Pepa Horno Jornada Apego

“La afectividad consciente es una competencia profesional”

In octubre 10, 2018
141 Vistas

Pepa Horno Goicoechea es consultora en infancia, afectividad y protección, y dirige Espirales, una consultoría especializada en la materia.  El 18 de octubre, Horno participará en las Jornadas Científicas El Apego como Vínculo Afectivo que organiza Fundación SAMU en colaboración con la clínica de salud mental SAMU Wellness.

La afectividad es, para muchos, una manera de enfocar sus relaciones personales. Pepa Horno defiende que cuando hablamos de “afectividad consciente” nos referimos, además, a una competencia profesional necesaria para cualquier trabajo, e inexcusable para quienes se dedican a los cuidados. Pepa Horno Goicoechea es consultora en infancia, afectividad y protección, y dirige Espirales, una consultoría especializada en la materia.

“La afectividad consciente es una competencia profesional necesaria para cualquier trabajo, pero especialmente para quienes trabajamos con personas que sufren, personas con dolor, traumas, niños con historias de desprotección o maltrato”, explica. La afectividad consciente es la capacidad de una persona para generar un entorno protector, cálido emocionalmente y establecer relaciones afectivas en él de forma consciente, voluntaria y sistemática.

No se trata, por tanto, de una actitud vital con la que algunas personas afrontan sus relaciones, sino de una competencia que se entrena y se trabaja: “La clave es entender que no hablamos de algo que surja inconscientemente o de forma natural, sino que se busca y persigue”.

En este sentido, Horno señala que el bagaje personal y nuestro desarrollo vital condicionan nuestra manera de relacionarnos con los demás. Muchas veces ni siquiera somos conscientes de que nuestra forma de responder o de hablar puede herir la sensibilidad de otros. Por eso, el primer paso para adquirir una competencia profesional de afectividad consciente es evaluar nuestro propio comportamiento, y entender cuál es nuestra forma de relacionarnos.

La habilidad de tratar con afecto a los demás de forma consciente es una aptitud profesional para cualquier trabajo que implique relacionarse con personas. Por ejemplo, permite a quienes dirigen un grupo de trabajo establecer vínculos de confianza y complicidad que pueden conducir a una mejor resolución de conflictos y a obtener mejores resultados. Pero si la afectividad consciente es importante para cualquier desempeño, resulta esencial para quienes se dedican a los cuidados.

Para entender por qué es tan importante que un profesional de los cuidados desarrolle esta habilidad, Horno alude a la trascendencia de construir un entorno seguro. Una persona mayor o un niño tutelado van a tener un desarrollo muy diferente en función de si tienen esa seguridad en sus relaciones, y sus cuidadores juegan un papel fundamental para tejer esa red. De la misma forma, ser consciente de la necesidad de aplicar un trato afectivo a personas carentes de soporte emocional, o insertas en entornos difíciles o degradados, incrementa las posibilidades de éxito de la intervención.

Por estas razones, Pepa Horno cree que la afectividad consciente debería ocupar un lugar relevante en el diseño de los procesos de selección de personal, de promoción interna o de evaluación del desempeño. La afectividad en el ámbito de los cuidados no debería depender de las características personales del profesional, sino que debe tratarse como un criterio de calidad del trabajo: “No es lo mismo que una enfermera entre en la habitación, te ponga la cena y se marche sin mirarte y dando un portazo, a que lo haga preocupándose por tu estado y dispensándote un trato afectivo”.

Hay una serie de condiciones personales que facilitan el desarrollo de la habilidad, pero la afectividad consciente como competencia profesional requiere de un compromiso de la institución o empresa, y del establecimiento de procesos de capacitación y desarrollo. Horno, que ha prestado asesoramiento técnico sobre protección infantil a ONG, instituciones y empresas, es la autora de La afectividad consciente como competencia organizacional en Aldeas Infantiles SOS América Latina y El Caribe, en el que propone la adopción de la afectividad consciente como herramienta de trabajo esencial y sugiere diversas estrategias de capacitación.

El 18 de octubre Pepa Horno impartirá la ponencia La afectividad consciente como competencia profesional dentro del congreso El apego como vínculo afectivo. Experiencias profesionales en menores y adolescentes, que organiza la Fundación SAMU, con la colaboración de SAMU Wellness, en la sede de la Fundación San Pablo Andalucía CEU. La experta abordará este tema en una charla dirigida fundamentalmente a los profesionales de los cuidados.

Comentar