El equipo de SAMU enviado a Costa Rica en misión humanitaria

Misión humanitaria: Un equipo de sanitarios todoterreno en Costa Rica

El 2 de junio, un grupo de 11 enfermeros y 9 técnicos de emergencias sanitaria de SAMU partieron hacia Costa Rica en misión humanitaria bajo la dirección del enfermero Andrés Rodríguez Holst ante el aumento de casos de coronavirus en el país centroamericano. La alta presión hospitalaria y el incremento de la tasa de incidencia han obligado a prolongar la misión, que en un principio iba a durar 15 días.

Costa Rica está atravesando una situación de emergencias sin precedentes en el país. Los contagios por Covid-19 se incrementan a un ritmo exponencial, con más de 2.000 nuevos casos al día. Desde que comenzó la pandemia, se han registrado en Costa Rica más de 340.000 contagios y unas 4.500 muertes relacionadas con el coronavirus.

La nación centroamericana, que fue ejemplo a nivel mundial entre marzo y junio de 2020 por el control de los casos y la baja mortalidad por esta enfermedad, vive una verdadera crisis hospitalaria por la rápida expansión del coronavirus SARS-CoV-2, causante del Covid-19, tras las vacaciones de Semana Santa. Todo ello ha llevado al Gobierno costarricense a aplicar restricciones de movilidad y a cerrar de manera temporal toda actividad económica no esencial. Además, la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) de Costa Rica analiza la posibilidad de decretar la alerta roja.

A mediados de junio, SAMU recibió una solicitud de ayuda por parte de la PAHO (Organización Panamericana de la Salud). De forma inmediata, SAMU puso en marcha su maquinaria y, en pocas horas, ya tenía en alerta a un equipo de 20 profesionales sanitarios bajo la dirección del enfermero Andrés Rodríguez Holst a la espera de finalizar los trámites administrativos para partir hacia Costa Rica.

“Nuestra misión consiste en aliviar la presión asistencial del Hospital San Vicente de Paúl de Heredia, a unos 10 kilómetros al noroeste de San José, y atender las urgencias que no estén relacionadas con el Covid-19. Para ello, contamos con la colaboración de un equipo médico de emergencias de Panamá. Ellos han levantado un hospital de campaña y nosotros apoyamos con personal”, explica Andrés Rodríguez, mando de la misión, durante su estancia en Costa Rica.

Entre los profesionales que han formado parte del equipo de SAMU se encuentran enfermos del Máster de Urgencias, Emergencias, Catástrofes y Acción Humanitaria de SAMU y la Universidad CEU San Pablo (promoción 2020-2021), algunos de los cuales ya participaron a finales de año en la misión humanitaria de SAMU en Honduras tras el paso de dos huracanes. Es el caso de Alexander Fernández o Gonzalo Soler.

Un sanitario de SAMU atiende a un paciente en Costa Rica

Un sanitario de SAMU atiende a un paciente en Costa Rica

“El equipo está formado por personas muy experimentadas y que me han acompañado en otras misiones, como la técnico en emergencias Carmina Casal, que ya estuvo conmigo en tres misiones anteriores, o la enfermera Erica Williams-Carricaburu. Pero también lo forman personas jóvenes con poca o ninguna experiencia en misiones humanitaria. Ambos perfiles enriquecen al grupo”, indica Rodríguez, que, con Costa Rica, cuenta con 18 misiones humanitarias internacionales a sus espaldas.

Los hospitales de campaña

Debido a la alta presión hospitalaria, finalmente, se han tenido que levantar dos hospitales de campaña en las inmediaciones del Hospital San Vicente de Paúl. “Uno de ellos está dedicado a casos de pediatría y cuenta con 8 camas, y el otro está dirigido a pacientes adultos, todos ellos urgencias no Covid. Este segundo hospital de campaña cuenta con 38 camas, pero en los próximos días se van a instalar 16 más”, explica el director de la misión.

“Estoy muy orgulloso de mi equipo, sobre todo de los técnicos, me han sorprendido mucho, ya que están realizando funciones más allá de las suyas propias y lo están haciendo muy bien. Los enfermeros también se han adaptado muy bien y de manera muy rápida, teniendo en cuenta que han tenido que aprender en un tiempo récord con un sistema que no es el suyo. La administración de los cuidados, los medicamentos, el sistema informático…. hay importantes diferencias con respecto a su día a día en España y se han adaptado a la perfección”, continúa Andrés Rodríguez.

Los profesionales de SAMU han trabajado en turnos de 12 horas, día y noche, y en ambos hospitales de campaña, en el de adultos y en el de pediatría. Todos los casos que han atendido durante su presencia en Costa Rica han sido urgencias no Covid-19, lo que implica una gran variedad de patologías, desde problemas gástricos, cardíacos, respiratorios, infecciones….

Durante su estancia en Costa Rica, el equipo de SAMU ha recibido dos importantes visitas que han alabado su trabajo y le han dado ánimos para continuar. Se trata de la embajadora de España en Costa Rica, Cristina Pérez Gutiérrez; y el fiscal del Colegio de Enfermeras de Costa Rica. Ambos visitaron los hospitales de campaña y pudieron ver in situ cómo trabajaban los profesionales de SAMU.

Para Andrés Rodríguez Holst, ésta es una misión especial, no sólo porque es su número 18 sino porque supone el regreso a su país de origen tras formarse en Europa. “Nunca pensé que regresaría a mi país en misión humanitaria. De hecho, ésta es la primera vez que Costa Rica solicita ayuda internacional”, reconoce el mando de la misión. “Ninguna de las personas que nos esperaban en Costa Rica sabía que al frente del equipo de SAMU iba una persona que nació aquí. Para algunos fue un poco sorprendente y cuando me escuchaban hablar pensaban que era un enlace local y no el mando de la misión de SAMU”, continúa el enfermero, que llegó a España en octubre de 2015.

“Para mí también ha sido un poco chocante porque conozco y he trabajado con anterioridad con algunas de las personas con las que he tenido que tratar estos días en Costa Rica, pero no ha sido ningún problema. Todo lo contrario. Todos están muy contentos del trabajo que SAMU ha realizado aquí y aceptan y aplican nuestros consejos y recomendaciones sobre la organización del trabajo, la logística y el espacio, pequeños detalles que ayudan a mejorar el trabajo diario”.

Una sanitaria de SAMU abraza a un familiar a su llegada de Costa Rica

Una sanitaria de SAMU abraza a un familiar a su llegada de Costa Rica

Tras dos semanas de duro trabajo, parte del equipo de SAMU regresó el 13 de junio a España, quedando en Costa Rica cinco profesionales de SAMU, entre ellos Andrés Rodríguez y Erica Williams-Carricaburu, ambos con una larga experiencia en misiones humanitarias. La situación en el país costarricense no ha mejorado en los últimos días y los contagios diarios por coronavirus suman cada jornada un récord. Esto llevó tanto a la dirección del Hospital San Vicente de Paúl como a la PAHO a solicitar a SAMU que prolongasen su misión varias jornadas más.

Así, la mayor parte del contingente llegó a Sevilla el 14 de junio, donde lo recibieron sus familiares y amigos. Tras un largo viaje, a su llegada a la Escuela SAMU y tras someterse todos ellos a test de antígenos, se celebró un acto de bienvenida en el que el director general de SAMU, Carlos González de Escalada, les dedicó unas cariñosas palabras y alabó la labor llevada a cabo en Costa Rica. Todos los protagonistas de esta misión se mostraron bastante cansados pero muy satisfechos con el trabajo realizado. El resto del contingente regresó el 22 de junio.

Mara (ISL/JEM Huelva)

ISL/JEM SAMU Huelva: La sonrisa infinita de Mara

La madre de la casa, quien cuida de todas y todos”. “Una fuente de aprendizaje para la vida dentro y fuera del centro”. “Mujer amable, de sonrisa infinita”. “Persona de notas musicales en constante movimiento”.

Describir a una compañera puede resultar difícil. Por ello nos servimos de las impresiones que los mismos chicos del ISL/JEM SAMU Huelva tienen acerca de Ilmaria Santos, ‘Mara’, gobernanta del centro que durante casi dos años ha formado parte de este proyecto de inserción y acompañamiento.

Como todos los chicos con los que se trabaja a diario en este hogar, Mara es migrante. Brasil la vio nacer, y España la vio construir una nueva vida en el entorno rural de Aracena (Huelva). De ahí pasó a llenar el ISL Corteconcepción (ahora ISL/JEM SAMU Huelva) de alegría, amor y ternura.

Su implicación en el acompañamiento de los chicos deja su rol de gobernanta en una mera denominación contractual, pues Mara es una inversión diaria de cuidados y acompañamiento de los chicos. Ellos, tal como la perciben en las impresiones anteriores, la consideran familia, la consideran hogar.

“Yo también soy migrante”

El equipo recuerda con frecuencia la intervención tajante de Mara en uno de los episodios de más baja moral por parte de nuestros chicos. En un ambiente de desasosiego generalizado, Mara entró al salón donde se hablaba con ellos con un contundente: “Yo también soy migrante”. Así silenció al grupo y comenzó un discurso que cambiaría el porvenir de los oyentes.

Después de esto, no olvidamos que todos y todas somos complicados. Ninguno nos salvamos de este fenómeno. Por eso es difícil alcanzar cierta sencillez en la manera de vivir, algo que Mara sí ha conquistado y es capaz de transmitir. También tiene interiorizada la bondad como una manera de sencillez muy genuina, de ahí que podamos definirla como persona de ejemplo en la palabra y en la acción, una mujer que lo difícil lo hace sencillo desde la bondad auténtica, desde lo más suave.

Por último, desde el ISL/JEM SAMU Huelva queremos recalcar que, desde los sueños se construye la realidad, que siempre existen excusas para brindar, y que es una suerte formar parte del mismo equipo que Mara, la cual ve la belleza donde los demás ven rutina.

Equipo de SAMU que viaja a Costa Rica

Sanitarios de SAMU viajan a Costa Rica para apoyar las urgencias hospitalarias ante la presión de la pandemia

Costa Rica está atravesando una situación de emergencias sin precedentes en el país. Los contagios por Covid-19 se incrementan en el país centroamericano a un ritmo exponencial, con más de 2.000 nuevos casos al día. Desde que comenzó la pandemia, se han registrado en Costa Rica más de 300.000 contagios y 3.700 muertes relacionadas con el coronavirus.

La nación centroamericana, que fue ejemplo a nivel mundial entre marzo y junio de 2020 por el control de los casos y la baja mortalidad por esta enfermedad, vive una verdadera crisis hospitalaria por la rápida expansión del coronavirus SARS-CoV-2, causante de la Covid-19, tras las vacaciones de Semana Santa. Todo ello ha llevado recientemente al Gobierno costarricense a aplicar restricciones de movilidad y a cerrar de manera temporal toda actividad económica no esencial. Además, la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) de Costa Rica analiza la posibilidad de decretar la alerta roja.

De forma inmediata, SAMU puso en marcha su maquinaria y en pocas horas ya tenía en alerta a un equipo de 20 profesionales sanitarios (11 enfermeros y 9 técnicos de emergencias sanitarias) bajo la dirección del enfermero Andrés Rodríguez Holst a la espera de finalizar los trámites administrativos para partir hacia Costa Rica.

“Nuestra misión es aliviar la presión asistencial del Hospital San Vicente de Paúl de Heredia, a unos 10 kilómetros al noroeste de San José, y atender las urgencias que no estén relacionadas con el Covid-19. Para ello, contamos con la colaboración de un equipo médico de emergencias de Panamá. Ellos van a levantar un hospital de campaña y nosotros vamos a apoyar con personal”, explica Andrés Rodríguez, mando de la misión.

Entre los profesionales que forman el equipo de SAMU se encuentran enfermos del Máster de Urgencias, Emergencias, Catástrofes y Acción Humanitaria de SAMU y la Universidad CEU San Pablo (promoción 2020-2021), algunos de los cuales ya participaron a finales de año en la misión humanitaria de SAMU en Honduras tras el paso de dos huracanes. Es el caso de Alexander Fernández o Gonzalo Soler.

“Me llevo a personas muy experimentadas y que me han acompañado en otras misiones, como la técnico en emergencias Carmina Casal, que ya ha estado conmigo en tres misiones anteriores, o la enfermera Erica Williams-Carricaburu. Pero también a personas jóvenes con poca o ninguna experiencia en misiones humanitaria. Ambos perfiles enriquecen al grupo”, indica Rodríguez, que, con Costa Rica, cuenta con 18 misiones humanitarias internacionales a sus espaldas.

El equipo de SAMU parte este miércoles 2 de junio hacia Costa Rica con el propósito de comenzar a trabajar sobre el terreno el mismo 2 de junio en cuanto aterricen. Esta misión durará dos semanas.

La delegada municipal de Salud de Gelves, Alicia Oliveros, junto al personal del SAS y SAMU

En acción para llevar la vacuna a grandes dependientes

Gelves ha comenzado en marzo una campaña de vacunación a domicilio para las personas grandes dependientes de la localidad. La acción ha sido posible gracias a la coordinación del Ayuntamiento de Gelves (Sevilla) y la colaboración de la Escuela de Emergencias SAMU, que ha puesto a disposición del Consistorio una ambulancia y un técnico en emergencias sanitarias para que la enfermera del centro de salud dependiente del SAS (Servicio Andaluz de Salud) encargada de realizar esta tarea pueda llegar a todos los domicilios.

El Ayuntamiento, que agradece la colaboración de SAMU, ha querido así agilizar el proceso para que estas personas no sufrieran más retraso en recibir sus dosis por parte del Servicio Andaluz de Salud, al ser de alto riesgo por sus dolencias, enfermedades, edad o limitaciones físicas, entre otros aspectos, según informan desde el Ayuntamiento de Gelves. La campaña arrancó el 19 de marzo a las nueve de la mañana y, durante dos jornadas, se visitaron más de 40 domicilios.

La semana anterior recibieron sus dosis los agentes de la Policía Local de Gelves, sumándose así a los colectivos prioritarios para vacunación marcados por las autoridades sanitarias andaluzas. Anteriormente, ya habían sido vacunados el personal de ayuda a domicilio y dependencia, personal docente y de apoyo de los centros educativos, y personal sanitario del centro de salud.

La vacunación avanza en Andalucía y, actualmente, las vacunas de ARNm, Pfizer y Moderna, además de las dosis de AstraZeneca recuperadas tras la aprobación por parte de la Agencia Europea del Medicamento, son las que se encuentran bajo administración.

Andalucía ya ha superado el millón de dosis utilizadas de la vacuna frente al coronavirus (1.336.900), al mismo tiempo que crece el número de personas inmunizadas por completo, que ya roza el medio millón de andaluces (489.979). En esta Comunidad, la edad es el principal factor para recibir la vacuna contra el Covid-19.

Los grupos de población se dividen fundamentalmente por la edad. Una vez aprobado el uso de la vacuna de AstraZeneca en personas de hasta 55 años, éste es el criterio primordial a la hora de crear la ‘cola’ de vacunación frente a la Covid.

Así, mientras se va acabando la vacunación con los grupos 1 (personas que se encuentran en residencias, centros de mayores o centros de día), 2 (personal sanitario y sociosanitario) y 3A (personal que no está en la primera línea pero que trabaja en centros y establecimientos sanitarios y sociosanitarios), se ha empezado a suministrar las vacunas de ARNm, Pfizer y Moderna a las personas del grupo 4, grandes dependientes, y el grupo 5, personas mayores de 80 años.

A continuación, y siempre en función de las dosis recibidas, se seguirá con la vacunación del grupo 5B, correspondiente a la edad comprendida entre los 70 y los 73 años, y después el grupo 5C, personas de 60 a 69 años. Una vez terminado todo el grupo 5, se procederá al grupo 7, que corresponde a las personas menores de 60 años con patologías de alto riesgo.

Carla Vanesa González, médico de SAMU Wellness

Carla V. González, médico de SAMU Wellness: «Es muy difícil enfrentarte a la muerte y no poder hacer nada»

Carla V. González (1992, Caracas, Venezuela) trabaja desde 2019 como médico general en la clínica de salud mental SAMU Wellness, labor que compagina con el traslado de pacientes críticos en Málaga. A raíz de la pandemia del Covid-19, ha participado en diferentes dispositivos de SAMU, el último en el Campo de Gibraltar.

—¿Cómo acaba una médico venezolana como usted en Sevilla?
—Me formé como médico cirujano en la Universidad Central de Venezuela en Caracas, graduándome en 2016. Luego, trabajé durante un año como médico rural en las comunidades más desfavorecidas y con menos acceso a la asistencia sanitaria de Caracas. La difícil situación y las malas condiciones en las que se vive en mi país me hicieron emigrar. Elegí España por el idioma y la formación que aquí podía tener, principalmente.

—¿Cómo empezó a trabajar en SAMU?
—En febrero de 2019, buscando trabajo, fui a Escuela SAMU, donde me informaron de que buscaban un médico general para la clínica SAMU Wellness, así que me puse en contacto con el doctor Álvarez Leiva, quien me entrevistó. En este último año con SAMU también he trabajado en diversos dispositivos haciendo frente a la pandemia. En marzo de 2020, formé parte de la medicalización de la Residencia del Tiempo Libre El Burgo, en la Línea de la Concepción (Cádiz), donde atendimos a personas con Covid-19. Y, recientemente, he participado en el último dispositivo que SAMU ha activado, en el Campo de Gibraltar.

—¿Por qué decidió participar en este último dispositivo frente al Covid-19?
—Sabíamos que la tercera ola de esta pandemia llegaría y que, una vez más, afectaría a nuestros abuelos, así que no me extrañó cuando me llamaron. Yo tenía experiencia, hacía menos de un año que había estado en La Línea. Recordé lo difícil que fue para los mayores estar lejos de sus familias, sufriendo la enfermedad. Sabía que no podía quedarme en casa sin hacer nada, sentía que tenía que ir. El dispositivo estuvo activo un mes, desde el 18 de enero hasta el 21 de febrero.

—¿Cuál fue su papel en este dispositivo?
—En primera instancia, hacer una primera evaluación de cada una de las residencias que atendimos, su estructura, conocer el número de contagiados, el estado de salud de los mismos, las medidas de bioseguridad de las que disponían estos centros y su gestión de residuos, algo muy importantes en estos casos, además de analizar las necesidades de recursos humanos y materiales. A partir de esa evaluación, brindar asistencia junto con enfermería, auxiliares y técnicos en emergencias sanitarias a todos los residentes.

—¿A cuántas residencias prestasteis asistencia?
—A cuatro. La residencia de mayores de Nuestra Señora del Rosario en Los Barrios, la residencia de Vitalia en San García (Algeciras), una tercera residencia en San Roque y el centro El Palmeral de La Línea de la Concepción.

—¿Cómo fueron los primeros días?
—Los primero días fueron los más duros. No sabíamos qué nos íbamos a encontrar y en algunas residencias reinaba el caos y el agotamiento físico y mental del personal, algo comprensible ante el auge de contagios en un corto periodo de tiempo.

—¿Cuáles fueron las mayores dificultades a las que os enfrentasteis?
—Cuando estudias en la universidad, te forman en prevención de la salud, en diagnóstico, manejo y control de enfermedades agudas y crónicas, además de en cuidados paliativos al final de la vida. Creo que esto último es lo más difícil. Este año me he tenido que enfrentar muchas veces directamente a la muerte, sin poder hacer nada por el paciente, sólo ayudarle a bien morir. Esto ha sido lo más fuerte que he vivido.

—¿Ha tenido o tiene miedo a contagiarse en el trabajo?
—Me daba más miedo contagiarme al comienzo de todo, cuando aún no sabíamos todas las maneras posibles de contagio. Hoy, gracias a la formación continua en bioseguridad que recibimos en SAMU, ese miedo ha disminuido. Como ejemplo de ello, tenemos la menor tasa de bajas laborales por contagios en personal.

—¿Qué lecciones ha aprendido de esta experiencia?
—Esta experiencia me ha enseñado a que, al salir de mi zona de confort, puedo adaptarme ante situaciones de crisis, dar lo mejor de mí, trabajar en equipo y de esta manera ayudar a quienes más lo necesitan. Me ha aportado satisfacción al ver que, cuando trabajas con compañeros con una gran calidad humana y profesional, que tienen tu misma visión, tus mismas ganas de aportar un grano de arena ante una situación tan crítica, el trabajo no se hace trabajo sino vocación.

Reconocimiento de San Juan a SAMU

San Juan reconoce el papel de SAMU en la primera línea

El Ayuntamiento de San Juan de Aznalfarache (Sevilla) celebró el 26 de febrero el Día de Andalucía con la entrega del tradicional galardón al Sanjuanero del año. En esta edición, en la que no hubo festejos, ni actos culturales ni actuaciones debido al Covid-19, el Consistorio quiso homenajear a todos aquellos colectivos, entidades y organizaciones que han estado en primera línea durante la pandemia del coronavirus y han luchado para frenar su expansión, entre ellas SAMU.

El galardón de Sanjuanero 2020 ha sido para Protección Civil, Policía Local, Policía Nacional, Guardia Civil y Centro de Salud, con una mención especial para el equipo de desinfección del Ayuntamiento coordinado por Miguel Ángel Loma y un reconocimiento para numerosos colectivos ciudadanos, todos ellos implicados en la lucha contra la pandemia, entre los que se encuentra SAMU.

“Este año hemos querido homenajear a colectivos ciudadanos que sumaron sus esfuerzos, de manera altruista y anónima para ayudar al pueblo a salir adelante durante los peores momentos de la pandemia. Esta crisis sanitaria ha demostrado una vez más el lado más humano y solidario de los sanjuaneros. Han sido muchos colectivos y ciudadanos los que se han volcado en ayudar a los demás, a los más vulnerables, a los que necesitaban de nuestra ayuda”, manifestó la secretaria del Ayuntamiento de San Juan de Aznalfarache durante el acto, celebrado al aire libre, a las puertas del Consistorio.

Entre los cerca de 40 colectivos homenajeados se encontraba SAMU, que durante la primera ola logró levantar en un tiempo récord, por encargo de la Junta de Andalucía, un centro asistencial en el Hotel Ilunion Alcora Sevilla, en San Juan de Aznalfarache, con cinco salas medicalizadas, boxes de cuidados intensivos y habitaciones preparadas para el descanso del propio personal sanitario.

Este dispositivo dirigido a ancianos afectados por coronavirus y procedentes de diferentes residencias de mayores de la provincia de Sevilla estuvo activo durante más de un mes. SAMU se volcó en una de sus misiones más complejas y emotivas, en la que participaron 109 profesionales y se registraron 64 altas.

Valme López, adjunta a dirección general de SAMU, fue la encargada de recoger el diploma honorífico concedido por el Ayuntamiento de San Juan de Aznalfarache en nombre de la organización.

Entre el resto de colectivos reconocidos destacan asociaciones locales y entidades sociales, comunidades educativas, hermandades, militares, bomberos del Aljarafe, el Hotel Ilunion Alcora, voluntarios de San Juan de Aznalfarache, taxistas y trabajadores de comercios esenciales, entre otros.

Medalla de Andalucía de Gelves.

Gelves entrega a SAMU la Medalla de Andalucía por su labor en la pandemia

El Ayuntamiento de Gelves (Sevilla) ha reconocido públicamente la labor de SAMU durante la pandemia de Covid-19 y ha otorgado a la entidad una de las 14 Medallas de Andalucía que este año ha entregado con motivo del 28-F a personas o entidades que colaboraron desinteresadamente con el Consistorio gelveño durante los meses más críticos de 2020.

Este año, el Ayuntamiento de Gelves ha conmemorado el Día de Andalucía rindiendo un homenaje a sectores de la localidad que han mostrado su entrega y solidaridad durante la actual pandemia. Por este motivo, el domingo 28 de febrero, el Consistorio gelveño presentó durante un acto institucional, que se celebró en el Teatro Municipal María José Jaramillo Ramírez, una mención especial a todas estas entidades en forma de un pergamino en el que se enumeran todos los sectores homenajeados y que se colocará los próximos días en la Casa Consistorial con el objetivo de que su labor se recuerde en el tiempo.

Estos colectivos son servicios de dependencia; personal sanitario; comercio local; servicio de limpieza y desinfección; servicio de ayuda a domicilio; atención y comunicación a la ciudadanía; hostelería; trabajadores autónomos; empresas y profesionales; policía local y cuerpos de seguridad; sector educativo; servicios sociales; ONGs; movimientos solidarios y de colaboración altruista; ejemplo individual y sectores poblacionales como la infancia y la tercera edad. “En definitiva, a todas las personas y sectores que han aportado y sumado para mejorar la situación en nuestro entorno”, señalaron desde el Ayuntamiento.

Además, en este tradicional acto institucional por el Día de Andalucía, el Ayuntamiento quiso dedicar los homenajes de esta edición a la conciencia social, entrega y solidaridad. Para ello, otorgó 14 Medallas de Andalucía y una Bandera de Andalucía. Las medallas se entregaron a 14 personas o entidades que colaboraron con el Consistorio durante los primeros meses de la pandemia, aportando todo tipo de productos y servicios que ayudaron a sobrellevar la situación.

Estas entidades son SAMU; Corazones Solidarios; OrtoAljarafe; RPG Net; Cáritas Parroquial de Gelves; Antonio Jiménez Velázquez; El Garaje de Gelves; Gelves Teje; Consejo Infantil Municipal; Tono Hípica; Manuel Jiménez Gómez (Chiqui); Ciro Melguizo; Danigraf y Gelves se mueve en Casa.

Juan González de Escalada, director del área de Emergencias de SAMU y de Escuela SAMU, cuyas instalaciones se encuentran en Gelves, fue el encargado de recibir la medalla en nombre de SAMU en el acto institucional celebrado en el Consistorio.
La Bandera de Andalucía que otorgó este año el Ayuntamiento de Gelves recayó en Juan de Dios Corrales Gálvez, quien fuera párroco de la localidad durante más de 50 años, por su perfil solidario y una trayectoria vital dedicada a los vecinos del municipio de Gelves.

Vacunas covid-19 SAMU

Plan de vacunación: El principio del fin del Covid-19

La mayor campaña de vacunación de la historia ha comenzado y SAMU ya forma parte de ella. El proceso de inmunización contra la Covid-19, que se inició a principios de diciembre en Estados Unidos, Reino Unido, Rusia y China, está en marcha en toda Europa y en la mayoría de países más ricos. La primera vacuna se administró en España el 27 diciembre y, pocos días después, ya pudieron beneficiarse de ella los primeros usuarios de Fundación SAMU.

La Residencia San Sebastián de Cantillana (Sevilla) fue el primer recurso de Fundación SAMU en recibir las esperadas vacunas. Usuarios y trabajadores del centro recibieron la primera dosis de esta vacuna el 7 de enero, como si de un regalo de Reyes se tratase. Cinco días después, el 12 de enero, fue el turno de la Residencia Santa Ana de Sevilla, el Alojamiento tutelado El Alfar de Gijón (Asturias) y la Residencia El Sauzal, en Tenerife. Un día después, el 13 de enero, las vacunas llegaron a la Residencia Santa Teresa de Villafranca de los Caballeros (Toledo).

Todos estos recursos residenciales están especializados en la atención a personas con discapacidad intelectual con o sin trastorno de conducta y forman parte de la primera fase del plan de vacunación nacional, en el que se incluyen sanitarios y residencias de mayores.
Así, en el área de Discapacidad de SAMU ya han recibido la primera dosis de la vacuna contra el Covid-19 un total de 170 usuarios y 215 trabajadores. La segunda dosis se administrará 21 días después de la primera, por lo que los usuarios y trabajadores de la Residencia San Sebastián serán los primeros en completar este proceso el 28 de enero.

“Ningún usuario o trabajador ha tenido una reacción adversa a la vacuna. No se ha producido nada significativo. Puntualmente, una persona ha padecido un leve dolor de cabeza y, de manera generalizada, tanto trabajadores como usuarios han sufrido cierta molestia en la zona del pinchazo, algo que ya sabíamos que podía ocurrir, pero nada grave”, aclara María José Tinoco, directora del área de Discapacidad de SAMU. “Para nosotros, la vacuna significa la posibilidad de poder normalizar en un futuro cercano la vida de los usuarios y trabajadores tras estos duros meses de pandemia, y poder darle oxígeno a las relaciones afectivas entre usuarios y familiares”, continúa Tinoco.

Durante la campaña de vacunación, SAMU ha limitado nuevamente las visitas de familiares, siguiendo las indicaciones de algunos gobiernos autonómicos. “Comunidades como Andalucía han suspendido las visitas de familiares a residencias tras la administración de la primera dosis de la vacuna, poniendo a todos los usuarios en cuarentena. En otras comunidades, han dejado la decisión a la dirección de los centros, y nosotros hemos decidido limitar el horario de visitas en todos nuestros recursos como medida de precaución”, comenta María José Tinoco.

La directora del área de Discapacidad de SAMU reconoce el buen comportamiento de los usuarios durante esta pandemia. “Ellos son los que más están sorprendiendo durante esta crisis porque están haciendo un esfuerzo inconmensurable por colaborar y confiar en el criterio de la dirección de los centros. Puntualmente, sí ha habido alguna persona que no ha entendido la situación por la que estamos atravesando, pero, en general, su comportamiento es excelente y han logrado acostumbrarse a esta nueva rutina”.

Para poder hacer frente a las limitaciones en las relaciones afectivas con los familiares, desde Fundación SAMU se han reforzado los mecanismos de comunicación y se han buscado alternativas como videoconferencias o mayor uso de las redes sociales y otras aplicaciones móviles.

El único recurso del área de Discapacidad de SAMU al que aún no han llegado las vacunas del Covid-19 es la Unidad de Estancia Diurna (UED) San Lucas de Sevilla, ya que sus usuarios disfrutan de un régimen abierto y conviven con sus familiares. No es un centro residencial, por lo que no entra en la primera fase del plan de vacunación. No obstante, según confirma Tinoco, la vacuna llegara pronto a la UED San Lucas, previsiblemente en marzo.

Cuando empezó la pandemia había un objetivo principal para todos los países del mundo: aplanar la curva de contagios. Con la llegada de la vacuna, la meta es acelerar la curva de la vacunación para inmunizar a millones de personas en tiempo récord: un desafío logístico y médico nunca antes realizado a escala mundial.

Covid-19 Campo de Gibraltar SAMU

Campo de Gibraltar: Máxima presión en la primera línea contra el virus

Tras conocerse la detección de una nueva variante del coronavirus en Reino Unido en diciembre, los datos de contagios en el Campo de Gibraltar no han dejado de subir, con la Línea de la Concepción como punto negro de la comarca. Pero ha sido a partir de enero, con la explosión de la tercera ola, cuando el virus se ha expandido con fuerza por todos sus municipios. En los primeros 20 días de 2021, se notificaron unos 5.000 nuevos contagios en el Campo de Gibraltar.

Ante esta situación, un equipo de 25 profesionales de SAMU, entre médicos, enfermeros, técnicos en cuidados auxiliares de enfermería, técnicos en emergencias sanitarias y técnicos de bioseguridad, se desplazó el 18 de enero hasta el Campo de Gibraltar con el objetivo de prestar asistencia sanitaria en residencias de mayores de esta comarca.

Entre las labores de este equipo destacan la evaluación, seguimiento y establecimiento de tratamiento (por parte del equipo médico y de enfermería) de los pacientes positivos en Covid-19 de las residencias de mayores de Nuestra Señora del Rosario en Los Barrios, la residencia de Vitalia en San García (Algeciras), una tercera residencia en San Roque y el centro El Palmeral de La Línea de la Concepción.

“Trabajamos con unidades medicalizadas móviles. Cuando llegamos a una residencia, valoramos su situación y el estado de los pacientes positivos. Una vez valorados, y en función de su evolución, se prescriben las pautas de tratamiento y cuidados. Este procedimiento se repite en todos los centros que visitamos. Además, en cada residencia se queda de manera fija un equipo de SAMU formado por un enfermero, un auxiliar y un técnico de bioseguridad para el seguimiento de los pacientes. Este equipo está conectado permanentemente y de manera telemática con el puesto médico de SAMU instaurado en el Campo de Gibraltar”, explica la directora del Área Hospitalaria de SAMU,  Maribel Álvarez, responsable, además, de este dispositivo desde Sevilla.

Otras de las funciones del equipo de SAMU son evaluar la sectorización de las residencias que se visitan y, en caso necesario, sectorizar; verificar que el personal que trabaja en el centro maneja el equipo de protección individual de manera correcta; controlar que se realizan los circuitos de seguridad con zonas rojas, amarillas y verdes; y controlar y verificar la correcta eliminación de los residuos. Para reforzar estas medidas, también se ha puesto en marcha un curso de formación a través de la plataforma Moddle de Bioseguridad Básica para todos los profesiones que trabajan en estas residencias de mayores.

Desde que comenzó la pandemia, SAMU ha llevado a cabo numerosas acciones con el objetivo de frenar la expansión del virus. El primero de estos dispositivos fue la medicalización, por orden de la Junta de Andalucía, del Hotel Ilunion Alcora Sevilla, en San Juan de Aznalfarache, donde fueron trasladados pacientes positivos procedentes de residencias de mayores de la provincia de Sevilla. En este dispositivo participaron 109 profesionales y se registraron 64 altas médicas. El equipo de SAMU montó en tiempo récord un centro asistencial con cinco salas medicalizadas, boxes de cuidados intensivos y habitaciones habilitadas para el descanso del propio personal sanitario.

Además de esta acción, SAMU también intervino en la medicalización de la Residencia del Tiempo Libre El Burgo, en La Línea (Cádiz), donde fueron trasladados los ancianos de una residencia de Villamanrique (Cádiz); el traslado de pacientes críticos con Covid-19 en la Comunidad de Madrid; y la asistencia a pacientes y formación a profesionales en El Salvador, además de impartir numerosos cursos de bioseguridad.

Editorial SAMU Diciembre 2020

El año en el que hicimos cosas extraordinarias

Queridos compañeros:

Cuando suenan los últimos valses de 2020 todos tenemos la tentación de gritar: “¡Por favor, que acabe ya!”. Ha sido un año en el que hemos sufrido y llorado, quizá el peor en décadas. Hemos penado por los 55.000 compatriotas fallecidos sin despedida; hemos pasado miedo por tantos que han perdido su sustento; hemos rezado por todos los enfermos que hoy están con nosotros de milagro; hemos redescubierto la importancia de que nuestros familiares y allegados estuvieran sanos. Ha sido un año en el que nos ha tocado ser fuertes y resistir, haciendo de la necesidad, una virtud. Hemos tenido que trabajar en condiciones imposibles porque nuestro trabajo, además, es sanar y cuidar a los demás. Nadie ha entrado a mi despacho a quejarse, al contrario, la disposición ha sido óptima.

A pesar de las fatigas, también ha sido un año en el que nos hemos sorprendido a nosotros mismos “saliendo a la contra”. Con la sorpresa de la primera ola, nos llamaron para medicalizar hoteles y organizar albergues municipales de emergencia. Este verano un equipo de médicos, enfermeros y sanitarios de SAMU estuvo ayudando a la población de El Salvador. Hoy, mientras escribo estas líneas, nuestros compañeros están desplegados en la isla de Gran Canaria atendiendo la llegada de inmigrantes adultos y adolescentes, personas que han atravesado el mar en cayuco buscando una vida mejor. “Siempre a tu lado” es la frase que resume esta disponibilidad permanente de servicio a los
demás. Nuestro privilegio es que nuestro trabajo consista en ayudar a personas que necesitan sanar, mejorar su autonomía o emprender una vida mejor. Eso nos convierte en una gran fuerza del bien.

Para ninguno de nosotros ha sido fácil, pero a pesar del miedo nos hemos crecido y lo hemos dado todo por los demás. Hemos cuidado de nuestras familias y hemos cumplido con nuestras obligaciones de manera brillante. Cada uno de vosotros ha dado ejemplo de entereza y de entrega, sin mirar el reloj, sin preguntar “¿cuándo se termina esto?”. Hemos pasado malos tiempos, claro, pero también hemos descubierto la abnegación, la generosidad, la canción Resistiré, los balcones alegres y engalanados. Sobre todo, éste ha sido el año en el que se ha brillado como sociedad, el de las mil historias bonitas, el de dar sin esperar recibir. Sin la pandemia, 2020 quizá habría sido un año más (¿quién se acuerda de lo que hizo en 2015?). Sin embargo, a pesar de todo, 2020 ha sido el año en el que hicimos cosas extraordinarias, el año que no olvidaremos nunca.

¡Feliz Navidad y próspero año nuevo!

Carlos González de Escalada. Director general de SAMU