alta calidad. Es más, estamos convencidos de que ahora nuestra formación es más necesaria que nunca. Debemos preparar a nuestros alumnos lo mejor posible para que estén preparados para actuar en situaciones extremas como la que hemos vivido”, señalan los responsables de Escuela SAMU.

Según explican desde el centro formativo, los ejercicios de estas características son “muy positivos para médicos, enfermeros, técnicos en emergencias y auxiliares de enfermería, ya que aprenden a trabajar en equipo y a asistir todo tipo de emergencias”.

Según explica Andrés Rodríguez, profesor de Escuela SAMU, los TES están acostumbrados a seguir pautas y órdenes de otros profesionales del sector y no a darlas ellos. Sin embargo, en un escenario real, si ellos son los profesionales más antiguos o los primeros en llegar al punto de impacto, serán los encargados de coordinar la crisis y los diferentes trabajos. Por esta razón, la filosofía de Escuela SAMU es preparar y formar a los futuros profesionales sanitarios para enfrentarse de forma eficaz a cualquier escenario posible.

Misión SAMU Ucrania 2022

SAMU envía un segundo contingente de voluntarios a Rumanía para atender a los refugiados de Ucrania

Un segundo contingente de cinco voluntarios ha partido este miércoles desde Escuela SAMU, en Gelves (Sevilla), hacia la frontera de Rumanía con Ucrania, con el objetivo de reemplazar a algunos de los profesionales que participan en la misión humanitaria puesta en marcha por SAMU desde el 3 de marzo y en la que se está atendiendo a los refugiados de la zona.

Este contingente de relevo está formado por cinco personas, entre los que se encuentran enfermeros, médicos y técnicos de emergencias sanitarias, y el destino inicial será Tulcea, Rumanía. SAMU está organizando, además, un equipo para atender la situación que se vive en la frontera con Moldavia.

El próximo sábado, está prevista la llegada a Sevilla de cuatro de los voluntarios reemplazados, de forma que el contingente que presta asistencia en la frontera con Ucrania se mantendrá en la cifra de nueve voluntarios.

La labor de SAMU sobre el terreno consiste en atender a las personas que llegan a los campamentos a través de las fronteras con Ucrania. Las patologías más atendidas por parte de los voluntarios, que prestan ayuda a refugiados de todas las edades, son los problemas de hipertensión, episodios de infarto o hipotermias.

Misión SAMU Ucrania 2022

Misión SAMU Ucrania 2022

Para continuar con el dispositivo, SAMU mantiene una línea abierta de solicitud de voluntarios. Asimismo, también está abierta a la realización de donaciones de medicación y/o material fungible y a las donaciones económicas. De este modo, recientemente ha recibido donaciones de entidades como el Ayuntamiento de La Rinconada o la Diputación de Sevilla.

Cualquier persona interesada en colaborar como voluntario, puede tramitar la solicitud enviando un correo electrónico a voluntariado@samu.es con la siguiente información: nombre y apellidos, DNI, categoría profesional, Curriculum Vitae y disponibilidad.

En este dispositivo, SAMU está volcando toda su experiencia en la gestión de misiones humanitarias. Sólo en el último año, SAMU ha coordinado cuatro misiones humanitarias internacionales en los países de Dominica, El Salvador, Costa Rica y Polonia. De igual modo, durante el periodo más crítico de erupción del volcán de Cumbres Viejas, SAMU desplegó en La Palma un dispositivo de atención a los afectados, y está participando activamente, desde el inicio de la crisis migratoria, en la atención a los menores que llegaron desde Marruecos en mayo de 2021, gestionando actualmente varios de estos centros de atención a los menores.

Asimismo, SAMU viene llevando a cabo desde hace más de treinta años proyectos de carácter humanitario en numerosos lugares del mundo, y desde 2018 cuenta con presencia en Washington DC (EE.UU.) a través de Samu First Response, cuyo objetivo es gestionar centros de menores en el país norteamericano y potenciar misiones internacionales de SAMU.

 

XI Olimpiadas Sanitarias para TES de Escuela SAMU

XI Olimpiadas Sanitarias para TES de SAMU: La gran competición de las emergencias

Los alumnos de Técnico en Emergencias Sanitarias de la Escuela SAMU (tanto los matriculados en la modalidad presencial como en la semipresencial) y profesionales invitados de distintas empresas del sector participaron el 28 de enero en las XI Olimpiadas Sanitarias para TES que organiza SAMU, una singular competición que se celebra desde 2014 y que se han convertido en una marca de la casa.

Este evento académico deportivo consiste en una serie de pruebas en la que los alumnos y profesionales, divididos en equipos de tres personas, deben poner a prueba todas sus habilidades para saldar dichos ejercicios. Con ello, lo que se consigue es demostrar todo lo aprendido, ser capaz de trabajar con los distintos tipos de profesionales y tener una gran experiencia. Su fin es impulsar el trabajo en equipo de futuros profesionales en situaciones hiperrealistas y en competencia.

Entre las cualidades que deben demostrar se encuentran: control de estrés, del miedo, dotes de mando, capacidad para tomar decisiones, controlar las emociones durante situaciones de crisis, manejo y conocimiento de técnicas sanitarias específicas, entre otras. Todo esto unido a una serie de valores humanos como es el trabajo en equipo, la educación, el respeto y el compañerismo.

El día 28 de enero se celebraron las pruebas eliminatorias en la que participaron ocho equipos de tres miembros cada uno, y el 4 de febrero se llevó a cabo la final entre los equipos con las tres mejores puntuaciones de las eliminatorias.

El primer día, los participantes recorrieron un circuito donde todos los grupos pasaron por un total de siete pruebas teórico-práctico, simultáneamente y rotando secuencialmente por todas las pruebas, con una parada de 30 minutos. La duración total del circuito fue, aproximadamente, de cuatro horas.

Estas siete pruebas consistían en realizar una RCP (Reanimación Cardiopulmonar) por equipos; atender un caso de SVA (Soporte Vital Avanzado) de alta complejidad en los que debían utilizar habilidades de acercamiento y contención verbal (prueba de apoyo psicológico); identificar y solucionar problemas mecánicos en un vehículo rápidamente; asistir a un escenario que ponía en riesgo su seguridad sin descuidar al paciente ni al agresor (prueba de IMV/ambiente hostil); también se evaluó la capacidad del equipo para resolver un caso propuesto y lograr salir de la habitación (Escape Room); demostrar habilidades de conducción con carga y en circunstancias particulares; y cruzar una pista de obstáculos que demuestra la capacidad física del equipo.

Los tres equipos con la mejor puntuación pasaron íntegros a la final, así como los tres miembros de cuarto grupo con mejor calificación. Este último plantel se desintegró y sus miembros pasaron a formar parte de los otros tres equipos de manera individual. De este modo, los grupos de la final, en lugar de tres miembros, contaron con cuatro personas cada uno.

La final, según explica el enfermero y docente Andrés Rodríguez Holst, responsable de la actividad, también consistió en un recorrido, pero, a diferencia de la eliminatoria, donde dos equipos tenían 20 minutos para resolver cada prueba y no podían pasar la siguiente hasta que transcurriera este tiempo, en la final, ganaba aquel grupo que antes llegara a la meta tras completar las diferentes pruebas en el menor tiempo posible. Mecánica, conducción, evacuación de víctimas de un vehículo siniestrado, RCP…

El equipo ganador fue el formado por Manuel Fernández Largo, Francisco Javier Domínguez, Pablo Lombardo y Rafael Álvarez, todos ellos alumnos del segundo curso de TES en la modalidad presencial. Este grupo participará en octubre en las olimpiadas nacionales que se celebrarán en Calatayud (Zaragoza). Esta competición nacional tiene lugar cada dos años. A este evento también acudirá el equipo de exalumnos de SAMU que ganó las olimpiadas de la Escuela que se celebraron el año pasado.

“Las olimpiadas nacionales de 2020 y 2021 se suspendieron a causa de la pandemia del Covid-19, por lo que las últimas se celebraron en 2018. Aquel año, los dos equipos de SAMU que participaron quedaron en primer y tercer lugar”, cuenta Andrés Rodríguez. El evento, que congrega a profesionales sanitarios, bomberos y otros especialistas del sector de las emergencias de toda España, está organizado por la Unidad Rescate Extrahospitalaria Multidisciplinar de Emergencias (UREM) y se centra en el desarrollo de actividades de rescate y evacuación de víctimas, principalmente.

Aquel equipo de SAMU que ganó en 2018 la V edición del Gran Prix de las Emergencias estaba formado por Thomas Couyotopoulo (hoy, director de Escuela SAMU), Noelia Luque, Coral Espadero y Francisco Díaz, tres graduados en Técnico de Emergencias Sanitarias (TES) y una enfermera del Máster en Atención Prehospitalaria, Catástrofe y Acción Humanitaria de SAMU y la Universidad de Sevilla. Estos terminaron el circuito en 1 hora y 14 minutos (el tiempo máximo eran dos horas). El segundo equipo de SAMU, que logró la tercera posición, lo constituyeron José Carlos León, Virgilio Sánchez, Vanesa Peinado y Ángel Flores de la Fuente, todos, entonces, alumnos de segundo año del grado superior en TES de la Escuela SAMU. Estos completaron las seis pruebas del circuito en 1 hora y 21 minutos. El segundo premio fue para un equipo procedente de Andorra del ámbito prehospitalario.

En total participaron 10 equipos de entre cuatro y cinco miembros, procedentes de la Comunidad Valenciana, Madrid, País Vasco, Aragón, Islas Baleares y Andalucía.

“Creo que el equipo de este año también tiene muchas posibilidades de ganar las olimpiadas nacionales. Son alumnos muy potentes y aplicados, tienen mucha agilidad mental a la hora de resolver problemas, conocen muy bien los escenarios y cuentan con una importante resistencia física”, reconoce el profesor Andrés Rodríguez. “Estoy seguro de que Manuel, Francisco Javier, Pablo y Rafael realizarán un gran trabajo en Calatayud”.

 

Nuevo aulario de Escuela SAMU

Escuela SAMU, escuela sostenible

Escuela SAMU ha estrenado en 2022 un nuevo edificio en sus instalaciones de Gelves (Sevilla) que facilitará la incorporación de nuevas formaciones a la cartera actual. El edificio ha conseguido la calificación energética AA (la máxima calificación existente en edificios energéticamente eficientes y sostenibles) por la Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía.

La Calificación Energética de los Edificios es el mecanismo oficial, tanto a nivel nacional como europeo, para la evaluación y comparación de la eficiencia energética e integración de energías renovables en los edificios. Esta calificación permite asignar a cada edificio de una etiqueta que da información específica sobre su Consumo de Energía y las Emisiones de CO2 que emite anualmente por metro cuadrado, clasificándolo dentro de una escala.

La estructura que se eligió para el nuevo aulario es un sistema Steel Framing, por su rapidez de montaje e incluso un fácil desmontaje entre otras ventajas, y por la posibilidad de disponer de un doble aislamiento que garantice el aislamiento térmico del edificio.

Entre las características de diseño y construcción del nuevo aulario destaca el empleo de materiales y composición de formas, la optimización de todos los recursos disponibles a través de técnicas pasivas (que ha reducido la superficie en contacto con el exterior para disminuir las necesidades de climatización), una orientación correcta de las ventanas para aprovechar o protegerse del sol y la ventilación natural al abrirlas, o el diseño de elementos de sombra que impiden un sobrecalentamiento en verano.

El nuevo aulario modular de 1.027 m2 construidos, dispone de 8 aulas de 60 metros cuadrados, tres de ellas con posibilidad de comunicación mediante el uso combinado de dos de ellas o tres en función de las necesidades de espacios. Se ha elegido un sistema pasivo de altas prestaciones con el objeto de reducir los consumos de energía, aunque también se ha previsto y dejado en previsión la futura instalación de generación de energía eléctrica para consumo propio de energía eléctrica que satisfagan las necesidades de la Escuela SAMU.

El edificio dispone de un vestíbulo que será futuro nexo de unión con una prevista segunda fase y que tiene como objetivo aportar más medidas de sostenibilidad ambiental y ahorro energético al edificio.

SAMU está comprometido con la visión, espíritu y puesta en marcha de la Agenda 2030 y con la voluntad de convertir los ODS en una realidad. Por ello sigue dado pasos firmes, ambiciosos y sostenidos para transformar sustancialmente sus estrategias, hábitos y políticas a largo plazo, para avanzar así hacia las metas de la Agenda, clave inequívoca del éxito propio que lo será por tanto colectivo.

Beatriz Estrada, Área de
Sostenibilidad de SAMU

Desayuno empresarial SAMU

Andalucía ensalza la labor internacional de SAMU

Destacados miembros de la Junta de Andalucía visitaron el 22 de febrero las instalaciones de Escuela SAMU y participaron en un desayuno empresarial que se celebró en el nuevo aulario modular de la escuela. Esta visita institucional estuvo encabezada por la viceconsejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, María del Carmen Cardosa, y por el consejero delegado de Extenda-Andalucía Exportación e Inversión Extranjera, Arturo Bernal, quienes conocieron de primera mano los proyectos de cooperación internacional en los que está embarcada SAMU, y que la ha llevado a tener presencia en EEUU, Marruecos y Ecuador.

La visita fue la antesala de un desayuno empresarial, que estuvo protagonizado por María del Carmen Cardosa, viceconsejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía; y por María de la Luz Ortega Carpio, directora de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID). Ambas responsables reflexionaron sobre El rol de las empresas en la agenda 2030 y las alianzas público-privadas para el desarrollo sostenible.

También participaron en el evento, entre otros, Antonio Sanz Cabello, viceconsejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior; Agustín Muñoz, director general de Emergencias y Protección Civil de Andalucía; Carlos Arturo Bernal, consejero delegado de Extenda; Mauricio Chacón jefe de Costa Rica del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE); José Álvarez Calderón, director territorial del Instituto de Comercio Exterior-ICEX; Blanca Crespo, del Club Multilateral de Extenda; Olga Pozo, jefa de departamento Unidad de Iberoamérica de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo; y representantes de diferentes empresas. Además, también estuvieron presentes diferentes miembros de SAMU como Carlos Álvarez Leiva, presidente y director general de SAMU; Juan González de Escalada, director de Emergencias de SAMU; Thomas Couyotopoulo, director de Escuela SAMU; y José Antonio Trujillo, adjunto a la dirección general de SAMU; entre otros.

Desayuno empresarial en Escuela SAMU

Desayuno empresarial en Escuela SAMU

Esta actividad se enmarca dentro del programa del Club Multilateral de Andalucía de Extenda-Andalucía Exportación e Inversión Extranjera. Este club está constituido por un grupo de empresas andaluzas que destacan por su actividad en el campo internacional, en particular en proyectos financiados por organismos multilaterales y bancos regionales de desarrollo. En su duodécima edición, el club está formado por 26 empresas andaluzas, entre las que se encuentra SAMU.

SAMU, un “extraordinario valor” para las empresas del Club Multilateral

El viceconsejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta de Andalucía, Antonio Sanz, fue el encargado de abrir este desayuno empresarial por videoconferencia, momento que aprovechó para alabar el trabajo de la entidad. “SAMU cuenta con una amplia experiencia en la gestión de grandes proyectos sanitarios y sociales. Es un extraordinario valor para las empresas que forman parte de Club Multilateral. Os agradecemos la confianza que habéis depositado en Extenda a la hora de colaborar en vuestro desarrollo internacional y os felicitamos por los 40 años de actividad que habéis cumplido en una época difícil, pero en la que vuestra labor ha sido más necesaria que nunca”.

“Vivimos una época compleja por la crisis sociosanitaria que ha generado la pandemia, con muchos inconvenientes pero también con nuevas oportunidades. Éste es un momento en el que gobiernos e instituciones multilaterales están potenciando proyectos para fomentar el desarrollo sostenible y cumplir con los objetivos de la Agenda 2030, especialmente en países de Asia, África o Latinoamérica. Todo ello mueve un mercado de grandes dimensiones abierto a la participación de empresas de todo el mundo”, mencionó Sanz durante su intervención.

“Una entidad puntera a nivel mundial”

María del Carmen Cardosa, viceconsejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, también destacó las infraestructuras de Escuela SAMU tras la visita. “No conocía las instalaciones. He intervenido en el desayuno teniendo solo como base la información con la que contamos en la Administración por todo lo que trabajamos con SAMU de manera tan estrecha. Pero después de ver estas instalaciones, me reafirmo firmemente en que SAMU es una entidad puntera, no solo en Andalucía, sino a nivel mundial. SAMU tiene unas instalaciones envidiables para otras muchas empresas. Debe ser el espejo en el que se miren otras muchas entidades como referente porque aporta mucho valor, no solo en Andalucía, sino también fuera de nuestras fronteras. Me voy mucho más firme y convencida de que SAMU es una apuesta segura”.

Cardoso también realizó una reflexión sobre lo importante que ha sido la labor de las empresas del tercer sector durante los momentos más duros de la pandemia. “La Administración llega hasta donde llega, y durante la pandemia se ha demostrado. Hemos sabido reciclarnos y adaptarnos en 48 horas, pero si no hubiera sido por el tercer sector, por todas aquellas entidades, como SAMU, que están a pie de calle, no hubiéramos podido prestar la atención necesaria en esos momentos tan complicados. Por eso es tan importante trabajar en red, es fundamental. Ahí está la clave. Solos no llegamos a ningún sitio y el tercer sector aquí es fundamental para que esto funcione”.

Cooperación internacional

María de la Luz Ortega, directora de la AACID, por su parte, reflexionó sobre el papel de SAMU en particular y de Andalucía en general en la cooperación internacional: “Creo que el papel de las organizaciones y las instituciones andaluzas en la cooperación internacional es muy valioso. Hay una trayectoria muy importante. En comparación con otras comunidades autónomas, nosotros lo tenemos incorporado como principio en el Estatuto de Autonomía, por lo cual no estamos hablando de una voluntariedad, sino de un principio que mana de lo que los andaluces queremos. Estamos trabajando mejor que en otros territorios”
Ortega también quiso destacar los recursos con los que cuenta SAMU: “Las infraestructuras que tiene Escuela SAMU son magníficas. Creo que es importante, desde la perspectiva de la cooperación internacional, poner al alumnado en la piel de lo que se va a encontrar. SAMU interviene en situaciones de emergencias complejas y es muy importante que los profesionales se formen en escenarios lo más reales posibles”.

simulacro Escuela SAMU

‘Cargaditos de juguetes’: el último ejercicio total en Escuela SAMU

Día de la Cabalgata de los Reyes Magos en Sevilla. El centro de la ciudad está repleto de gente. El cortejo arranca sin incidentes, con normalidad. Las diferentes carrozas van desfilando y los niños recogen del suelo los caramelos que desde las carrozas lanzan. De repente, se escucha el motor de un coche que va a gran velocidad por una de las calles paralelas por donde transcurre la cabalgata. Sin esperarlo, el vehículo se cuela en el recorrido oficial de la cabalgata y atropella a varias personas.

Un primer equipo de sanitarios (VIR) se traslada hasta el lugar del incidente, y tras ver que la zona es segura gracias al despliegue de la Policía, comienzan a solicitar más recursos sanitarios. Sin embargo, una vez que los diferentes equipos de emergencias se han aproximado hasta el lugar, las personas que han provocado el accidente, al ver que se acercan a su vehículo, salen del mismo y empiezan a disparar de manera indiscriminada. La Policía Nacional vuelve a actuar para intentar detenerlos, pero, en la huida, chocan contra un autobús en el que hay 12 pasajeros, además del conductor. Los terroristas al verse atrapados, comienzan a disparar de nuevo, provocando varias víctimas hasta que la Policía consigue neutralizarlos.

Esto no es el argumento de ninguna serie de ficción, ni un suceso real, afortunadamente. Es el escenario del gran simulacro integral que tuvo lugar el 22 de diciembre en Escuela SAMU, el primero de este curso escolar. En él participaron los alumnos de los diferentes másteres y ciclos de Formación Profesional de Escuela SAMU, además de un destacamento de la Policía Nacional; la Escuela de Maquillaje Mamen Peinado; alumnos de Enfermería de la Universidad de Sevilla, que hicieron de víctimas; y la asociación Asemerpas, especializada en el uso de drones en situaciones de emergencias.

El simulacro Cargaditos de Juguetes, tal como fue denominado, buscaba poner a prueba al alumnado de Escuela SAMU en un hipotético Incidente de Múltiples Víctimas (IMV), tomando como escenario la tradicional e icónica Cabalgata de Reyes; haciendo necesaria la cooperación y coordinación de todos los recursos, tanto materiales como humanos, para manejar la crítica situación de la mejor manera posible.

Según apuntan desde Escuela SAMU, con la realización del simulacro se buscaba desarrollar habilidades y destrezas en situaciones extremas. La gestión del estrés, la fortaleza mental, la seguridad y confianza en sí mismo y en el equipo son capacidades y aspectos que también se desarrollan y entrenan en estos eventos.

Por otro lado, la actuación puede ser un buen reflejo de la que podrían desempeñar los participantes en una situación real. No solo es útil para aprender y detectar puntos críticos en la coordinación y trabajo a realizar sobre el terreno, también para, individualmente, observar y valorar si realmente uno está preparado para afrontar este tipo de situaciones en la vida real, además de identificar los fallos que se deben corregir.

El ejercicio se desarrolló en diferentes zonas exteriores de la escuela, entre las que destacaron la entrada al centro, el parking de visitas, el parking de profesores, el autobús y toda la zona que rodea a las aulas. En estas zonas tuvieron lugar el atentado, la intervención policial y la intervención sanitaria, tanto en el área de rescate como en el triage y posterior traslado de víctimas.

Otras de las zonas utilizadas para este simulacro fueron el aula 4, convertida en Centro de Gestión de Recursos (CGR); el aula 5, donde se instaló el Centro de Mando Avanzado; y la clínica de simulación, que actuó como hospital. En este último punto, un grupo de alumnos del ciclo de TCAE (Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería), junto con algunos estudiantes del Máster de Enfermería en Urgencias, Emergencias, Catástrofes y Acción Humanitaria, atendían a las víctimas.

El simulacro no acabó con la neutralización por parte de la Policía de los terroristas tras chocar su vehículo con un autobús. Una de las personas implicadas logra escapar y, a lo largo de todo el ejercicio, continúa actuando y generando nuevas situaciones de crisis.

A este complejo escenario, en el que los alumnos debían poner en práctica todos sus conocimientos y hacer frente a situaciones de estrés máximo, se sumó otro elemento muy real: la lluvia. El mal tiempo no impidió que se celebrara el ejercicio programado, todo lo contrario. Los alumnos deben aprender también a hacer frente a situaciones de crisis y emergencias sea de día o de noche y ante cualquier inclemencia meteorológica, ya sean 40 grados a la sombra o una tormenta de nieve.

A pesar de la pandemia del coronavirus, la dirección de Escuela SAMU está realizando un esfuerzo titánico para ofrecerle a sus estudiantes la mejor formación en emergencias sanitarias y con la misma calidad de siempre. La crítica situación sanitaria que atraviesa el planeta por el Covid-19 hace que la labor formativa de SAMU sea ahora más necesaria que nunca.

“Ofrecemos la calidad de siempre. Nuestra formación no se ha visto resentida en ningún momento a causa de la crisis. Seguimos desarrollando simulacros y ejercicios de alta calidad con la misma periodicidad. Estamos convencidos de que ahora nuestra formación es más necesaria que nunca. Debemos preparar a nuestros alumnos lo mejor posible para actuar en situaciones extremas como la que estamos viviendo”, señalan desde el centro.

Escuela SAMU, desde sus orígenes, prepara a sus alumnos para la actuación en urgencias, emergencias y catástrofes de magnitud considerable. El simulacro es uno de los medios disponibles para entrenar y trabajar bajo presión en una situación compleja y que los profesionales puedan conocerse mejor, aprender cómo actuar con los demás equipos e instituciones, poner en práctica lo aprendido y analizar los errores.

Aprende haciéndolo es el lema que ha caracterizado a Escuela SAMU desde sus inicios a finales de los 80 y que sigue vigente hoy más que nunca a pesar de las limitaciones provocadas por la pandemia de coronavirus. Al igual que todo SAMU, Escuela SAMU quiere ser sinónimo de calidad, en este caso, aplicada a la formación de profesionales en activo y de futuros profesionales sanitarios y de las emergencias, siempre a través de la práctica y la experiencia como base formativa.

Thomas Couyotopoulo. Director de Escuela SAMU

Thomas Couyotopoulo, director de Escuela SAMU: “La muerte de mi hermano me hizo replantearme mi vida”

Escuela SAMU cuenta desde octubre con un nuevo director, Thomas Couyotopoulo (Lyon, Francia, 1980), hasta entonces subdirector del centro. Procede del mundo de la competición del automovilismo, pero en 2015 decidió dar un giro radical a su vida y sumergirse en el sector de las emergencias

—Enhorabuena por su nombramiento como nuevo director de Escuela SAMU. ¿Se esperaba este ascenso?
—Reconozco que me sorprendió. Juan González de Escalada, miembro de la familia fundadora de SAMU, ha sido director de Escuela SAMU desde 2012, cuando se decidió dar un gran salto de calidad al ofertar los ciclos de Formación Profesional y trasladar el proyecto a Gelves, dando lugar a lo que hoy es la Escuela. Me alegro mucho de que hayan confiado en mí para este puesto. Haré todo lo posible para que Escuela SAMU siga creciendo.

—¿Qué significa para usted ser director de Escuela SAMU?
—Para mí, ser director de Escuela SAMU es, sobre todo, asumir la responsabilidad de estar al frente de un centro formativo especial, diferente, donde se apuesta por la calidad de la enseñanza y con una metodología excepcional que permite formar a grandes profesionales. Es también asumir el peso y la responsabilidad de un legado de 40 años de una entidad, SAMU, que ha demostrado con creces sus valores y su buen hacer, y que ha formado a miles de profesionales del sector de las emergencias, teniendo como principal referencia a nuestro jefe, el doctor Carlos Álvarez Leiva.

—¿Cómo afronta esta nueva etapa?
—Con ilusión, energía y ganas, algo muy necesario, pues las semanas aquí son intensas y duras. Estamos trabajando en la implantación de nuevos ciclos de FP y, en los últimos meses, hemos estado inmersos en las obras de un nuevo edificio de aulas y en su equipamiento, proyecto en el cual me he volcado mucho. Por otro lado, me he fijado objetivos de innovación y sostenibilidad, y también tengo la responsabilidad de que la escuela sea viable a nivel económico y así poder seguir ofreciendo formación de calidad. El mercado es cada vez más competitivo en este sector y tenemos que elevar y mejorar nuestro nivel para poder seguir apostando por la calidad. Como ve, me enfrento a mi nuevo cargo con mucha carga de trabajo pero con ilusión.

—Su trayectoria en Escuela SAMU está siendo fulgurante. En septiembre de 2015 entró como alumno en Escuela SAMU y seis años después ya es director.
—Es cierto que entré en esta escuela como alumno, pero yo ya tenía una carrera profesional y una experiencia previa de 15 años en otro sector y en un puesto de dirección. Tenía mucha inquietud por formarme en la rama de las emergencias sanitarias. SAMU me ha aportado muchos conocimientos y experiencias tanto a nivel profesional como personal. Tras formarme, tuve la oportunidad de trabajar en SAMU en el traslado de pacientes críticos y en varios dispositivos sanitarios. Conozco la entidad desde abajo y creo que eso es muy importante a la hora de asumir un cargo de dirección y gestión.

—¿Qué recuerda de su etapa como alumno de Técnico en Emergencias Sanitarias?
—La experiencia como alumno fue muy positiva. Aún no había dejado mi profesión anterior, por lo que fui alternando mi trabajo como team manager en campeonatos de Fórmula 2 (F2) con las clases en Escuela SAMU. Fueron dos años muy intensos porque quería sacar un buen expediente y aprovechar al máximo el tiempo. En Escuela SAMU no solo se transmiten conocimientos, también valores y te ponen frente a situaciones muy cercanas a la realidad. Es un centro único. Aprendí muchísimo de profesores como Pablo Simón, Miguel Ruíz y todos los docentes de esta promoción que se volcaban para enseñarnos lo que habían aprendido en el máster.

—Llama la atención que el director de una escuela de emergencias como ésta sea un ingeniero del sector de la automoción y la competición deportiva. 
—Creo que una persona no tiene por qué dedicarse toda su vida a una misma profesión. Puede hacerlo, pero no es una obligación. Creo que es muy enriquecedor tocar varios palos. Yo me dediqué muchos años a lo mismo de una forma muy intensa. Llegué a muy alto nivel y no me arrepiento de lo vivido pero no quería dedicarle toda mi vida a ese sector. Tenía unos retos muy exigentes, aunque no lo dejé por eso. Quería trabajar en un sector con valores más altruista, como es ayudar al prójimo, que en algo que se basa en dar vueltas a 300 kilómetros por hora en un circuito. Esto, a nivel tecnológico y deportivo, es muy interesante, pero no deja de ser un espectáculo y no salva vidas. Es un cambio que sorprende mucho a la gente, pero yo tengo claro de dónde vengo y por qué he hecho este cambio. No sé dónde estaré dentro de 15 años.

—¿Qué le empujó a dar este cambio de profesión?
—El sector de las emergencias siempre me había atraído. Había realizado varios cursos dentro de este ámbito, pero mi trabajo en la competición me tenía cautivo al 200% y no pude dar el salto antes. Pero en 2013 ocurrió algo que me hizo decidirme finalmente por dar el salto y apostar por el cambio: el fallecimiento de mi hermano pequeño en un accidente de tráfico. Aquello me hizo replantearme muchas cosas en mi vida y muchas prioridades. Fue el empujón que necesitaba para dejar un empleo que tenía garantizado y que estaba bien remunerado por algo nuevo para mí pero que esperaba que me fuera a aportar muchas cosas buenas.

—¿Cómo es su relación con el anterior director, Juan González de Escalada, ahora director del área de Emergencias de SAMU? ¿ Qué destacaría de él?
—Nuestra relación es buena, me llevo muy bien con él. Juan es una persona muy apreciada, querida y cercana. Es cierto que no somos iguales. Él tiene unas cualidades que yo no tengo, pero creo que nos complementamos muy bien. Yo ya vivo en mis propias carnes el papel de director. Sé que requiere un esfuerzo, tiempo, energía y voluntad, aunque desde fuera no lo parezca. Tenemos que estar para todos todo el tiempo. La escuela no funciona sólo de 8 a 3 de lunes a viernes. Juan lo sabía y lo asumía, y yo hago lo propio ahora. Seguimos en contacto y siempre buscamos un hueco para ponernos al día y apoyarnos.

—¿Qué planes, ideas y nuevos proyectos tiene en mente para la escuela?
—Tengo muchos, pero no quiero desvelarlos todos hasta que no sean una realidad. El objetivo principal es seguir mejorando la calidad de la formación que impartimos: cómo, con quién y para quién. También queremos ampliar el catálogo de titulaciones, algo que ya hemos empezado a hacer con el ciclo de FP de Grado Medio en Técnico en Emergencias y Protección Civil, que ya ha sido autorizado por la Junta de Andalucía, por fin. Además, estamos trabajando en la implantación de varias titulaciones de FP de grado superior de la rama sanitaria para el curso que viene; y hemos planteado otras titulaciones de posgrado diferentes a las tradicionales, como el máster en Emergencias Pediátricas. Por otro lado, estoy convencido de la importancia del uso de la simulación en la formación si está bien planteada. Lo usé y lo desarrollé en el mundo de la competición y lo estamos haciendo ahora en la escuela. Así, hemos implantado varios tipos de simuladores y tengo en mente otros proyectos de realidad virtual que quiero desarrollar con un colaborador externo y creo que puede ser una herramienta muy potente para la formación en la escuela. Pero cuando tengamos la herramienta en marcha, lo anunciaremos. La gente que nos conoce sabe que la escuela avanza y no para y se adapta a los retos que surgen. Intento siempre escuchar a mi equipo para adelantarnos a las necesidades y retos de nuestros profesionales y alumnos.

—¿Qué cree que puede aportar a Escuela SAMU como director?
—Creo que quizás el elemento que más me diferencia del resto de mis compañeros es mi trayectoria en competición. Allí aprendí que no importa lo bien que haga mi trabajo si el equipo con el que compito lo hace mejor que yo. La competitividad no es algo que se vea reflejado de forma directa en las emergencias sanitarias, pero creo que la exigencia de cuidar cada detalle, del trabajo en equipo y de la búsqueda de máxima eficiencia en todos los aspectos, por ejemplo, son aspectos importantes y positivos que se pueden extrapolar a otros ámbitos y, en este caso, a las emergencias y la formación. Escuela SAMU compite con otros centros educativos y formativos pero, sobre todo, el reto debe ser con uno mismo para conseguir ser un centro de referencia, por la calidad, ya que el enfoque de la Escuela SAMU nunca se ha centrado en la cantidad. No debemos conformarnos y dejarnos llevar por lo “fácil y cómodo”, sino esforzarnos para mantener e incluso mejorar lo que nos han enseñado.

Escuela SAMU. Emergencias y drones

Escuela SAMU: La integración de los drones en el mundo de las emergencias

Escuela SAMU ha sido escenario una vez más de una jornada informativa y práctica sobre el uso de vehículos aéreos no tripulados en situaciones de emergencias, mostrando las capacidades técnicas de las diferentes aeronaves destinadas a dichas actividades, su uso y tecnología, así como la importancia de generar un P.M.A. (Puesto de Mando Avanzado) en determinadas situaciones.

En esta ocasión, la actividad se desarrolló los días 29 y 30 de noviembre dentro del módulo de Planes de Emergencias y Dispositivos de Riesgos Previsibles del segundo curso de Técnico en Emergencias Sanitarias (TES) y en colaboración con Asemerpas (Asociación Seguridad y Emergencias con RPAS), especializada en la organización de jornadas sobre la promoción de drones RPAS (del inglés, Remotely Piloted Aircraft System), para la localización de personas, situaciones de grave riesgo, catástrofes o calamidad pública.

La simulación de un Puesto de Mando Avanzado, su contenido y la comunicación entre equipos de trabajo fueron algunas de las nociones que se impartieron durante estas dos jornadas teórico-prácticas en las que participaron más de treinta alumnos, la mayoría de ellos del segundo curso del ciclo de TES de la modalidad presencial que oferta Escuela SAMU.

La primera jornada se destinó a la parte teórica, donde se hizo especial hincapié en la normativa actual sobre el vuelo de drones, el funcionamiento de estos vehículos y la búsqueda por sectores y rescate de víctimas. Mientras que el segundo día se llevó a cabo un ejercicio práctico en el que se disimuló la búsqueda y rescate de una persona desaparecida.

“Durante el ejercicio práctico, los alumnos se dividieron en 5 grupos de rescate. Cada uno de ellos tenían que localizar a una víctima. Por otro lado, en el aula, se montó un puesto de mando. Los alumnos debían localizar y auxiliar a su víctima, y para ello contaban con la ayuda de un dron, que sobrevolaba la escuela, y que les orientaba sobre sus movimientos y les indicaba dónde estaba la víctima. Una vez localizada, los alumnos debían rescatarla, valorarla y, si fuera necesario, prestarle asistencia sanitaria”, explica María Soto, profesora de Escuela SAMU.

La docente asegura que es la primera vez que Escuela SAMU colabora con Asemerpas y que se realiza un ejercicio de estas características, pero existe vocación de futuro. Prueba de ello es el simulacro integral que tuvo lugar el 22 de diciembre y en el que participaron todos los alumnos de Escuela SAMU, tanto los de los ciclos de Formación Profesional como los estudiantes de los diferentes másteres que se imparten en el centro. En dicho ejercicio también participó Asemerpas.

“Hoy en día, el uso de drones para la búsqueda y rescate de víctimas, así como para transportar de un punto a otro objetos de pequeñas dimensiones en situaciones de emergencias, es algo que está en pleno desarrollo y cada vez coge más fuerza. Los drones están ya integrados en el mundo de las emergencias”, continúa Soto.

Escuela SAMU sí ha colaborado con anterioridad con otras entidades de drones como Aero2mil Escuela de Pilotos, que prestó uno de sus vehículos no tripulados en un simulacro de incidente NBQ. Asimismo, durante la primavera de 2020, en plena pandemia del Covid-19, Fundación SAMU contó con la colaboración de la empresa onubense Agridronsur en la desinfección interna y externa, a través de una innovadora tecnología basada en el uso de drones, del Centro Deportivo Rochelambert, uno de los recursos habilitados por el Ayuntamiento de Sevilla para la atención de colectivos desfavorecidos durante la etapa de confinamiento por el Covid-19.

“En Escuela SAMU estamos convencidos del uso potencial de los drones ante situaciones de urgencias y emergencias. Estos drones o vehículos aéreos no tripulados no sólo son de gran ayuda para la búsqueda y rescate de víctimas. También pueden llegar a proporcionar información crucial, de forma remota, a través de cámaras y otros sensores para detectar gases, temperaturas corporales o de otra índole, y agentes radiactivos, biológicos y químicos (NBQ), incluso antes de que comience la actuación de los intervinientes en un incidente”, apuntan desde el centro educativo. “Estos drones son sin duda una gran herramienta para prevenir la contaminación de equipos de rescate ante un agente desconocido”.

En esta línea, Escuela SAMU oferta un curso semipresencial de Piloto de Drones en Emergencias dirigido a técnicos, bomberos, personal de protección civil y personal militar del campo de las emergencias.