formación extinción de incendios SAMU

SAMU pone en marcha un plan interno de formación en seguridad y extinción de incendios

En una apuesta por la seguridad de las personas que forman parte de la organización y por la prevención de riesgos laborales, SAMU ha puesto en marcha un programa de formación de extinción de incendios dirigido a toda su plantilla. Esta iniciativa se ha centrado de forma especial en los profesionales de los centros de acogida de menores que Fundación SAMU gestiona en diferentes puntos de España, además de en los trabajadores de las residencias y unidades especializadas en la atención de personas con discapacidad intelectual y trastornos de conducta, y de la clínica de salud mental SAMU Wellness situada en Montequinto (Sevilla).

El objetivo de estos cursos teórico-prácticos, que arrancaron hace casi un año, es formar a los trabajadores de SAMU sobre cómo actuar en caso de un incendio y, de forma particular, cómo utilizar un extintor. “Tenemos una imagen muy distorsionada de los incendios. No somos conscientes de lo rápido que se propaga un fuego y de su peligro”, advierte Eduardo Sánchez Manzanares, bombero de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) y de la Diputación de Sevilla, además de instructor de este curso. “En mi clase pongo un vídeo donde se aprecia cómo en sólo tres minutos un salón queda totalmente calcinado”.

A través de este curso, de seis horas de duración, se pretende que los trabajadores de SAMU sepan cómo actuar en caso de alerta por fuego, que tengan conocimiento de cómo es un incendio en realidad y que, si algún día tienen que utilizar un extintor, sepan cuál es su capacidad. “Que no sea ésa la primera vez que cojan un extintor, que tengan una experiencia previa en su manejo y lo hagan con seguridad”, apunta el bombero.

Eduardo Sánchez ha viajado a los diferentes recursos que SAMU tiene en las provincias de Zaragoza, Madrid, Málaga, Córdoba o Cádiz para impartir este curso de extinción de incendios, mientras que otros trabajadores han acudido a las instalaciones de Escuela SAMU en Gelves (Sevilla) para recibir la formación, como fue el caso en julio de las plantillas del centro de Inserción Socio-Laboral (ISL) Polanco y de los nuevos recursos de El Castillo de las Guardas y Corteconcepción, todos ellos en la provincia de Sevilla.

“Aunque yo os grite, tenéis que mantener la calma. Os grito porque, si se produce un incendio, os vais a encontrar una situación muy estresante y caótica y tendréis que mantener la calma”, indicaba a algunos de los empleados del centro ISL Polanco Eduardo Sánchez, que también colabora con Escuela SAMU es sus cursos de rescate en altura desde hace varios años. “¡Apuntad a la base, al origen del fuego!”, gritaba. “¡Corre, coge otro extintor, ése está vacío!”; “Corre, corre, que te quemas”; “¡Aquí hay madera de bombero!”.

Los empleados de SAMU realizan las prácticas del curso ataviados con un casco y una chaqueta propia de los bomberos. “El calor no es el problema, sino lo que pesa la chaqueta, que te impide moverte con facilidad”, señalaba una trabajadora del centro ISL Polanco.

“El que no le tiene miedo a un incendio no es un valiente, es un inconsciente”, comentaba Eduardo Sánchez, que a los 28 años dejó su trabajo en una empresa especializada en la organización de eventos para presentarse a las oposiciones de bombero, su sueño desde niño. “Un televisor o un aire acondicionado, por el mero hecho de estar enchufados, pueden provocar un incendio, aunque estén apagados, por eso es tan importante tener en casa detectores de humo”, explicaba el bombero. “El monóxido de carbono actúa como anestesia y, por desgracia, he vivido casos donde las víctimas han fallecido mientras dormían por respirar monóxido de carbono, es decir, por el humo, no por el fuego”.

Manuel Pérez, presidente Fundación IDEAS

Manuel Pérez, presidente de Fundación IDEAS: “La educación es un proceso personal que dura toda la vida”

Manuel Pérez (Sevilla, 1968) preside la Fundación Iniciativas para el Desarrollo de la Educación y la Acción Solidaria (IDEAS) desde su creación en 2004. Profesor en Educación Especial y Pedagogo, también dirige desde hace 16 años Educademia, un centro que se dedica a trabajar con niños, padres y profesores para superar el fracaso escolar.

 

—¿Cómo surgió la Fundación IDEAS?
—La Fundación IDEAS nació en 2004 de la mano de un grupo de profesionales de la educación preocupados por la situación educativa de Andalucía, que está en la cola de Europa. Desde entonces, no hemos parado de poner iniciativas en marcha enfocadas a combatir este fracaso escolar endémico en nuestra tierra.

—¿Cuáles son los objetivos principales de la Fundación IDEAS?
—Nuestra Fundación tiene como objetivos primordiales el cambiar la situación de fracaso escolar en Andalucía y promover la educación en valores en nuestra sociedad, de forma general. Ahora mismo las principales iniciativas son el programa Ángeles y la Iniciativa I Care. El primero de ellos, el programa Ángeles, ofrece tres horas de apoyo escolar gratuito y meriendas saludables todos los días lectivos del año a cuarenta niños y niñas en riesgo de exclusión social del barrio El Cerro Blanco de Dos Hermanas (Sevilla), y ahora lo vamos a ampliar a Los Montecillos, el otro punto neurálgico de la zona sur de Dos Hermanas. Además, todos los viernes desarrollamos talleres de refuerzo emocional y, todos los meses organizamos también una salida cultural. Por otra parte, el programa I Care ofrece apoyo escolar gratuito todos los días lectivos del año a veinte niños con necesidades económicas y académicas. Mediante Cáritas Diocesanas se nos envían niños de familias necesitadas de las once parroquias de Dos Hermanas; a través de la ONG Crecer con Futuro, nos llegan niños de acogida, y con Fundación SAMU nos llegan menores extranjeros no acompañados que han llegado a España (menas).

—¿Qué otras acciones llevan a cabo para luchar contra el fracaso escolar?
—Además de los dos programa descritos anteriormente, tenemos el Foro Nazareno de Padres, donde se ofrecen charlas programadas por las AMPAS (Asociaciones de Padres y Madres) de la ciudad; la iniciativa La Escuela de Educadores Vocacionarte, que ofrece formación a docentes; un programa de alimentación saludable para padres y niños en los colegios; el Observatorio del Fracaso Escolar en Andalucía, que diagnostica y difunde los problemas de la educación andaluza y las consecuencias sociales que acarrea; y Los Viernes Culturales, en los que se ofrecen charlas de temas de interés dirigidas a familias. Una de las más interesantes fue la ofrecida por Emilio Calatayud, juez de menores de Granada, que congregó a más de 600 personas. También tenemos el Boletín Valores, que recoge toda la actividad de la Fundación y es enviado cada mes a miles de personas y, finalmente, Los Premios Olivo de Plata a la Educación y la Solidaridad, que reconoce a las personas que trabajan incansablemente por mejorar la sociedad.

De todos estos proyectos, ¿cuál diría que es el más importante?
—Diría que los programas Ángeles y I Care (Me Importa) porque atienden a los niños más necesitados, los inmigrantes que se juegan la vida en una patera huyendo de la guerra y de la miseria; y los menores que malviven en las chabolas de la zona de El Cerro Blanco, presos del abandono y la droga que marca la vida de sus familias y comunidades. Ellos no tienen la culpa de lo que les pasa y es la sociedad la que tiene que compadecerse de estos niños y rescatarlos de la situación que su circunstancia les obliga a vivir. Estos dos programas dan sentido no sólo a nuestra Fundación, sino también a nuestras vidas.

—¿Cuál es la tasa de fracaso escolar en Andalucía actualmente?
—Más del 30% de los niños andaluces no terminan los estudios básicos obligatorios, es decir, la ESO. Y el 39% de nuestros niños, al llegar a los 15 años, han repetido inútilmente una, dos y hasta tres veces el curso. Sólo 4 de cada 10 niños andaluces concluyen el bachillerato cuando en el País Vasco es casi 7 de cada 10. En España hay cuatro millones de parados, y casi tres millones no tienen el título de la ESO. Podríamos estar hablando años sobre el drama que supone el fracaso escolar en Andalucía.

—Según su experiencia, ¿cuáles son las principales causas del fracaso escolar?
—Las causas son múltiples. La mayoría de los teóricos del tema responsabilizan al niño del fracaso escolar. Lo acusan de bajas competencias y actitudes. Bajo mi punto de vista, el niño no sólo no es el responsable, sino que es la principal víctima. Y la familia es tanto responsable como víctima. Hasta los profesores son víctimas de esta situación por la presión cotidiana que tienen que soportar. Los profesores no tienen la culpa de la deficiente formación inicial del profesorado. Pero sí somos corresponsables desde el momento en el que no alzamos la voz ni nos organizamos en la búsqueda de soluciones como se hacía antes con los movimientos de renovación pedagógica. Es la sociedad, en su conjunto, la máxima responsable de permitir a los gobiernos cambiar continuamente las leyes y de no buscar pactos de Estado por la Educación. Es responsable de permitir una cultura basada en el placer y en la ausencia de esfuerzo. El ser humano cultiva poco el intelecto, la sensibilidad y la voluntad en la cultura actual, en la que los medios de comunicación tienen un papel tan importante.

—Recientemente, la Fundación IDEAS ha firmado un convenio de colaboración con la Fundación SAMU para ofrecer apoyo educativo a los menas del centro Miguel de Mañara. ¿Cómo surgió esta colaboración?
—Esta alianza surgió porque ya veníamos atendiendo gratuitamente a los niños de acogida y a los de Cáritas. Cuando nos enteramos de que la Fundación SAMU tenía varios centros de Menas en nuestra ciudad, no dudamos en ponernos en contacto con ellos y ofrecerles nuestra colaboración. Estamos superorgullosos de esta ayuda y estos niños nos están dando vida con mayúsculas.

—¿A qué retos se enfrenta su organización actualmente?
—El mayor reto al que nos enfrentamos en este momento es el de la financiación. Todas estas actividades no se hacen por sí solas. Tienen unos gastos importantes de varios miles de euros todos los meses y en ello estamos. Una parte importante de nuestro tiempo se nos va en hacer actividades para recaudar el dinero que haga posible estas iniciativas. Contamos con la vocación y la profesionalidad de los docentes pero lo que necesitamos encarecidamente es financiación. Además, queremos implicar a toda la sociedad en la respuesta. Por ello, contamos con una campaña de socios permanente que aportan cinco euros todos los meses y una serie de actividades recaudatorias. Las personas interesadas en colaborar pueden contactar mediante la dirección info@fundacionideas.net

—¿Qué significa para usted educar?
—La educación es un proceso personal que dura toda la vida. Nadie nos educa. Nos educamos juntos ante los retos de la vida. Los niños aprenden pero también aprendemos los padres y los profesores. Educarnos es una labor personal que todos tenemos que protagonizar conjuntamente con los que nos rodean. Lo demás es alienación o adoctrinamiento.

—¿Qué supone para usted influir en la educación de tantos menores?
—Simplemente tengo mucha suerte. He conseguido descubrir mi llamada interior o vocación. Y, además, he tenido la suerte de convertir mi vocación en profesión. Soy feliz porque mi profesión inunda y da sentido a mi vida. Es mi manera de estar en el mundo. Casi todos me llaman “profe”. Tengo la suerte que deseo a todos los niños andaluces, especialmente a los que más lo necesitan

—¿Desea lanzar un mensaje final?
—Quiero agradecer a la Fundación SAMU y a su presidente esta entrevista. Creo que las personas, y todos nosotros como sociedad, tenemos un enorme potencial solidario, y pienso que lo que hace falta es que puedan existir las oportunidades adecuadas para poder implicarse en la ayuda a los demás. Nuestra vida es tan efímera que no merece la pena dedicarse a cosas intrascendentes. Pocas cosas más importantes podemos hacer que ayudar a estos niños que arriesgan su vida huyendo de la miseria y la guerra. Muchas gracias por la enorme labor que realizáis. Animo a todos a colaborar.

web SAMU

SAMU renueva su página web

SAMU estrena una web (www.samu.es) renovada y totalmente actualizada con una completa información sobre la organización, los servicios que presta y sus áreas de actuación.

SAMU fue fundada en 1981 de la mano del doctor Carlos Álvarez Leiva como servicio de asistencia médica y de emergencias. La entidad contó con la primera UVI-Móvil de España. Desde entonces, la organización no ha dejado de crecer y expandirse por otras áreas más allá de las emergencias, como la formación, la salud mental y el ámbito del bienestar social. Con la nueva web, es posible conocer toda la historia de SAMU, así como la actividad de cada uno de sus centros.

Como novedad, la web cuenta con una detallada información sobre los centros gestionados por Fundación SAMU tanto en el ámbito de la discapacidad intelectual, daño cerebral sobrevenido y menores en acogida, así como sus datos de contacto (a excepción de los centros de menores).

En el portal web también aparecen por primera vez las líneas trasversales puestas en marcha por SAMU en los últimos tiempos como son las áreas de Innovación, Sostenibilidad, Igualdad y Compliance, lo que permite poner de manifiesto la responsabilidad social corporativa de la organización, según explica Almudena Chávez, directora del departamento de Innovación y coordinadora del proyecto de rediseño de la web.

También existe un apartado dedicado al empleo donde las diferentes unidades y centros publicarán sus ofertas de trabajo, a las cuales pueden acceder tanto trabajadores de SAMU como personas ajenas a la entidad.

Los servicios, unidades y actividades de gran envergadura y con mayor movimiento cuentan ahora con su propia web, independiente de la principal pero a las que se puede acceder a través de ésta. Se trata de Escuela SAMU, SAMU Tánger, la clínica de salud mental SAMU Wellness, SAMU Foundation y SAMU Congresos.

Además, a través de la pestaña Sala de Prensa es posible conocer todas las novedades sobre la organización y el sector, mientras que en el apartado denominado Internacional, los usuarios podrán conocer todas las misiones humanitarias llevadas a cabo por SAMU, como Calais (Francia) en 2015, Filipinas en 2013 o Tan-Tan (Marruecos) en 2016.

SAMU continúa trabajando en la mejora de su web y próximamente estrenará una nueva página sobre sus servicios de ambulancias a través de la cual será posible contratar este servicio.

ramadán SAMU Dúrcal

Entender y compartir el Ramadán

La totalidad de los menores del Centro de Atención Inmediata SAMU Dúrcal profesan la religión musulmana. El 7 de mayo daba comienzo para ellos, y para todos los que compartimos su vida, un mes muy especial. El Ramadán constituye uno de los preceptos ineludibles de la confesión islámica. Este mes, sagrado para los musulmanes, da comienzo cuando se hace visible el primer cuarto creciente de la luna nueva. La noche del comienzo, lailat ech-chek, o noche de la duda, los menores esperaban nerviosos el avistamiento de la luna para dar comienzo el ayuno, a sawm, del alba hasta la puesta del sol.

Estaba todo preparado. Los días y las semanas previas al noveno mes del calendario lunar se habían dedicado a la preparación de su recepción. El Ramadán en nuestro centro se está viviendo desde una triple dimensión: espiritual, religiosa y social. El ayuno va más allá de la abstinencia (comida, bebida y relación sexual), que es una dimensión únicamente fisiológica, la más visible, pero no la más importante.
La dimensión espiritual del ayuno consiste para nuestros menores en no mentir, no calumniar, no enfadarse, no ser irrespetuoso con los compañeros y con los profesionales, o, en definitiva, con su familia, valores que también cultivamos desde la Fundación SAMU.

La dimensión religiosa consiste en celebrar la fecha en la que el profeta Mahoma recibió la primera revelación del Corán, el libro sagrado de los musulmanes.

La dimensión social del ayuno supone para ellos una situación de igualdad y un ejercicio de empatía. El ayuno les permite comprender el sufrimiento de los más desfavorecidos, sentir una conmiseración hacia los que han pasado o pasan hambre. Despierta, en ellos, un sentimiento de caridad y solidaridad.

Los menores del centro de AI Dúrcal han afrontado la llegada del mes de Ramadán con ilusión, pero también con nostalgia e incertidumbre. Es la primera vez que lo hacen lejos de sus seres queridos.

Una de las mayores preocupaciones de nuestros chicos era la rutina. En sus países de origen, Marruecos, Guinea y Mali, países de mayoría islámica, durante el mes de Ramadán la actividad social y cultural se traslada a la noche y los horarios sufren modificaciones, adaptándose a tal fin.

En nuestro centro ha habido cambios en ciertas rutinas, fundamentalmente, las que guardan relación directa con los horarios del sueño, la gastronomía y la programación de actividades deportivas.

Los cambios introducidos pretenden flexibilizar los horarios del funcionamiento interno de centro con el objetivo de garantizar un “Feliz y saludable Ramadán”.

Gastronomía

El Iftar o ruptura del ayuno se hace con el plato estrella de este mes, la harira. Se trata de una sopa con los elementos fundamentales de la pirámide nutricional: verduras, legumbres, cereales, carne, y por supuesto, el sabor a especias. Sería impensable un Ramadán sin harira. Ésta va acompañada de dátiles y Shebbakiyya, un dulce típico de Marruecos pero que hace las delicias de todos nuestros menores.
Aquí está cobrando protagonismo Mohamed Azzouzi, un joven nacido en Tánger que prepara este dulce todas las semanas junto a su compañero Ali Ahdour. Lo hacen porque, además de ser unos profesionales de la repostería, les hace una especial ilusión traer a nuestro centro sabores y olores que todos añoran.

Sueño

Durante el Ramadán se hace el sohur una comida al alba, previa al comienzo de un nuevo día de ayuno, lo que significa que deben interrumpir el sueño. Para evitar que el patrón de sueño de nuestros chicos se vea alterado, tras la cena y el rezo, se acuestan. Se levantan poco antes de la oración del alba y vuelven a dormir otra vez. A la vuelta de los centros escolares, hacen una siesta que les permite descansar. De esta manera distribuyen sus horas de sueño y no se sienten fatigados.

La programación deportiva se ha retrasado a media tarde, haciéndola coincidir con las horas previas a la ruptura del ayuno.

Desde Fundación SAMU se ha garantizado que los chicos puedan disfrutar de un Ramadán que se asemeje todo lo posible al que han vivido hasta la fecha. Desde el equipo del centro de AI Dúrcal se ha realizado el esfuerzo necesario para que nuestros menores puedan poner en práctica uno de los pilares fundamentales de su religión, desde el respeto más profundo, garantizando así su libertad religiosa. Pero no podemos olvidar que el contexto en el que celebran el Ramadán es un contexto occidental, circunstancia que ofrece un Ramadán distinto al que practicaban en sus países de origen. Como tampoco olvidamos nuestro objetivo y responsabilidad con ellos: prepararles para su inclusión en su país de acogida. De cara a su emancipación, los menores deberán aprender a conciliar ambas culturas, la de origen y la de acogida.

Para los que formamos esta familia, la familia de Dúrcal, está siendo un mes muy emotivo. Es emocionante ver la convivencia y la hermandad entre los menores. Es emotivo ver la ilusión con la que preparan la ruptura del ayuno.

El Ramadán terminará los primeros días de junio y, desde el equipo, estamos seguros de que más emocionante será la llegada de eid al fitr, la fiesta que simboliza el final de Ramadán. Esta festividad es muy especial para los más jóvenes. Es el momento del año en el que reciben dulces y regalos. Una fiesta familiar donde los jóvenes se convierten en los principales protagonistas.

Cuando llegue ese día, el centro de Dúrcal estará preparado para que nuestros chicos lo reciban como merecen.

Autor: Siham Khalifa El Abdi. 

Auxiliar Técnico Educativo de la Unidad de Atención Inmediata SAMU Dúrcal.

francisco-javier-soler- samu wellness

“No tenemos consciencia de lo grave que puede ser la obesidad”

Francisco José Soler, nutricionista de SAMU Wellness, es especialista en obesidad y sobrepeso y trastornos de la conducta alimenticia. Nos atiende para explicarnos la relación entre la alimentación y la salud mental, así como la incidencia cada vez mayor de la obesidad y los trastornos de la conducta alimenticia entre chicos y chicas muy jóvenes.

—¿Cuál es la relación entre nutrición y salud mental?
—No existe una relación exacta, aunque a veces se relaciona la salud mental con problemas alimentarios. El caso más concreto es cuando hay un trastorno de la conducta alimentaria. La salud mental está relacionada con la alimentación porque muchas veces los trastornos mentales tienen como consecuencia el comportamiento alimentario.

—¿Una población mejor alimentada es una población con mejor salud mental?
—No tiene por qué. La alimentación forma parte de la vida de las personas, y la sociedad nos marca cada vez más unas pautas que nos alejan de una alimentación correcta y hay más transgresiones alimentarias que van en contra de una mejor salud mental. No hay relación entre salud mental y alimentación, pero cuando nos alimentamos mejor esto influye en la salud general, y lógicamente en la salud mental. El cerebro se tiene que nutrir igual que cualquier órgano. Al final, la salud mental relacionada con la alimentación está más encuadrada con alguna enfermedad psiquiátrica.
Hay nutrientes y elementos, como la vitamina B12, cuya influencia en la salud mental sí está cada vez más clara.
La vitamina B12 es uno de los elementos que hasta ahora no se ha tenido mucho en cuenta, no se le ha dado la importancia que puede tener en un paciente. Se han hecho muchos estudios con veganos y se ha visto una carencia excesiva de B12 cuando no se suplementa la alimentación. Se está encontrando evidencia científica aplastante de la relación entre ciertas enfermedades psiquiátricas con carencia de vitamina B12. Muchas enfermedades de la vejez, como la demencia senil, tienen que ver con falta de B12, por problemas en la absorción de los nutrientes. Son personas que suelen estar peor nutridas y eso puede desembocar en una demencia. En cuanto a enfermedades psiquiátricas, se pueden desarrollar psicosis y alterar muchos neurotransmisores que desembocan en trastornos bipolares o maníacos y en depresiones. Es muy importante. Por eso siempre insisto con pacientes veganos en la importancia que tiene para su desarrollo mental.

—¿Qué otros nutrientes o elementos son importantes para la salud mental?
—No hay estudios concluyentes, pero todo lo que puede alterar la función celular influye en las neuronas, que son las células del cerebro. Esto se traduce en cambios químicos en los neurotransmisores, que cuando se desequilibran tienen como consecuencia la enfermedad mental.

—¿Qué papel juegan los folatos (vitamina B9)?
—No está totalmente demostrado, pero cuando la cantidad de ácido fólico en las células baja mucho (el ácido fólico influye en la actividad sanguíneo) esto puede tener consecuencias neuronales. No hay relación directa, pero un déficit puede influir negativamente en la función neuronal.

—¿Hay relación entre alimentación y depresión?
—Sí. Hay una relación desde el momento en que tu cuerpo no está recibiendo los nutrientes adecuados, y las células neuronales manifiestan ese déficit en un mal funcionamiento. Para tener nuestros neurotransmisores bien regulados necesitamos estar bien alimentados, porque así funciona mucho mejor el cerebro. Una alimentación adecuada incide en el equilibrio neuronal. No obstante, una enfermedad depresiva tiene unos componentes sociales muy acusados. De modo que no cura la enfermedad, pero sí puede ayudar a la curación.

—¿Qué tipo de pacientes suele atender en su consulta?
—En mi práctica habitual tengo dos especialidades, sobrepeso y trastornos de la conducta alimenticia (TAC). La mayor parte, el 90%, es sobrepeso y obesidad, que tiene unos efectos que inciden mucho en la salud mental. Cuando una persona con autoestima baja o depresión empieza a bajar de peso y adquirir hábitos correctos, se ve cómo evoluciona positivamente a un estado anímico más positivo.

—¿Qué trastornos alimenticios encuentra en la práctica diaria?
—Son enfermedades psiquiátricas, y aquí veo anorexias, bulimias… Vigorexias y ortorexias menos veces, pero también me las encuentro. Están muy relacionadas con las formas de vida actuales. Internet y las redes sociales influyen mucho, sobre todo en los más jóvenes, para desarrollar estas enfermedades. Para muchos jóvenes, pertenecer a un grupo es una forma de estar en la sociedad. Pero también son trastornos. Una vigorexia es un trastorno. La ortorexia, igual. La persona se llega a obsesionar con la higiene de un alimento y su manipulación, y la consecuencia es que dejan de relacionarse, se aíslan y acaban con problemas psiquiátricos.

—¿Hay un aumento de la obesidad?
—Sí, todos los estudios detectan mayor número de personas con sobrepeso y obesidad. Es alarmante. Se convierte ya en una pandemia. No tenemos la concepción de enfermedad, como se tiene de otras, pero es una enfermedad que puede ser muy grave. Al final conlleva problemas cardiovasculares, diabetes… que producen un deterioro grave de la salud. Y a veces parece que está aceptado por la sociedad como algo normal. Debe preocuparnos y mucho.

—¿Afronta ese problema en su consulta?
—Sí, pero cuando vienen ya lo hacen con la idea de que ya quieren cuidarse, que lo que están haciendo no les está llevando por el buen camino. Lo malo es que vienen cuando han recibido ciertas noticias, un análisis de rutina o el descubrimiento o agravamiento de una enfermedad. Entonces quieren cuidarse. A veces vienen en un estado de patología bastante agravada por los años de sobrepeso u obesidad, y llegan asustados. Es cuando verdaderamente se ponen manos a la obra. Si no llega a producirse la noticia no lo perciben como enfermedad. Por eso, mi papel es no sólo plantear unos hábitos de alimentación, sino hacer ver la importancia de una alimentación correcta, y de un peso adecuado a la edad y actividad.

—¿Y los niños?
—En los niños cada vez hay más casos de obesidad. La prevalencia es mayor. Me vienen padres con niños con sobrepeso, que son carne de cañón para desarrollar enfermedades cardiovasculares. Cuando empieza a desarrollarse en la pubertad puede desembocar en una enfermedad mental más grave por verse con sobrepeso y no pertenecer al grupo de otros niños de su edad mejor vistos estéticamente. El responsable normalmente es el ambiente familiar. Ahora nos preocupamos de que en el colegio se dé la alimentación más equilibrada posible, pero si cuando llega a casa los hábitos no son saludables, al final sirve de muy poquito. La industria alimentaria es muy perversa. Cada vez se come peor, alimentos precocinados y poco saludables, con tal de vender. La legislación va por detrás de la industria, que nos vende productos poco saludables. La obesidad infantil tiene cada vez más incidencia, con graves trastornos orgánicos y con respecto a la estética, que puede desarrollar patologías mentales que pueden desembocar también en anorexia o bulimia.

—En esa relación entre el trastorno de la alimentación y conducta, ¿qué ocurre antes? ¿Hay relación de causa-efecto?
—Insisto en el papel fundamental de la psiquiatría y psicología porque son problemas de principio psiquiátricos, cuya semilla suelen ser problemas familiares desde edades muy tempranas. Personas que viven en ciertos ambientes familiares empiezan a desarrollar patologías psiquiátricas, que pasado el tiempo desembocan en una mala relación con la alimentación. La consecuencia es una conducta alimentaria anómala. Pero vienen de raíz familiar. Por ejemplo, los casos de anorexia pueden venir de madres muy controladoras y manipuladoras sobre sus hijos, sobre todo chicas. Cuando empiezan a desarrollarse son niñas con autoestima muy baja, que no controlan prácticamente nada, y una de las cosas que controlan es la alimentación de una forma anormal.

—¿Cómo se coordina con los psiquiatras?
—Mi papel es secundario respecto a la práctica psiquiátrica. Cuando SAMU Wellness me ofreció formar parte de su equipo vi el cielo abierto porque es una práctica que no puedo hacer en mi consulta. Necesito un equipo de psiquiatras en los que me voy a apoyar. Mi papel es el de dotar al paciente de las herramientas para que cambie sus hábitos alimentarios. El psiquiatra o psicólogo no ahonda sobre esos hábitos, sino sobre lo que le está produciendo la enfermedad psiquiátrica, y mi papel es reeducar al paciente. Por ejemplo, en la bulimia reeducar al paciente que ha perdido los hábitos correctos o no los sabe ver. Reeducar y pautarle dietas que vayan en consonancia a la recuperación.

—¿En qué momento debe empezar a preocupar una determinada alteración de las pautas de alimentación?
—Normalmente cuando se observa que la relación con la comida empieza a modificarse empezamos a sospechar. Cuando la persona se aísla, debemos sospechar muchísimo más. Si no quiere relacionarse con otras personas, y la comida forma parte de un tabú, no quiere hablar de comida o compartirla con nadie, empezamos a sospechar que la conducta de alimentación se está viendo trastocada.

—¿Qué debemos hacer?
—Tengo padres que han venido con ese problema, y yo siempre aconsejo derivarlo a los médicos, para que estos lo deriven en su casa a una unidad de salud mental. Un especialista en psiquiatría que evalúe y valore esa pauta de actuación. Yo soy experto en estas terapias, pero mi papel es puramente alimentario. Aunque pueda detectar el problema, mi función es derivarlo al médico con un informe para que tome cartas en el asunto y vaya a la unidad de salud mental si es necesario.

Leonardo Díaz Recilec SAMU

“Juntos evitamos contaminar y avanzamos hacia un consumo más sostenible”

LEONARDO DÍAZ PINEDA. Director general de Recilec

Leonardo Díaz (Coria del Río, Sevilla, 1959) lleva vinculado a Recilec, especializada en la gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, desde su constitución en 2004. Anteriormente estuvo trabajando en el sector de residuos peligrosos. Conversamos con él para conocer la colaboración que la compañía emprende con SAMU.

—¿Cómo surgió Recilec?
—Recilec se fundó en mayo de 2004 con un accionariado público-privado. El proyecto nace por la necesidad de implantar en Andalucía una alternativa de garantía que diese una solución integral (recogida, transporte y tratamiento) a la gestión de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE). La generación de este tipo de residuos estaba por entonces tres veces por encima del resto de tipos de residuos, según datos de la Comunidad Europea.

—¿Cuál es exactamente la actividad de Recilec?
—Nuestra  actividad principal es la recogida, transporte y tratamiento de RAEE, incluido las operaciones de tratamiento de preparación para la reutilización. Disponemos de una planta en Aznalcóllar (Sevilla) y un  Centro de Consolidación en Loja, Granada. Desde estas dos instalaciones damos cobertura a Andalucía, Extremadura, Ceuta, Melilla y parte de Murcia.

—¿Qué diferencia a Recilec de otras plantas de tratamientos de residuos?
—Recilec dispone de la única planta en España que, bajo un mismo techo, cuenta con las autorizaciones y tecnología suficiente para tratar la gama completa de RAEE. Es una ventaja para nuestros clientes, ya que pueden encontrar en una única empresa alternativas para tratar cualquier tipo de RAEE que generen.

—¿Qué cantidad de residuos gestionaron el pasado año?
—En 2018 batimos nuestro propio récord en el tratamiento de RAEE, llegando hasta las 23.900 Tm (toneladas métricas).

—Hace unas semanas Recilec firmó un acuerdo de colaboración con SAMU para la gestión de los residuos electrónicos, pilas y baterías. ¿Cómo surgió esta alianza entre ambas entidades?
—Este acuerdo surgió cuando representantes de ambas entidades coincidimos en un foro celebrado en Málaga en octubre de 2018 sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible que promueve las Naciones Unidas. Al conocer que SAMU contaba con una dirección de Sostenibilidad y el nivel de implicación de esta entidad con el medio ambiente y la economía circular, les informamos de nuestros servicios e inmediatamente vimos que ambas organizaciones caminábamos en la misma dirección y que de la colaboración entre ambas se producirían sinergias.

—¿Qué objetivos se persiguen con esta alianza?
—Principalmente facilitar la correcta gestión medioambiental de los residuos RAEE, pilas y baterías que se generan en los diferentes centros operativos de SAMU, así como explorar la posibilidad de servir de fuente de suministro de productos recuperados en el Centro de Preparación para la Reutilización que tiene Recilec en Aznalcóllar (Sevilla) como pudieran ser lavadoras para hogares de personas que son asistidas por SAMU.

—¿Cuenta Recilec con acuerdos similares con otras empresas?
—Una de las claves del éxito en los 15 años de existencia de nuestra compañía ha sido el desarrollo de alianzas estratégicas con entidades de diferentes sectores. Como ejemplo, el acuerdo con los fabricantes de aparatos representados en los Sistemas Individuales y Compartidos de Responsabilidad Ampliada del Productor (SRAP) o el acuerdo desarrollado en los últimos años con la Federación Andaluza de Electrodomésticos (FAEL), gracias al cual se puso en marcha un modelo de gestión que ha sido referente nacional para aumentar las cifras de recogida selectiva del RAEE en el canal comercial. Por otro lado, llevamos años colaborando con entidades con fines sociales (Reto, Madre Coraje, Traperos de Emaús) a quienes hemos dado siempre nuestro apoyo en el ámbito de nuestro compromiso en materia de responsabilidad social empresarial.

—En su opinión, ¿por qué son importantes los acuerdos de colaboración con otras entidades como SAMU?
—Gracias a esta colaboración y a la correcta gestión medioambiental de los residuos, juntos evitamos contaminar nuestro medio ambiente, generamos empleo verde y avanzamos hacia un desarrollo económico y de consumo sostenibles, fundamentales para que nuestra sociedad avance hacia un modelo económico más eficiente como el que propugna la economía circular.

—¿Considera suficientes las medidas medioambientales puestas en marcha por las administraciones públicas?
—Queda mucho por hacer en este sentido. Particularmente, con los RAEE existe una legislación un tanto  compleja y confusa que ayuda poco a su interpretación y aplicación. La cuestión de la trazabilidad de los residuos, las empresas sin autorización que tratan RAEE o la problemática en los Puntos Limpios con los robos y canibalización de componentes son cuestiones que deben ser afrontadas con firmeza por las distintas administraciones competentes.

SAMU y Mutua Universal firman un acuerdo de colaboración

Mutua Universal y Grupo SAMU han firmado un acuerdo de colaboración en la prestación de servicios de transporte en ambulancia que requieren un vehículo de Soporte Vital Básico (SVB) y de transporte programado de pacientes que pueden acudir a su centro sanitario en una ambulancia del tipo Colectiva.

Hasta la fecha, Mutua Universal cubría estos servicios a través de su subcontratación a una empresa de ambulancias convencionales, y gestionaba a través del servicio de taxi el transporte de pacientes ambulatorio. A tal efecto, Grupo SAMU ha desarrollado una planificación operativa para la atención de ambos servicios. Esta planificación incluye la atención de servicios en el horario de ocho de la mañana a siete de la tarde de lunes a viernes. Para ello, contempla el uso de un vehículo para la operación de cada servicio, gestionado con relativa autonomía por un coordinador/conductor y tres Técnicos en Emergencias Sanitarias (TES). Si es necesario, estos cuentan con el apoyo del resto de la estructura y profesionales de SAMU para atender casos extraordinarios.

El acuerdo fue ratificado por ambas entidades a finales de enero, y tanto el servicio de SVB como el de Colectiva empezaron a funcionar en febrero.

Mutua Universal es una asociación voluntaria de empresas, sin ánimo de lucro, constituida como colaboradora de la Seguridad Social, que presta servicios atribuidos a mutuas basada en los principios de universalidad, excelencia, innovación, tecnología y proximidad.
Con este proyecto, SAMU mantiene su compromiso con la mejora continua, la calidad y la pasión por mejorar la vida de los demás.

Un trail para apoyar a los bomberos de ProemAid

LA noche del 14 de enero de 2016, Manuel Blanco, sargento de Bomberos de la Diputación de Sevilla, José Enrique Rodríguez y Julio Latorre, del parque del Ayuntamiento hispalense, decidieron acompañar a dos miembros de la ONG danesa Team Humanity en el rescate de una embarcación con refugiados que se encontraba en la deriva en el mar Egeo. Los daneses disponían de una lancha pero no de personal de rescate y pidieron ayuda a los sevillanos, que llevaban y unos 15 días en la isla griega de Lesbos desempeñando tareas de rescate en el mar como voluntarios de ProemAid. Dos años después, los sevillanos siguen preguntándose qué salió mal aquella madrugada y por qué fueron detenidos por la Guardia Costera y acusados por el Gobierno griego de tráfico ilegal de personas. El juicio arrancará el 7 de mayo. Los bomberos se enfrentan a 10 años de cárcel.

La ONG Poem-id, a la que pertenece estos tres profesionales, han llevado a cabo una serie de acciones para defender la labor humanitaria que los bomberos de ProemAid desarrollan en el Mediterráneo y criticar la “criminalización” de la ayuda a los refugiados bajo el lema Condenados a salvar vidas y con la colaboración de actores y otros famosos.

SAMU se une a las numerosas muestras de apoyo con la celebración el 6 de mayo en Gelves de un trail solidario de 7 kilómetros en un circuito cerrado. La actividad se desarrollara en concreto en el Centro Deportivo Simon Verde Sport. Las inscripciones, con un coste de 10 euros, se realizan a través de www.featletismoandaluz.net. El dinero recaudado se destinará a cubrir los gastos del juicio, que se celebrará el día siguiente en Grecia.

ProemAid llevaba cerca de dos meses trabajando con los refugiados en Lesbos cuando tres de sus voluntarios fueron detenidos. Estos aseguran que nada más llegar a la isla se pusieron en contacto con los bomberos locales y con la Guardia Costera para ponerse a su disposición. Además, en la Embajada española también conocían su actividad. “No entendemos por qué nos detuvieron, ya que después del incidente seguimos trabajando. La nuestra fue la tercera misión y después se desarrollaron 30 más. Si estuviésemos haciendo algo ilegal no nos hubieran dejado continuar y, sin embargo, ahí seguimos, y luego fuimos a otros puntos del Mediterráneo”, manifiesta el bombero Manuel Blanco. “Si esto es una maniobra política o algo similar, no queremos ser el foco”.

Crisis Task Force 2018

Crisis Task Force 2018: resistencia y autocontrol en las condiciones más adversas

Más de 150 especialistas han participado en la última edición de Crisis Task Force 2018, un ejercicio único de entrenamiento para la asistencia y rescate de víctimas en una zona hostil, catástrofes, combate urbano y ataque terrorista, organizado por la Escuela de Emergencias SAMU en Sevilla.
Crisis Task Force es un entrenamiento de emergencia avanzado de tres días de duración que se ha convertido en referente en el ámbito nacional. Cada año, este ejercicio persigue unos objetivos específicos. En esta décima edición, el tema principal ha estado ligado a la coordinación y cooperación de las distintas instituciones intervinientes en una crisis compleja como es un ataque terrorista en una zona urbana, dados los últimos acontecimientos en España y en Europa relacionados con este tipo de situaciones.

Crisis Task Force está ideado para reforzar la resistencia individual del personal de emergencias, la gestión de la incertidumbre, la tolerancia al cansancio, el estrés y la capacidad de absorber la desorganización medioambiental. Ha sido una prueba de resistencia y autocontrol en un escenario austero, complejo y agresivo, y los alumnos han aprendido a convivir y a trabajar con otras instituciones de respuesta a emergencias.

Crisis Task Force 2018

En los talleres y simulacros desarrollados durante los días 21, 22 y 23 de marzo en el entorno del antiguo Hospital Militar (San Pablo) del Parque Alcosa, en Sevilla Este, participaron, además de los alumnos e instructores de Escuela SAMU, la Agrupación de Sanidad Número 1 (Agrusan) del Ejército de Tierra, Bomberos de Lebrija, la empresa de las Islas Baleares líder en asistencia sanitaria para eventos TESMA, el servicio asistencia médico urgente SAMU 061 de las Islas Baleares, el servicio urgente extrahospitalario Grupo Quirón-Rotger y Grupo Juaneda, Policía Local de Santa Eulária d’es Riu (Ibiza), y, como referente en agrupación de voluntariado de Baleares, Protección Civil del Municipio de Andratx (MALLORCA), la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias de Andalucía (EPES-061), el Dispositivo de Cuidados Críticos y Urgencias (DCCU) de Sevilla, Ambulancias Pajares, el Grupo de Intervención Psicológica en Emergencias y Desastres (GIPED) del Colegio de Psicología de Andalucía Occidental, el grupo de entrenamiento de Policías Nacionales y Guardia Civil MCTAC, la Universidad de Sevilla y la Universidad de Osuna.

Durante los tres días que duró la acampada se desarrollaron una serie de talleres y dos simulacros nocturnos. El primero se celebró la madrugada del jueves 22 de marzo. Este ejercicio se llevó a cabo entre la medianoche y las seis de la mañana, mientras que el segundo arrancó el jueves 22 a las diez de la noche y se prolongó hasta las cinco de la mañana del viernes 23.

CTF201800052

Uno de los ejercicios programados, en el participaron 36 alumnos y 14 militares, consistía en la práctica, por parte de los sanitarios, de movimiento con escolta en una zona urbana, con acceso a una edificación, atención y evacuación de heridos.

En otro, en el que intervinieron 48 alumnos (entre víctimas y profesionales de emergencias) y 10 militares, la formación se centró en practicar la actuación sanitaria a pie en una zona caliente tras un ataque terrorista con escolta militar, evacuación de los heridos y atención sanitaria fuera de la zona de peligro.

También se simularon accidentes de tráfico, en los que los alumnos debían aprender técnicas de excarcelación y atención a las víctimas de un accidente de tráfico. Los vehículos se encontraban en distintas situaciones: desde vuelco total a posición lateral y sobre sus ruedas. La colaboración y coordinación entre los distintos grupos de intervinientes es vital para el éxito de este tipo de actuaciones.

Crisis Task Force 2018

El programa incluyó también un ejercicio de acompañamiento militar de vehículos sanitarios de cuatro horas de duración.

El objetivo de este simulacro de SAM es aproximar a los participantes a una situación de emergencia real similar a la que se pueden encontrar en cualquier catástrofe o misión humanitaria.

Fundación SAMU

«No estoy solo». El relato de uno de menores acogidos por Fundación SAMU

«Dejo mi casa, mi familia, mi escuela, mis amigos. Lo dejo todo. Soy la única esperanza que tiene mi familia de llegar a ese nuevo mundo más civilizado, mejor. Me peino, me lavo y me pongo mi mejor camiseta para recibir a Europa con los brazos abiertos. Mi familia lo ha dado todo para que yo pueda escapar. No puedo fallarles. Pero estoy asustado.

Mi padre me susurra que sea valiente, que lo haga por mi hermana. Así que inhalo, me armo con la poca fiereza que soy capaz de reunir, y exhalo. Me monto en una barquita que parece estar a punto de hundirse y, con lágrimas en los ojos, me despido de mi familia. Llego a la otra orilla aterrado pero cargado de ilusión. Desembarco. Corro. Corro empapado de esperanza a refugiarme. Huyo lejos de la escena del crimen, del mar que se llevó a una madre y a su niño, pero me encuentran. Me preguntan mi edad y miento. Miento por mi familia… Vuelvo a tener miedo. Me llevan a un centro donde no conozco a nadie y pienso, con temor: “¿Esto es el nuevo mundo?”.

No. No estoy solo. Todos son como yo. Sus historias son parecidas a las mías. Algunos han perdido más, otros, menos. Los monitores me cuidan, me ofrecen un millón de posibilidades, me dan una educación y un techo donde refugiarme. Por ello, colaboro en la casa, comparto con los compañeros y cumplo las normas. Me siento a salvo, ya no tengo miedo. No creo que lo vuelva a tener nunca más».